Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Identificada una proteína como potencial diana terapéutica para el tumor cerebral más agresivo

Investigadores españoles afirman que una alta expresión de una proteína, la midquina, puede utilizarse como biomarcador del glioblastoma al estar asociada a un peor pronóstico de esta enfermedad. Además, los resultados muestran en un modelo animal cómo su inhibición detiene el crecimiento de las células madre tumorales.

Histología de un glioblastoma. / Wikipedia

La alta expresión de la proteína midquina (MDK) está asociada a un peor pronóstico de pacientes con glioblastoma. Así concluye una investigación, liderada por la Universidad Complutense de Madrid (UCM) y el Instituto de Investigaciones Sanitarias San Carlos (IdISSC), que revela cómo su control abre las puertas a una nueva diana terapéutica para este tumor cerebral.

En el trabajo, publicado en Theranostics, los autores han estudiado durante ocho años el papel de la proteína MDK y de su receptor, la quinasa de linfoma anaplásico (ALK), en las células madre o iniciadoras de tumores del glioblastoma (GICs).

Esta proteína es uno de los factores que mantiene en el tumor la población de células madre a las que se les atribuye las recaídas características de la enfermedad

“Los niveles de midquina están elevados en las células GICs”, señala Guillermo Velasco, profesor de la UCM y jefe de grupo en el IdISSC. “Esta proteína podría ser un biomarcador de mal pronóstico en este tipo de tumores”, añade el coordinador del estudio.

Así, la MDK es uno de los factores que mantiene en el tumor la población de células madre a las que se les atribuye, según los expertos, las recaídas características de esta enfermedad. De ahí que apunten a la MDK como potencial diana terapéutica.

El glioblastoma es una de las formas más agresivas de cáncer por su alta resistencia a las terapias antitumorales. A pesar de tener una incidencia relativamente baja en la población –entre 1 y 4 casos por cada 100.000 habitantes–, su esperanza de vida después del diagnóstico es muy baja, en torno a unos 15 meses desde el diagnóstico inicial.

midquina

La midquina (MDK) y su receptor ALK regulan las células iniciadoras de glioblastoma (panel izquierdo). La inhibición de esas proteínas puede ser una estrategia terapéutica para tratar este tipo de tumores (panel derecho). / Israel López Valero

Próximos resultados de un ensayo clínico

Para llevar a cabo el estudio, los científicos han utilizado numerosas técnicas como cultivos celulares, modelos animales de tumores cerebrales, técnicas de microscopía de bioquímica y biología celular, citometría de flujo o análisis bioinformáticos, entre otras.

El glioblastoma es una de las formas más agresivas de cáncer por su alta resistencia a las terapias antitumorales

“La inhibición de la señal que produce la MDK bloquea la replicación de las GICs”, anuncia Velasco. Los experimentos desarrollados en modelos animales de glioblastoma confirman que el bloqueo de la señal a través del eje MDK/ALK produce un potente efecto antitumoral por sí mismo y potencia la acción de la temozolomida, el fármaco que se utiliza habitualmente en el tratamiento de este tumor cerebral.

“Este trabajo ha contribuido a sentar las bases de un ensayo clínico desarrollado por el Grupo Español de Investigación en Neuroncología (GEINO) cuyos resultados serán publicados en los próximos meses”, adelanta el biólogo.

Referencia:

López-Valero I, Dávila D, González-Martínez J, Salvador-Tormo N, Lorente M, Saiz-Ladera C, Torres S, Gabicagogeascoa E, Hernández-Tiedra S, García-Taboada E, Mendiburu-Eliçabe M, Rodríguez-Fornés F, Sánchez-Domínguez R, Segovia JC, Sánchez-Gómez P, Matheu A, Sepúlveda JM, Velasco G. Midkine signaling maintains the self-renewal and tumorigenic capacity of glioma initiating cells. Theranostics 2020; 10(11):5120-5136. doi:10.7150/thno.41450.

Fuente:
UCM
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
La vacuna de Oxford-AstraZeneca consigue una eficacia del 70,4 %

Los resultados iniciales de la fase III del ensayo clínico revelan una eficacia media del 70,4 %, que varió según las dosis empleadas, con valores máximos del 90 %. También se observó una reducción en las infecciones asintomáticas. No hubo casos graves ni hospitalizaciones entre los vacunados. El almacenaje a temperaturas de nevera, de entre 2 y 8 ºC, supondría una ventaja.

ANÁLISIS
Si queremos una vacuna accesible para todo el mundo, las farmacéuticas no pueden tener monopolios

Ninguna de las grandes compañías que están desarrollando vacunas para la covid-19 se ha sumado a las iniciativas mundiales para compartir la propiedad intelectual. Las patentes y las exclusividades no permitirían a otras empresas fabricarlas y hacer frente a uno de los mayores retos: tener la capacidad de producir y distribuir todas las dosis necesarias en todos los países lo antes posible.