Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Hallan un tumor ovárico en el esqueleto de una mujer de la época romana

Un equipo de investigadores, liderados por la Universidad Autónoma de Barcelona, ha encontrado los primeros restos antiguos de un teratoma ovárico calcificado en la pelvis del esqueleto de una mujer de la época romana. El hallazgo confirma la presencia en la antigüedad de este tipo de tumores –formados por restos de tejidos u órganos–, muy difíciles de localizar en el estudio de restos antiguos.

Vista macroscópica del teratoma ovárico, con dos dientes adheridos en el interior. Se encontraron también dos piezas dentales más y un pequeño fragmento de hueso. Imagen: Antropolegs Lab..

Los teratomas suelen ser benignos y contienen restos de materia orgánica, como pelo, dientes, huesos y otros tejidos. En la literatura científica no hay ningún caso referenciado de teratoma ovárico en restos antiguos como el hallado por el equipo liderado por la investigadora Núria Armentano de la Unidad de Antropología Biológica de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y publicado en la revista International Journal of Paleopathology.

El tumor consiste en una formación redondeada incompleta de superficie rugosa, del mismo color y textura que los huesos, de unos 43 mm de longitud y 44 de diámetro. Se localizó en la parte derecha de la pelvis del esqueleto de una mujer de entre 30 y 40 años de edad y de unos 1.600 años de antigüedad, procedente de la necrópolis romana del yacimiento arqueológico de La Fogonussa (Lleida).

El estudio macroscópico y el escáner permitieron identificar en su interior cuatro dientes de morfología anómala, dos de ellos adheridos a la pared interna del tumor, y un pequeño fragmento de hueso.

“La calcificación y preservación de las paredes externas de este tumor son excepcionales, dado que lo normal en este tipo de restos es que se conserven sólo las estructuras internas y desaparezcan las externas, muy frágiles”, explica Assumpció Malgosa, coautora del estudio.

Los investigadores no descartan que el tumor le causara la muerte, aunque no lo pueden precisar

De hecho, hay muy pocos diagnósticos diferenciales de calcificaciones pélvicas y abdominales hechos en contextos arqueológicos, entre otros motivos por la dificultad de detallar con precisión su naturaleza –pueden ser cálculos renales, fibromas, teratomas, restos de arterias, y un largo etcétera–. Además, son difíciles de reconocer durante la excavación y pueden ser confundidas fácilmente con piedras.

Los teratomas son asintomáticos en el 60% de los casos, pero en ocasiones provocan torsiones y problemas funcionales de los órganos cercanos por compresión cuando son voluminosos. El embarazo parece favorecer algunas complicaciones de los teratomas, como por ejemplo dificultades en el momento del parto. Actualmente es difícil que crezcan y menos que se calcifiquen porque se detectan muy pronto y se intervienen rápidamente.

En el caso de la mujer romana, los investigadores no descartan que el tumor le causara la muerte, aunque no lo pueden precisar; también es posible que viviera con el tumor calcificado sin más complicaciones durante toda su vida.

El esqueleto analizado se recuperó en 2010 durante la excavación de 46 tumbas de La Fogonussa y formaba parte de un total de 87 esqueletos. Estaba completo y bien conservado, enterrado en una tumba de tejas.

En la investigación han participado investigadores de la Unidad de Antropología Biológica de la UAB, de antropólogos.lab, del Instituto de Medicina Legal de Cataluña, del Hospital Universitario Sagrado Corazón de Barcelona y de la empresa Iltirta Arqueología de Lleida.

Referencia bibliográfica:

Armentano, N. Subirana, M. Isidro A. Escalera O. Malgosa A. “An ovarian teratoma of late Roman age”. International Journal of Paleopathology 2 (2012) 236-239.

Fuente: Universidad Autónoma de Barcelona
Derechos: UAB

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Así actúa el cerebro cuando macacos y murciélagos se relacionan con sus semejantes

Dos estudios publicados en Science han registrado la actividad neuronal que se genera en macacos Rhesus y murciélagos egipcios de la fruta a la hora de interaccionar con sus iguales. Los trabajos determinan las regiones de la corteza cerebral que se activan durante estos procesos sociales y demuestran que los patrones cerebrales de estos animales varían según el contexto social en el que se encuentran.

Los caballos modernos se domesticaron en las estepas al norte del Cáucaso y se extendieron por Asia y Europa

Un equipo científico con participación del CSIC ha determinado el origen de la domesticación del caballo moderno. Con un comportamiento más dócil y una constitución más robusta que las razas previas, el linaje genético del actual equino se extendió rápidamente por el mundo hace aproximadamente 4.000 años.