Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Ictiosaurios primitivos nadaban en aguas baleares hace 240 millones de años

Hasta ahora asignada a otra especie, un equipo de paleontólogos ha analizado ahora una vértebra de ictiosaurio, un reptil marino de unos tres metros de longitud que se alimentaba de peces y otros animales en lo que antes eran aguas de las Islas Baleares. El fósil pertenece al primer ejemplar con anatomía primitiva de este grupo que se ha encontrado en toda Europa.

Distintas vistas de la vértebra de ictiosauro de Puig d’en Canals (Sóller, Mallorca). / Rafel Matamales-Andreu / Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP)

Hace 252 millones de años se produjo la extinción más masiva de la historia de la vida, mucho más devastadora que la que acabó con los dinosaurios. Esta etapa de vulcanismo extremo duró más de 500.000 años y provocó una profunda alteración de los ciclos biogeoquímicos que afectó a todos los ecosistemas del planeta, especialmente los marinos. Se estima que se extinguieron más del 90 % de las especies que en ese momento habitaban mares y océanos.

“Poco se sabía de la fauna que habitaba las aguas baleares después de este cataclismo”, explica Rafel Matamales-Andreu, paleontólogo del Institut Català de Paleontologia Miquel Crusafont (ICP). El investigador lidera un estudio, publicado en la revista Historical Biology, que revisa los fósiles de vertebrados marinos del Triásico de Mallorca encontrados hasta la actualidad.

El ictiosaurio mallorquín es 10 millones de años más reciente que sus parientes más cercanos

“El registro fósil de vertebrados marinos en las Islas Baleares es escaso y no ha sido muy estudiado”, comenta el científico. La investigación ha permitido describir por primera vez la presencia de ictiosaurios, un grupo de reptiles que vivía exclusivamente en el agua, donde eran depredadores de peces y otros reptiles más pequeños que cazaban haciendo emboscadas.

La vértebra fósil de este ictiosaurio fue hallada en el Puig d'en Canals (Sóller) y tiene unos 240 millones de años. Se trata de una vértebra que estuvo expuesta en el Museu Balear de Ciències Naturals (Sóller) durante cerca de 20 años y había sido erróneamente asignada a un notosaurio, otro grupo de reptiles marinos.

“Al estudiar con detalle hemos visto que pertenece a un ictiosaurio con una morfología muy primitiva”, explica Matamales-Andreu. Es la única evidencia de estos antiguos ictiosaurios en Europa, que hasta ahora solo se habían encontrado en la costa oeste de Norteamérica, en China y en Japón.

A pesar de su aspecto primitivo, el ictiosaurio mallorquín es 10 millones de años más reciente que sus parientes más cercanos. El equipo investigador postula que esto es a causa del aislamiento relativo de las aguas baleares durante el Triásico.

“Creemos que los mares de Iberia (que incluyen las Baleares) fueron un refugio para a estos animales que preferían vivir en aguas poco profundas, mientras que todo el mundo se diversificaban otras especies de ictiosaurio que eran mejores nadadoras”, comenta el paleontólogo. “Este hallazgo es importante a escala mundial porque nos ayuda a entender el papel de enlace de estas aguas entre las faunas de Asia y de América en esa época”, concluye el investigador.

Ictiosaurio

Recreación del aspecto en vida de un ictiosaurio. / Nobu Tamura / (CC BY-SA 3.0)

Las “focas” del Triásico

Más allá del ictiosaurio, los investigadores también han descrito cuatro vértebras de hace unos 230 millones de años procedentes de Coma Freda (Escorca) que pertenecen a un notosaurio. Se trata de un reptil marino con un estilo de vida similar al de las focas actuales; eran buenos nadadores y se alimentaban de peces en el agua, pero ocasionalmente también podían salir a tierra firme. Es el primer registro de notosaurio en Baleares, que son bastante frecuentes en otros yacimientos de Europa.

Este estudio supone la primera aproximación a estas faunas en Baleares, a pesar de que el registro fósil de las islas es excepcional

El artículo de investigación también describe un resto fósil proveniente de Can Bleda (Sóller). Los investigadores creen que también podría corresponder a un notosaurio, aunque el fósil está muy fragmentado y no se pudo llevar a cabo una determinación fiable.

Este estudio supone la primera aproximación a estas faunas en Baleares, a pesar de que el registro fósil de las islas es excepcional. Sin embargo, los estudios detallados aún son muy escasos y quedan muchos yacimientos con fósiles de vertebrados por explorar.

El mismo equipo investigador ahora tiene abiertas dos líneas más de investigación: unos yacimientos del Triásico excepcionalmente bien conservados con gran cantidad de plantas, insectos, peces y huellas de reptiles; y otros yacimientos aún más antiguos, con restos óseos de los antepasados de los reptiles y los mamíferos. 

La riqueza de los yacimientos de Baleares es también patente en otras localidades de edades mucho más recientes, entre las que destacan las antiguas minas de lignito del Raiguer, con fósiles de tortugas, cocodrilos y grandes mamíferos; las canteras de piedra arenisca de todas las islas, con tiburones, ballenas y manatíes; y antiguas cuevas con fósiles emblemáticos como el bóvido enano Myotragus balearicus

Referencia:

Matamales-Andreu, R.; Oms, O.; Galobart, À. & Fortuny, J. (2020). "Middle-Upper Triassic marine vertebrates of Mallorca (Balearic Islands, western Mediterranean)". Historical Biology: DOI: 10.1080/08912963.2020.1810682

 

Fuente:
ICP
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La contaminación atmosférica por plomo durante la época romana pudo ser superior a la actual

Un análisis de sedimentos en el lago de Marboré, situado a más de 2.600 metros de altitud dentro del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, ha permitido reconstruir la contaminación atmosférica durante los últimos 3000 años. Hasta este lago pirenaico volaron los contaminantes que emitían las antiguas minas de plomo del sur de la península ibérica. 

Alt de la imagen
Las montañas colombianas revelan una nueva especie de araña a 3.500 metros de altitud

Durante una estancia de investigación en la Cordillera Central de Colombia, inaccesible hasta el final del conflicto armado en 2016, una estudiante alemana de doctorado halló a 3.500 metros de altitud una araña hasta ahora desconocida, protagonista del #Cienciaalobestia. La denominó Ocrepeira klamt, en honor a su profesora de instituto por el entusiasmo e interés que muestra a sus alumnos.