Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

‘Homo erectus’ africanos y asiáticos compartieron la misma forma cerebral

Un equipo de científicos liderado por el CENIEH publica esta semana un artículo de síntesis sobre la morfología cerebral de más de veinte individuos de Homo erectus. La variación de tamaño es el único factor de diversidad.

Análisis de uno de los cráneos de Homo erectus. / Bruner et al.

“Aunque haya pasado más de un siglo desde el descubrimiento de los primeros Homo erectus, los paleoantropólogos siguen debatiendo sobre el número posible de especies diferentes que pueden formar este grupo humano antiguo”, afirma Emiliano Bruner, paleoneurólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), que publica esta semana un artículo en la revista Quaternary International.

En el estudio, los investigadores proporcionan una revisión de las informaciones disponibles sobre la variabilidad endocraneal del Homo erectus, y presentan un análisis de la forma cerebral del grupo y una comparación entre los individuos que proceden de África, China e Indonesia, para evaluar posibles diferencias.

“Los humanos modernos, comparados con este grupo, presentan un mayor tamaño cerebral, pero sobre todo un aumento de las proporciones de las áreas frontales y parietales. Sin embargo, entre los individuos africanos y asiáticos del grupo Homo erectus no hay ninguna diferencia patente en la forma cerebral; la variación de tamaño es el único factor de diversidad", apunta Bruner.

"Haber contado con 23 moldes endocraneales de Homo erectus es un lujo"

Para el paleoneurólogo esto quiere decir que, en el caso de que este grupo esconda más especies diferentes, "estas compartirían las mismas proporciones cerebrales, por lo menos considerando las informaciones que nos quedan analizando los restos del cráneo”.

Estudio de 23 moldes endocraneales

El trabajo demuestra que, como suele ocurrir en paleoantropología, las escasas muestras disponibles limitan de forma sensible cualquier estudio estadístico sobre las diferencias. Según los investigadores, el hecho de haber contado con 23 moldes endocraneales de Homo erectus es "un lujo a nivel paleoantropológico", aunque no es suficiente para averiguar hipótesis según criterios numéricos.

“El hecho de no poder llegar a menudo a conclusiones ciertas no tiene que desanimar o quitar peso a los resultados. Pero hay que ser cauteloso a la hora de tomar posiciones demasiado firmes, o de proponer panoramas excesivamente ciertos”, advierte Bruner.

Referencia bibliográfica:

Emiliano Bruner, Dominique Grimaud-Hervé, Xiujie Wu, José Manuel de la Cuétara, Ralph Holloway. “A paleoneurological survey of Homo erectus endocranial metrics” Quaternary International Noviembre de 2014.

Fuente: CENIEH
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Así se transformó el óxido de hierro en ocre durante el Paleolítico final y el Neolítico

Hace entre 15.000 y 6.000 años, se utilizaban ocres y otros colorantes para el arte prehistórico, pero también para la protección de la piel y como pintura corporal, entre otros usos. Un equipo, liderado por la Universidad de Valencia, que muestra por primera vez cómo se obtuvo y se aprovisionó el óxido de hierro para transformarlo en los ocres de uso doméstico.

Alt de la imagen
Los humanos usaban camas de hierba hace 200.000 años

Estos lechos servían como zona de descanso y como espacio para el trabajo cotidiano, al tiempo que permitían repeler insectos gracias al uso de cenizas. El descubrimiento, publicado en Science y que cuenta con colaboración española, supone el uso humano más antiguo registrado de camas de hierba, superando las evidencias anteriores en más de 100.000 años.