Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Hallan antiguas momias de loros que apuntan a su comercio y cría en el desierto de Atacama

Hace 1.000 años, algunas especies de loros y guacamayos procedentes de la Amazonía se criaban en los oasis del desierto de Atacama en Chile para explotarse comercialmente, según un nuevo estudio. Los científicos creen que se mantuvo a estas aves para producir plumas.

Guacamayo escarlata momificado recuperado de Pica 8 en el norte de Chile. / Calogero Santoro, Universidad de Tarapacá y José Capriles, Universidad de Pensilvania

Los antiguos egipcios momificaron gatos, perros, ibis y otros animales. Pero en el desierto sudamericano de Atacama en Chile también se hizo esta práctica. Un nuevo estudio internacional publicado en la revista PNAS documenta momias de loros y guacamayos entre los años 1100 y 1450 después de Cristo relacionadas con el comercio de estos animales.

Tuvieron que ser transportadas a lo largo de enormes estepas, de clima frío y terrenos difíciles hasta Atacama, y tuvieron que mantenerse con vida

José M. Capriles

“Las plumas son valoradas en las Américas y las encontramos en entierros de alto estatus”, señala José M. Capriles, profesor en la Universidad de Pensilvania (Estados Unidos). “Pero no sabemos cómo llegaron estas plumas hasta aquí, las rutas que tomaron o la red comercial que hay detrás”, subraya.

Loros y guacamayos no son nativos de Atacama, una región que se encuentra en el norte de Chile y que comprende el desierto más seco del mundo. Los arqueólogos encontraron plumas en un contexto de entierro, conservadas en cajas de cuero u otro material protector, y también han encontrado estas aves momificadas en sitios arqueológicos.

El hecho de que aves vivas se abrieran paso a través de los Andes a más de 3.000 metros de altura es sorprendente”, considera Capriles, para quien es un hecho extraño e improbable. “Tuvieron que ser transportadas a lo largo de enormes estepas, de clima frío y terrenos difíciles hasta Atacama, y tuvieron que mantenerse con vida”, apunta el experto que investigó el comercio y transporte de bienes como coca, concha, metales, plumas y animales en Bolivia, Perú y Chile mientras era becario postdoctoral en Chile.

La mayoría de los restos de loros y guacamayos, momificados o no, residen en museos. El equipo visitó colecciones en el norte de Chile durante casi tres años para observar lo que se había encontrado. “Una vez que comenzamos a trabajar en esto, encontramos mucho material sobre guacamayos y loros”, recuerda Capriles. “Colón llevó loros a Europa y la importancia histórica de las plumas de guacamayo para las sociedades precolombinas fue omnipresente”.

La mayoría de los restos de aves que los investigadores encontraron datan entre el 1000 y el 1460 después de Cristo, comenzando al final del imperio Tiwanaku y justo antes de que los incas atravesaran el área. Según Capriles, fue una época de guerra, pero también una gran época para el comercio, con frecuentes “caravanas” de llamas en movimiento.

Los investigadores, procedentes también de la Universidad de Tarapacá (Chile), la Universidad de California y el Museo Nacional de Historia Natural, estudiaron 27 restos completos o parciales de guacamayos y loros amazónicos procedentes de cinco oasis en Atacama, según la información de la Universidad de Pensilvania.

Loro momificado

Guacamayo de frente azul momificado recuperado de Pica 8 en el desierto de Atacama. / Calogero Santoro, Universidad de Tarapacá y José Capriles, Universidad de Pensilvania

Loros criados en el oasis

A partir de un análisis zooarqueológico, un estudio isotópico, datación por radiocarbono y pruebas de ADN antiguo, los investigadores catalogaron guacamayos escarlata y al menos otras cinco especies de loros que tuvieron que ser transportadas casi 500 kilómetros desde el Amazonas. El equipo trazó un mapa con los hábitats de las diferentes especies de loros para tratar de determinar cómo viajaron hasta Atacama. 

El equipo trazó un mapa con los hábitats de las diferentes especies de loros para tratar de determinar cómo viajaron desde el Amazonas hasta Atacama

También encontraron que las aves consumían la misma dieta que los agricultores que las poseían. “Algunas de estas aves no vivieron una vida feliz. Se las mantuvo para producir plumas y sus plumas fueron arrancadas tan pronto como crecieron”, afirma el investigador. 

La mayoría de las momias se encontraron en Pica 8, un sitio en el que todavía hoy se comercia con mercancías. Capriles asegura que creen que los pájaros “vivían allí”, ya que comían los mismos alimentos que la gente estaba comiendo en ese momento enriquecidos con otros productos. Además, “las llamas no son los mejores animales de carga, porque no son muy fuertes”, añade, lo que hace muy difícil que fueran transportadas así hasta el desierto. 

Quizás más inusual que la importación de loros y guacamayos y su utilidad en la producción de plumas fue su tratamiento después de la muerte. Muchos de los loros fueron encontrados momificados con la boca bien abierta y la lengua fuera. Otros tenían sus alas extendidas, pero de momento no se sabe el porqué.

Referencia

José M. Capriles et al. “Pre-Columbian transregional captive rearing of Amazonian parrots in the Atacama Desert” PNAS

Fuente:
DICYT
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Bananeros intensivos, la comida rápida que perjudica a los murciélagos

En Costa Rica, los árboles bananeros son una importante fuente de alimento para los murciélagos siricoteros de Pallas, protagonistas del #Cienciaalobestia. Un nuevo estudio muestra que los que se nutren en plantaciones intensivas tienen una menor diversidad en su microbiota intestinal que los que recurren al néctar de los bananos que crecen en los bosques o que han sido cultivados ecológicamente. 

Un buque del IEO viaja a La Palma para estudiar el impacto de la llegada de la lava al mar
EFE

A bordo del barco oceanográfico, cuya llegada a la isla está prevista para este sábado, viajan algunos de los mayores especialistas en geología marina de España. Entre otras labores, los investigadores harán un estudio de la profundidad marina con alta resolución. También llevarán a cabo análisis fisicoquímicos y biológicos del agua, en caso de que la colada de lava llegue finalmente al mar.