Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Identifican cuatro especies de huevos de dinosaurios en Lleida

Un estudio liderado por el Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont describe por primera vez y de forma detallada el registro de huevos fósiles atribuidos a dinosaurios del yacimiento de Coll de Nargó (Lleida). Hasta la fecha, solo se había reconocido un tipo de huevo de dinosaurio en la zona.

Recreación artística de la puesta de huevos de un ampelosaurus.  / J.A. Peñas | SINC
Cuatro tipos de huevos de dinosaurios en el yacimiento de Coll de Nargó . Foto: J.A.Peñas/SINC

Un estudio liderado por el Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont describe por primera vez y de forma detallada el registro de huevos fósiles atribuidos a dinosaurios del yacimiento de Coll de Nargó (Lleida). Hasta la fecha, solo se había reconocido un tipo de huevo de dinosaurio en la zona.

El yacimiento de huevos de dinosaurio Coll de Nargó se encuentra a unos ocho kilómetros al oeste de la localidad que lleva el mismo nombre, en la provincia de Lleida. En esta área existen formaciones geológicas entre las que se encuentran la de Areniscas de Aren y la de Tremp, que han proporcionado un rico y variado registro fósil de dinosaurios a lo largo de todos los Pirineos. Ahora, allí, un grupo de investigadores españoles ha identificado cuatro especies de huevos de dinosaurios.

“Se han encontrado de forma abundante restos de cáscaras, huevos y nidos atribuidos a dinosaurios, y más concretamente a los saurópodos. Hasta la fecha, solo se había reconocido un tipo de huevo de dinosaurio en esta zona: Megaloolithus siruguei. Después de analizar más de 25 estratos a lo largo de la formación Tremp, se ha podido identificar un mínimo de cuatro tipos distintos: Cairanoolithus roussetensis, Megaloolithus aureliensis, Megaloolithus siruguei y Megaloolithus baghensis”, declara a SINC Albert García Sellés, del Instituto Catalán de Paleontología Miquel Crusafont, autor principal de un estudio que publica la revista Cretaceous Research.

Hasta la fecha, solo se había reconocido un tipo de huevo de dinosaurio en esta zona: Megaloolithus siruguei

Uno de los principales problemas que se encuentran los paleontólogos al estudiar los restos fósiles es determinar la edad que los sedimentos que los contiene. Existen fósiles, conocidos como fósiles guía, que por sus características permiten inferir la edad de las rocas. Estos fósiles son frecuentes en los sedimentos marinos, pero los terrestres son más escasos y difíciles de encontrar.

“Se ha demostrado que los distintos tipos de huevos (ooespecies) se localizan en intervalos de tiempo muy concretos, lo que permite crear escalas biocronológicas con capacidad de datación precisa. En resumen, gracias a la asociación de ooespecies encontradas en Coll de Nargó se ha podido establecer que este yacimiento tiene una edad comprendida entre 71 y 67 millones de años”, asegura el experto.

Los yacimientos paleontológicos con restos de dinosaurios del sur de Europa tienen un importante valor científico ya que permiten entender y reconstruir los ecosistemas de finales de la era Mesozoica.

Las últimas investigaciones científicas demuestran que las faunas de dinosaurios del continente europeo que vivieron poco tiempo antes de la gran extinción de hace 66 millones de años se encuentran precisamente en el flanco sur de los Pirineos.

Los dinosaurios franceses y españoles estaban conectados

El hecho de que se hayan encontrado restos fósiles de Cairanoolithus en esta zona es un hallazgo relevante. Serían los primeros restos de este tipo localizados en la península ibérica, ya que es un huevo que solo se conocía en el sur de Francia.

Según García Sellés, este descubrimiento constituye una nueva prueba de la conexión entre las faunas de dinosaurios de Francia y la península ibérica hace unos 70 millones de años.

Por otro lado, el hecho de encontrar más de 25 niveles estratigráficos con huevos y nidos de dinosaurios es una clara evidencia de que estos saurópodos utilizaron la zona de Coll de Nargó como área de nidificación durante varios millones de años.

“Tal recurrencia de nidos no se había encontrado nunca. Es más, la presencia de varias ooespecies en un mismo nivel indica que distintos tipos de dinosaurios compartieron esta misma zona de nidificación”, concluye el científico.

Referencia bibliográfica:

Albert G. Sellés, Ana María Bravo, Xavier Delclòs, Ferran Colombo, Xavier Martí c, Jaume Ortega-Blanco, Carme Parellada c, Àngel Galobart. “Dinosaur eggs in the Upper Cretaceous of the Coll de Nargó area, Lleida Province, south-central Pyrenees, Spain: Oodiversity, biostratigraphy and their implications”, Cretaceous Research 40: 10 -20, 2013.doi:10.1016/j.cretres.2012.05.004

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las ostras producen materiales espumosos con una técnica parecida a la impresión 3D

Científicos españoles han descubierto que las ostras producen estructuras tridimensionales tipo espuma con una tecnología propia, lámina a lámina. Así estos moluscos han solventado el problema de limitación del espacio extrapaleal, es decir el pequeño espacio que separa al molusco de la concha.

Alt de la imagen
OPINIÓN
La lucha contra los microplásticos pasa por el estudio de los ríos
David León Muez

La basuraleza es un problema global: cada día toneladas de residuos derivados de actividades industriales, agrícolas o domésticas acaban en la naturaleza causando, no solo un daño estético, sino una amenaza para la supervivencia de los ecosistemas. En el caso de los microplásticos, el problema tiene solución gracias a la puesta en marcha de acciones para detectarlos en sistemas acuáticos continentales.