Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Hallada una 'letrina' de hienas de hace un millón de años en Tarragona

Científicos españoles han descubierto en el yacimiento de Barranc de la Boella (Tarragona) una letrina con excrementos fosilizados de hienas del Pleistoceno. El análisis de estos restos permitirá conocer la alimentación de estos animales y cómo era el entorno en el que vivieron hace cerca de un millón de años. Además, los investigadores han encontrado otros restos de las primeras poblaciones humanas en Cataluña.

Excavaciones en el Barranc de la Boella / Jordi Mestre (IPHES)

Un equipo dirigido por el Institut Català de Paleoecologia Humana i Evolució Social (IPHES) ha descubierto una letrina de coprolitos –excrementos fosilizados– de hienas, con una concentración muy poco frecuente de restos de estas características del Pleistoceno. El hallazgo se ha efectuado en el Barranc de la Boella, en la provincia de Tarragona, donde los investigadores están realizando una campaña de excavación arqueológica.

El estudio de los fósiles permitirá saber cómo era la alimentación de estos animales y, consecuentemente, cuál era el entorno que acogió las sociedades homínidas que hace sobre un millón de años vivieron en aquel lugar, concretamente en el yacimiento que hoy conocemos como La Mina.

El estudio de las heces permitirá conocer mejor cómo era el entorno que acogió a las sociedades homínidas de hace un millón de años

Palmira Saladié, codirectora de la excavación, ha manifestado que este tipo de heces "son unas buenas trampas para capturar y conservar el polen y, por tanto, los datos que se puedan obtener después el laboratorio de Arqueobotánica de nuestro instituto serán muy buenos para saber cómo era el paisaje y el clima de hace un millón de años".

Etología de las hienas

Los mismos coprolitos son unos buenos instrumentos para saber cómo era la conducta de las hienas hace un millón de años. "La letrina nos indica que su etología es posiblemente como la de la hiena manchada de la actualidad. Estos animales generan acumulaciones de excrementos como marcaje territorial", apunta Saladié.

En el mismo yacimiento, en La Mina, el equipo ha descubierto una importante colección de industria lítica, tanto las pequeñas astillas, como los guijarros que fueron usados como materia prima para elaborar las herramientas de piedra. Son sobre una cincuentena de piezas muy bien conservadas, hechas sobre sílex.

"Todo esto nos aportará muchos datos sobre la cultura de las primeras poblaciones humanas de Cataluña ampliando lo que ya sabíamos por las campañas anteriores", asegura Saladié.

Los homínidos debían competir por el alimento con las hienas y otros grandes felinos

Muchos recursos para carnívoros

A la espera del estudio en laboratorio, la misma arqueóloga avanza: "Ya de entrada esta asociación de coprolitos e industria lítica indica que tenemos un entorno con muchos recursos abundantes, porque viven en un mismo espacio dos de los más grandes depredadores del Pleistoceno: los homínidos y las hienas".

A esto hay que añadir, que los homínidos de hace un millón de años ya disfrutaban de buenas capacidades cognitivas, pues supieron adaptarse a un medio frecuentado también por estos animales, ya que debían estar en competición directa con estos grandes carnívoros. Además de las hienas, también debían luchar con otros grandes felinos.

La Mina del Barranc de la Boella es de cronología cercana a la Gran Dolina de Atapuerca. "Son dos yacimientos complementarios, porque en Gran Dolina tenemos el campamento donde vivían los homínidos y el Barranc de la Boella es un lugar donde obtenían recursos, pero no residían", concluye Saladié.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una población desconocida de homínidos habitó el Corredor Levantino

Una bóveda craneal parcial y una mandíbula con parte de la dentición, halladas en Israel junto con restos de animales y herramientas, han llevado a los científicos hasta un nuevo tipo de Homo. Lo han denominado Nesher Ramla, como el lugar donde fue hallado.

La primera víctima conocida de un tiburón es un hombre muerto hace 3.000 años

Las noticias sobre ataques de tiburón en diversas partes del mundo son frecuentes en nuestros días, pero un estudio internacional informa del primero a un humano del que se tiene constancia: un hombre, posiblemente un pescador, atacado en un mar de Japón entre el año 1370 y 1010 a. C. Su esqueleto ha aparecido sin una mano ni una pierna y con múltiples dentelladas.