Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Europa trata de reducir el efecto invernadero ocasionado por el cultivo de arroz

Un proyecto europeo, en el que participa el Centro de Investigación en Agrigenómica, está evaluando un sistema alternativo de producción de arroz. La práctica consiste en inundar los campos de dos a cinco centímetros de agua, dejarlos secar hasta que el suelo llegue al límite de humedad necesaria e inundarlos de nuevo. El nuevo método puede reducir entre un 15% y un 30% el consumo de agua y hasta un 48% de emisión de metano, sin disminuir la producción.

En Europa se destinan 467.000 hectáreas a la producción de arroz. / Greenrice

En Europa se destinan 467.000 hectáreas a la producción de arroz. El cultivo de este cereal requiere la inundación permanente del terreno, una práctica que genera gases de efecto invernadero y que tiene una fuerte incidencia en el consumo de agua de un territorio.Con el objetivo de mitigar el impacto de este cultivo sobre el medio ambiente y satisfacer una demanda en aumento de arroz, la UE ha lanzado en proyecto Greenrice, que será desarrollado en los próximos tres años.

La iniciativa cuenta con investigadores de siete institutos de España, Italia, Francia y Reino Unido. Como participante español está el Centro de Investigación en Agrigenómica (CRAG-IRTA).

La misión de Greenrice es evaluar la eficacia de un sistema alternativo de producción denominado Alternate Wetting and Drying (ADW). Esta práctica consiste en inundar los campos de dos a cinco centímetros de agua, dejarlos secar hasta que el suelo llegue al límite de humedad necesaria e inundarlos otra vez. Se considera que con esta práctica se puede reducir de un 15 a un 30% el consumo de agua y hasta un 48% de emisión de metano, sin disminuir la producción, explican los resposnables.

El nuevo método puede reducir entre un 15% y un 30% el consumo de agua y hasta un 48% de emisión de metano, sin disminuir la producción

Pruebas piloto en España

El proyecto realizará un seguimiento de los efectos que el cambio de sistema tiene sobre el medio y sobre la productividad en tres zonas representativas de Italia, Francia y España. Se controlarán parámetros sobre el consumo de agua, la salinidad y las comunidades microbianas del suelo, la emisión de gases de efecto invernadero y la colonización de micorrizas arbusculares.

También se identificarán las variedades que reaccionan mejor al nuevo sistema y los caracteres que determinan la adaptación, con el fin de definir las bases para una selección asistida de mejora vegetal.

Los resultados obtenidos se darán a conocer entre productores y gestores de parques naturales para que sirvan como base para una mejora ambiental del cultivo del arroz.

Fuente: IRTA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Salvador Calvet, director del Instituto de Ciencia y Tecnología Animal de la UPV
“La agricultura y la ganadería desempeñan un papel relevante en el cambio climático y no deben eludir su responsabilidad”

Salvador Calvet es el presidente de la red de científicos que trabajan en España para mitigar las consecuencias de la crisis ambiental desde el sector agrícola y ganadero. “La ganadería intensiva, en la medida que gana tamaño y se desvincula del territorio, tiene más difícil llegar a la sostenibilidad”, asegura.

La acción humana altera el equilibrio de nitrógeno y fósforo, elementos esenciales para la vida

Dos investigadores españoles publican hoy un artículo que plantea a la comunidad científica internacional los efectos del desequilibrio de nutrientes. La agricultura de precisión, la biotecnología, impulsar normativas para reciclar el fósforo y reducir la producción ganadera son algunas soluciones que plantean.