Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Estudian islas de calor urbanas en bicicleta, desde el aire y el espacio

Este verano, dos equipos de investigación europeos se han dedicado a estudiar en Holanda y Grecia el cambio climático de las llamadas 'islas de calor urbanas'.

Las olas de calor afectan con más intensidad a las ciudades debido a su gran densidad de edificación y a la escasez de zonas verdes. El efecto 'isla de calor urbana' se refiere a que la temperatura sea más elevada durante el día y el enfriamento nocturno natural sea menor en las ciudades que en las zonas circundantes. Este efecto perjudica de manera especial a los más mayores; de hecho, durante las olas de calor, las tasas de mortalidad en zonas urbanas son muy superiores a la media.

En agosto, los investigadores de la Universidad de Wageningen (Países Bajos) instalaron equipos de medición en dos bicicletas adaptadas y recorrieron con ellas Róterdam y Arnhem, ciudades participantes en el proyecto comunitario Future Cities (Ciudades futuras). Las bicicletas podían maniobrar con facilidad incluso por los callejones de estas poblaciones sin perder la horizontalidad y la estabilidad necesarias para que los equipos, alimentados por energía solar, funcionasen sin problemas. Se recogió información de varios puntos de la ciudad durante un periodo de 24 horas.

Los sensores midieron la temperatura, humedad, dirección y velocidad del viento y la cantidad de luz solar e intercambio de calor y radiación. Las mediciones se realizaron cada segundo y se tomaron fotografías a intervalos fijos durante la ruta mediante una cámara situada a 50 cm sobre el suelo cuyo objetivo gran angular no dejó de apuntar hacia el cielo en ningún momento. Esto permitió calcular la cantidad de suelo oscurecido por edificios o vegetación.

Estas tareas sacaron a relucir una diferencia de temperatura nocturna de 7 °C entre la ciudad de Róterdam y las afueras situadas más allá del aeropuerto. Sorprendentemente, a pesar de que la temperatura de la ciudad durante el día superaba en 2 °C a la del aeropuerto, la temperatura en uno de los parques de la ciudad (De Twee Heuvelen) se situó 2,4 °C por debajo de la registrada en el aeropuerto durante la tarde; una variación de 4,4 °C en el área urbana. La sensación de calor en la ciudad superaba en 6 °C a la del aeropuerto. Los resultados del estudio realizado en Arnhem fueron similares.

Los investigadores determinarán ahora los factores concretos que crean diferencias térmicas dentro de una misma ciudad. Sus datos serán de utilidad para elaborar normas y herramientas de diseño que sirvan para que los encargados de urbanismo mitiguen los efectos del cambio climático en el calor que soportan las ciudades.

El cielo de Atenas bajo estudio

Por otra parte, la ciudad de Atenas y sus alrededores se sometieron a estudio desde el cielo mediante satélites y dos aviones equipados con equipos de medición y también desde el suelo gracias a un grupo de expertos en clima urbano y teledetección que tomaron mediciones. En las tareas participó un avión español dotado de un instrumento denominado 'espectrómetro de imágenes hiperespectrales' y sensible tanto a la luz visible como a longitudes de onda térmicas infrarrojas. Entretanto, un avión griego midió la temperatura, presión, humedad relativa y turbulencia del aire.

Varios satélites, entre los que se incluyen dos satélites de la ESA, aportaron más datos de interés. Por su parte, científicos españoles y griegos efectuaron en tierra mediciones atmosféricas y radiométricas. Los investigadores se encuentran ahora analizando los datos recopilados. Las mediciones se repetirán a finales de este año y de nuevo el año que viene.

"El análisis del corpus de datos nos permitirá obtener una comprensión más profunda de la variación que se produce en las islas de calor urbanas atenienses", explica Kostas Kourtidis, de la Universidad Demócrito de Tracia y encargado de las mediciones en tierra.

Los investigadores esperan que los resultados finales les ayuden a mejorar las evaluaciones de las islas de calor urbanas, desarrollar técnicas de predicción de olas de calor urbanas, mejorar los sistemas de alerta y perfeccionar la planificación urbana al señalar zonas metropolitanas en las que el efecto es menos intenso.

El futuro de las ciudades europeas

Ambas investigaciones europeas forman parte de un proyecto más amplio dedicado mitigar y adaptarse a las temperaturas cada vez más altas de las ciudades europeas.

Future Cities recibe fondos del programa comunitario Interreg IVB NWE (Europa noroccidental), el cual cofinancia proyectos que aportan soluciones a problemas comunes mediante la cooperación transnacional. El objetivo, ayudar a las ciudades de Europa noroccidental a que sean capaces de superar los efectos previstos del cambio climático (por ejemplo la intensificación de las islas de calor urbanas y las riadas) mediante la transformación proactiva de las estructuras urbanas. Entre los participantes se encuentran los ayuntamientos de Tiel, Arnhem y Nijmegen (Países Bajos), Hastings (Reino Unido), la Provincia de Flandes Occidental (Bélgica), las agencias del agua alemanas y Rouen-Seine Aménagement (Francia).

------

Más información:

Universidad y Centro de Investigación de Wageningen:
http://www.wur.nl

Agencia Espacial Europea (ESA):
http://www.esa.int

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Silvia Laplana y Albert Barniol, meteorólogos en RTVE
“Hay que asumir que tenemos que cambiar nuestro modo de vivir”

Siempre se cuelan en las casas a la hora de desayunar, comer o cenar para contar qué tiempo hará mañana y cuestiones relacionadas con la meteorología. Ahora, los presentadores y presentadoras de El Tiempo de RTVE, como Silvia Laplana y Albert Barniol, han escrito un libro para comprender qué está pasando, qué puede pasar y qué acciones podemos tomar para mitigar los cambios en el clima. 

La ola de calor en Norteamérica deja 100 fallecidos y 78 incendios forestales

Las temperaturas han llegado a superar los 45 grados Celsius en el noroeste de EE UU y oeste de Canadá. La Organización Meteorológica Mundial advierte que con la crisis climática, eventos excepcionales como estos se vuelven más comunes y prolongados, lo que supone una amenaza para la salud de las personas, la agricultura y el medio ambiente.