Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El método empleado se utiliza para la búsqueda de partículas como el bosón de Higgs

Investigadores españoles coordinan el primer análisis sobre 'nueva física' del experimento LHCb

Científicos del Instituto Gallego de Física de Altas Energías participan en la coordinación de la primera publicación del experimento dedicado a la física del quark b en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC) sobre la búsqueda de nuevas partículas distintas a las propuestas en el Modelo Estándar. En LHCb participan también investigadores de la Universidad de Barcelona y la Universidad Ramón Llul.

En LHCb participan alrededor de 700 investigadores de 46 universidades y laboratorios procedentes de 14 países. Foto: CERN.

Científicos del Instituto Gallego de Física de Altas Energías (IGFAE) de la Universidad de Santiago de Compostela han coordinado el primer análisis de datos que la colaboración del experimento LHCb, centrado en la física del quark b en el Gran Colisionador de Hadrones (LHC), dedica al estudio de un inusual proceso físico que revelaría la presencia de nuevas partículas más masivas en el rango de energía en el que opera actualmente el acelerador. El análisis se acaba de publicar en la revista Physical Letters B y, con datos obtenidos en solo unos meses durante 2010, se acerca a los límites de precisión en las medidas obtenidas por el acelerador Tevatron de los Estados Unidos, lo que revela el potencial de descubrimiento del LHC en este año.

El experimento LHCb es uno de los cuatro grandes detectores instalados en el anillo de 27 kilómetros de circunferencia del LHC, el mayor acelerador de partículas del mundo operado por el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) en la frontera franco-suiza. El detector de 4.500 toneladas enterrado a 100 metros de la superficie se dedica al estudio de la falta de simetría materia-antimateria, reproduciendo en el laboratorio condiciones muy similares a las existentes en el Universo primitivo. Para ello LHCb centra su estudio en el quark b, una de las réplicas más pesadas de la materia que observamos.

En su construcción y análisis de datos participan, además del grupo de Física de Altas Energías del IGFAE, la Universidad de Barcelona (UB) y la Universidad Ramón Llull (URL), coordinados a través del Centro Nacional de Física de Partículas, Astropartículas y Nuclear (CPAN), proyecto Consolider-Ingenio 2010. El análisis recientemente publicado, de cuyo equipo coordinador forman parte los investigadores José Angel Hernando Morata (IGFAE) y Frederic Teubert (CERN), se centra en el raro proceso por el cual un quark b se transforma en otro quark idéntico (el quark s) pero en una generación o réplica distinta, emitiendo un par muones, partículas similares a los pares electrón-positrón que permiten realizar las tomografías cerebrales en los hospitales.

Este proceso es utilizado por los físicos para buscar nuevas partículas más pesadas que las descritas en el Modelo Estándar, la teoría aceptada por la comunidad científica para describir las partículas fundamentales y sus interacciones. Entre estas nuevas partículas se encontraría un nuevo tipo de bosón de Higgs, la partícula que otorgaría masa al resto según la teoría. Los resultados preliminares de este trabajo fueron presentados internacionalmente en la conferencia de Moriond 2011 por Diego Martínez Santos, actualmente fellow del CERN y miembro del grupo de la Universidad de Santiago de Compostela hasta el año pasado, y en ellos han tenido una participación destacada los grupos del IGFAE y de la UB.

Para realizar el análisis, los investigadores utilizaron datos recopilados entre julio y octubre de 2010, sumando una luminosidad (cantidad de colisiones registrada) de 37 picobarns inversos. Los resultados muestran que el LHCb no ha registrado este fenómeno en los datos procesados, aunque los investigadores fueron capaces de establecer un límite para que ocurra 19 veces superior a las predicciones del Modelo Estándar, es decir, próximo al establecido por los experimentos CDF y D0 de Tevatron, aunque estos llevan décadas obteniendo datos.

De ser ciertas las predicciones del Modelo Estándar, los físicos de LHCb observarían este fenómeno tras la fuerte acumulación de datos prevista en 2011 y 2012. Pero es también posible que el proceso se manifieste antes, es decir, con una probabilidad mayor, mostrando así evidencia de las ansiadas nuevas partículas pesadas.

Fuente: CPAN
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una gota que se mueve botando sobre un fluido cumple una de las reglas fundamentales de la mecánica cuántica
SINC

Investigadores españoles han demostrado que el sistema de la gota caminante’ cumple una ecuación de cuantización que explica la aparición de niveles de energía de un sistema cuántico.

Marcus Chown, periodista científico, autor de ‘El instante mágico’
“Por qué el universo real tiene un gemelo matemático que lo imita en todos los sentidos sigue siendo un misterio”

Las predicciones matemáticas de fenómenos y objetos totalmente desconocidos a veces se hacen realidad y se observan por primera vez en el universo: nuevos planetas, agujeros negros, antimateria, neutrinos, ondas gravitacionales... El escritor y divulgador británico Marcus Chown relata en su última obra esos momentos ‘mágicos’ que cambiaron la historia de la ciencia y cómo los vivieron sus protagonistas.