Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Investigadores españoles y franceses estudiarán cómo crecen las plantas en el espacio

Un grupo de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad Pierre et Marie Curie (Francia) van a estudiar cómo crecen las plantas en la Estación Espacial Internacional (ISS) en ausencia de gravedad. Para ello han embarcado ocho contenedores con semillas en el transbordador espacial Atlantis, que el 14 de mayo despega rumbo a la ISS.

Test preliminar con las plántulas crecidas en contenedores experimentales que se usarán en la ISS. Foto: CSIC.

Un equipo franco-español de investigadores ha embarcado ocho contenedores con semillas de Arabidopsis thaliana, planta modelo en estudios científicos, en el transbordador espacial Atlantis, que el próximo jueves 14 de mayo viajará rumbo a la ISS. Una vez allí se harán germinar las plantas durante 12 días en ausencia de gravedad.

El estudio trata de conocer qué proteínas activa la planta para crecer en el espacio, y para ello también se examinarán los ejemplares cuando regresen a la Tierra en otoño. El experimento se denomina ‘Genera A’ y está codirigido por el investigador Javier Medina, del Centro de Investigaciones Biológicas (CSIC), y ), y Eugénie Carnero‐Díaz, científica de la Universidad Pierre et Marie Curie de París (Francia).

El objetivo final de esta investigación va más allá de los resultados concretos y es que, al conocer cómo se produce el crecimiento de una planta en un medio tan extremo como el espacial, se profundiza en los procesos moleculares que regulan el crecimiento vegetal.

“Es evidente que si el ser humano quiere hacer viajes de larga duración en el espacio debe poder producir alimentos in situ y, por tanto, cultivar vegetales en ausencia de gravedad”, añade Medina.

En concreto, los investigadores que participan en 'Genera A' tratarán de identificar las proteínas de las plántulas germinadas en el espacio mediante técnicas de proteómica cuantitativa de alta precisión. Posteriormente, compararan estos análisis con los que ya han realizado sobre plántulas crecidas en la Tierra para determinar las proteínas que sintetiza la planta específicamente cuando se encuentra en el espacio.

“Los primeros días de desarrollo de la planta son claves para establecer patrones de crecimiento y diferenciación, de forma que el conocimiento de la identidad de las proteínas que se sintetizan en ausencia de gravedad en los 12 primeros días de germinación puede aportar las claves de las alteraciones en el desarrollo y crecimiento suscitadas por el drástico cambio en las condiciones ambientales que supone la vida fuera de nuestro planeta”, detalla el investigador, que viajará con su equipo hasta el Kennedy Space Center, en Florida (EEUU) para asistir al lanzamiento.

El viaje del Atlantis, que transportará a la estación espacial a seis tripulantes, será el último de este transbordador. En los próximos meses, los dos otros transbordadores espaciales de la NASA, Endeavour y Discovery, realizarán también sus últimas expediciones.

Cuando el Atlantis llegue a la ISS, las semillas serán trasladadas a una cámara frigorífica donde se congelarán a ‐80 grados centígrados. Allí permanecerán hasta el próximo agosto, mes en el que está previsto realizar el experimento de germinación. Éste durará 12 días y, una vez transcurridos, las plántulas germinadas volverán a la cámara frigorífica paras ser congeladas de nuevo, a la espera del próximo otoño, cuando uno de los de los transbordadores estadounidenses las traiga de regreso a la Tierra.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una explicación a la dificultad de encontrar huellas de vida en las arcillas marcianas

Los minerales arcillosos descubiertos en el cráter Gale de Marte por el rover Curiosity son capaces de preservar compuestos orgánicos durante largos periodos de tiempo. Ahora científicos del Centro de Astrobiología han comprobado en cámaras de simulación que una breve exposición a fluidos ácidos complicaría enormemente la preservación de estos compuestos, algo a tener en cuenta en la búsqueda de vida en el planeta rojo.

Alt de la imagen
¿Biomarcadores en Venus? Cuando el polvo comienza a asentarse
David Barrado

El descubrimiento de fosfano en las nubes de Venus ha disparado las especulaciones sobre su posible origen biológico, pero se necesitan más observaciones para confirmar el hallazgo y conocer su verdadera fuente. Las posibles misiones que se planean al planeta vecino, como EnVision de la Agencia Espacial Europea y DAVINCI+ de la NASA, pueden ayudar a encontrar la respuesta.