Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Identifican la región cerebral afectada en el síndrome de las piernas inquietas

Científicos del CSIC determinan un factor responsable de la conexión del gen Meis1 con los ganglios basales, que interviene en el síndrome de piernas inquietas. Una de cada diez personas mayores de 65 años padece esta enfermedad.

Este estudio sobre el síndrome de piernas inquietas aclara el camino a terapias más eficientes. / Silver Starre

Un equipo internacional en el que participan investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) ha logrado identificar la región del cerebro afectada en el síndrome de las piernas inquietas, una enfermedad que padece una de cada diez personas mayores de 65 años.

El trabajo, publicado en la revista Genome Research, es el punto de partida al conocimiento íntimo de los cambios en la función de las células de esta región que contribuyen al desarrollo de la patología.

El trabajo es el punto de partida al conocimiento íntimo de los cambios en la función de las células que contribuyen al síndrome de piernas inquietas

El síndrome de las piernas inquietas (o RLS por sus siglas en inglés) se manifiesta en forma de hormigueos desagradables en las piernas cuando los pacientes están intentando conciliar el sueño.

Estas sensaciones les llevan a levantarse en mitad de la noche para moverse, ya que solo así el malestar desaparece. La falta de descanso provoca que su salud se resienta, ya que aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares y puede desencadenar una depresión.

“A pesar de su prevalencia, se conoce poco de su origen. En particular, no se conocía qué región del cerebro está afectada en estos pacientes, ni si el problema en esta región se produce durante su formación en el embrión o es un fallo del mantenimiento de su función durante la vida adulta”, señala Fernando Casares, investigador en el Centro Andaluz de Biología del Desarrollo (mixto del CSIC y la Universidad Pablo de Olavide).

Los autores han determinado que un interruptor genético (una región reguladora) de Meis1, uno de los genes asociados a la enfermedad, está activo durante el desarrollo de los ganglios basales. Mutaciones en este interruptor causarían un fallo en la activación de Meis1 y la consecuente alteración de los ganglios basales.

El síndrome de las piernas inquietas se manifiesta en forma de hormigueos desagradables en las piernas cuando los pacientes intentan conciliar el sueño

“Los ganglios basales son conocidos reguladores de la actividad motora y producen, entre otros neurotransmisores, dopamina. El párkinson es una enfermedad que afecta a estos ganglios cerebrales y quizá por ello los tratamientos más eficaces para los enfermos con RLS sean con esta sustancia”, explica José Luis Gómez-Skarmeta, investigador del CSIC en el mismo centro.

Desarrollo de la enfermedad

En este trabajo, en colaboración con equipos de la Universidad Técnica de Munich (Alemania) y del Centro de Enfermedades del Sueño de Stanford (EE UU), y en el que participaron también científicos del CNIC, demostraron primero con un organismo modelo, el pez cebra, que una mutación genética reducía la capacidad del interruptor de Meis1 de activar su expresión.

Un análisis posterior de la actividad de esta región interruptor en ratones demostró que estaba activa solo durante el desarrollo embrionario y en las zonas que dan lugar a los ganglios basales en adultos.

Además, los investigadores han caracterizado el conjunto de otros genes cuya expresión varía en estos ganglios cuando la expresión de Meis1 disminuye durante el desarrollo embrionario.

“Por primera vez hemos puesto cara a la región afectada en RLS y se inicia el conocimiento íntimo de los cambios en la función de las células de esta región del cerebro que contribuyen al desarrollo de la enfermedad. De esta manera se aclara el camino a terapias más eficientes”, aclara Juliane Winkelmann, líder del estudio e investigadora de la universidad norteamericana.

Referencia bibliográfica:

Derek Spieler, Maria Kaffe, Franziska Knauf, José Bessa, Juan J Tena, Florian Giesert, Barbara Schormair, Erik Tilch, Heekyoung Lee, Marion Horsch, Darina Czamara, Nazanin Karbalai, Christine von Toerne, Melanie Waldenberger, Christian Gieger, Peter Lichtner, Melina Claussnitzer, Ronald Naumann, Bertram Müller-Myhsok, Miguel Torres, Lillian Garrett, Jan Rozman, Martin Klingenspor, Valérie Gailus-Durner, Helmut Fuchs, Martin Hrabě de Angelis, Johannes Beckers, Sabine M Hölter, Thomas Meitinger, Stefanie M Hauck , Helmut Laumen, Wolfgang Wurst, Fernando Casares, Jose Luis Gómez-Skarmeta, Juliane Winkelmann. Restless Legs Syndrome-associated intronic common variant in Meis1 alters enhancer function in the developing telencephalon. Genome Research. DOI:10.1101/gr.166751.113

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Las personas mayores están infrarrepresentadas en los ensayos de fármacos contra la covid-19

Un estudio ha analizado la proporción de individuos de avanzada edad que participan en las pruebas de tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus. Además de las restricciones por edad y por presencia de patologías para proteger su salud, hay otras condiciones que limitan la participación de los ancianos, como el acceso a las tecnologías, y que pueden poner en riesgo las evaluaciones de efectividad y seguridad.

Alt de la imagen
Esta investigadora ha logrado casi dos millones de euros para estudiar el lenguaje

Clara Martín, del centro de investigación vasco BCBL, acaba de conseguir 1,9 millones de euros de la Comisión Europea para llevar a cabo un estudio sobre ortografía y bilingüismo. Su trabajo tiene implicaciones en el tratamiento de trastornos del lenguaje, como la dislexia, y en el aprendizaje de lenguas.