Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Identifican un nuevo gen supresor en los linfomas linfoblásticos T

Un estudio publicado en la revista Carcinogenesis ha identificado un nuevo gen supresor que parece clave en el desarrollo de los linfomas linfoblásticos T. Los científicos indican que este gen podría ser un importante marcador diagnóstico y aconsejan el uso de una nueva estrategia terapéutica.

Regiones ortólogas del genoma humano y de ratón que sufren deleciones frecuentes en los linfomas linfoblásticos T. Imagen: UAM.

Un equipo español de investigadores ha identificado un nuevo gen supresor, el EPHA7, que parece clave en el desarrollo de los linfomas linfoblásticos T. Se trata de un miembro de los receptores EPHA de efrinas que canalizan la activación de varias vías oncogénicas, incluyendo la potente vía Ras/MAPK/ERK.

El descubrimiento partió del intento de identificar el gen o genes implicados en las deleciones del brazo largo del cromosoma humano (6q), bastante comunes en los linfomas linfoblásticos T humanos.

Todos los linfomas humanos analizados presentaron la inactivación epigenética de EPHA7

Los científicos partieron del estudio de deleciones ortólogas del cromosoma 4 que aparecen en este mismo tipo de linfomas inducidos en ratón.

Los análisis preliminares evidenciaron varios genes candidatos, pero el gen Epha7 destacó entre todos ellos por ser el que presentaba mayores niveles de inactivación, sobre todo por la hipermetilación de sus regiones promotoras, es decir, por cambios epigenéticos que no suponen la modificación de la secuencia de bases nucleotídicas del gen.

Para los autores resultó sorprendente que todos los linfomas humanos que pudieron ser analizados presentaron también la inactivación epigenética de EPHA7. También calificaron sus resultados de contundentes, ya que indican que este gen podría ser un importante marcador diagnóstico y aconsejan el uso de una nueva estrategia terapéutica basada en la administración de una isoforma truncada de la proteína EPHA7, que ya existe en el mercado.

Por otro lado, la inactivación de dicho gen se ha descrito también en algunas neoplasias hematológicas y en varios tipos de tumores sólidos, lo que refuerza su importancia como gen supresor de tumores.

Referencia bibliográfica:

López-Nieva, P., Vaquero, C., Fernández-Navarro, P., González-Sánchez, L., Villa-Morales, M., Santos, J., Esteller, M., and Fernández-Piqueras J. "EPHA7, a new target gene for 6q deletion in T-cell lymphoblastic lymphomas". Carcinogenesis (2011) 33 (2): 452-458 PMID: 22114070

Fuente: Universidad Autónoma de Madrid
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Elaine Fuchs, bióloga molecular e investigadora en el Howard Hugues Medical Institute
“Las células madre del cáncer pueden ser el gran obstáculo a los tratamientos”

Aunque las terapias contra el cáncer mejoran, sigue habiendo tumores que no desaparecen o que se reproducen de nuevo. El motivo parece estar en las células madre y en su capacidad para hacerles frente. Hablamos con Elaine Fuchs, pionera en el estudio de este tipo de células en la piel, cuyo nombre aparece desde hace años en las quinielas para los premios Nobel.

 

Día Internacional de la Investigación en Cáncer
Estas son las limitaciones, dificultades y retos de la investigación del cáncer pediátrico
Antonio Pérez Martínez

El jefe del Servicio de Hematooncología Pediátrica del Hospital Universitario la Paz nos cuenta cómo se encuentra en la actualidad la investigación del cáncer pediátrico y cómo ha afectado –y lo hará en los próximos años– la pandemia por la covid-19.