Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Feromonas sexuales y drogas activan de forma similar los circuitos cerebrales de recompensa en ratas

Las hembras de rata se sienten atraídas por las feromonas de los machos y cuando este hecho ocurre liberan dopamina en el núcleo accumbens del cerebro –una región implicada en el control del comportamiento dirigido a obtener recompensas–; y esta emisión depende del neurotransmisor glutamato. Son las tres principales conclusiones de un estudio publicado en la revista Frontiers in Neuroanatomy y elaborado por un equipo de investigación de la Universitat de València y la Universitat Jaume I.

El equipo ha trabajado con hembras vírgenes que han sido criadas en total ausencia de machos / UCC+i Universitat de València

Científicos de la Universitat de València y la Universitat Jaume I de Castelló han desarrollado un modelo para entender cómo el cerebro de las ratas codifica la motivación o sistema de recompensa, un proceso alterado en enfermedades neuropsiquiátricas como la adicción o la depresión. Así, han medido los niveles de dopamina en las neuronas de estos roedores mientras buscaban feromonas sexuales mediante la técnica de microdiálisis cerebral y han comprobado los efectos de manipulaciones farmacológicas tanto sobre este comportamiento como sobre la liberación de dopamina.

“En estudios previos del laboratorio NeuroFun habíamos demostrado que las hembras de ratón se sienten atraídas por feromonas de macho de manera innata. Ahora, en colaboración con el grupo NeuroPharAd, hemos demostrado que esto ocurre también en las hembras de rata”, explica Carmen Agustín, investigadora del grupo Neurofun del departamento de Biología Celular, Funcional y Antropología Física la Universitat de València y de la Unidad predepartamental de Medicina de la Universitat Jaume I de Castelló, quien remarca que a pesar de que es común confundir ratas y ratones, “no son la misma especie, sino dos especies bastante diferentes”.

Para demostrar esta atracción sexual mediada por estímulos olfativos en ratas, el equipo ha trabajado con hembras vírgenes que han sido criadas en total ausencia de machos –es decir, nunca han visto ni olido ningún adulto– y ha observado que éstas investigan de manera preferente el serrín de las cajas donde viven machos.

La liberación de dopamina en el núcleo accumbens del cerebro ocurre cuando los animales se exponen a estímulos que son placientes para ellos

“La liberación de dopamina en el núcleo accumbens del cerebro ocurre cuando los animales se exponen a estímulos que son placientes para ellos, y también es provocado por muchas drogas de abuso. No obstante, el papel exacto que juega la liberación de dopamina en esta región del cerebro todavía es objeto de debate“, explica María José Sánchez Catalán, investigadora del grupo NeuroPharAd, del departamento de Farmacia, Tecnología Farmacéutica y Parasitología de la Universitat de València y primera autora del artículo.

El equipo de investigación también ha revelado que el neurotransmisor glutamato participa en la liberación de dopamina en el núcleo accumbens. Para llegar a esta conclusión los expertos han realizado experimentos donde, con fármacos antagonistas, han evitado que se libere glutamato en esta región del cerebro. Al bloquear este paso, no se libera dopamina y las hembras investigan menos el serrín que contiene feromonas de macho.

“Nuestra hipótesis es que la liberación de dopamina es modulada por la actividad de neuronas que utilizan el glutamato como neurotransmisor e inervan el accumbens desde la amígdala, una área cerebral implicada en el comportamiento emocional y que recibe información olfativa de manera directa” explica Carmen Agustín. “El uso de feromonas nos proporciona un modelo etológico, es decir, basado en un comportamiento espontáneo o natural de los animales, para explorar en roedores cómo el cerebro codifica la motivación y el comportamiento dirigido a obtener recompensas, los cuales se encuentran alterados en patologías como la adicción”, concluye la investigadora.

Referencia:

Sánchez-Catalán MJ, Orrico A, Hipólito L, Zornoza T, Polache A, Lanuza E, Martinez-Garcia F, Granero L and Agustín-Pavón C. (2017) "Glutamate and opioid antagonists modulate dopamine levels evoked by innately attractive male chemosignals in the nucleus accumbens of female rats". Front. Neuroanat. 11:8. doi:10.3389/fnana.2017.00008 http://journal.frontiersin.org/article/10.3389/fnana.2017.00008/full

Fuente: UCC+i Universitat de València
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Efectos a largo plazo de la caza furtiva: los elefantes sin madre sobreviven menos

Tras analizar datos individuales de elefantes recogidos durante décadas, dos estudios paralelos muestran los efectos negativos que la caza ilegal genera en estos grandes mamíferos, protagonistas de #Cienciaalobestia. Los que han quedado huérfanos tienen menos opciones de supervivencia, incluso después del periodo de lactancia, y sin ellos las poblaciones disminuyen.

Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente.