Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La Universitat de València coordina un proyecto europeo en biología sintética

Dieciocho grupos de investigación europeos se dan cita en la Universitat de València para iniciar el proyecto TARPOL, un esfuerzo concertado de atacar la contaminación ambiental con microbios diseñados a la carta.

Dieciocho grupos de investigación provenientes de ocho países europeos se reúnen en la Universitat de València, en la sede del Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva, el jueves 3 y viernes 4 de julio. El objetivo es iniciar los trabajos de un proyecto de la Unión Europea, dentro de la temática ‘Biología sintética para el medio ambiente' de su séptimo Programa Marco.

La biología sintética es un campo de investigación emergente que reúne diversas tradiciones científicas alrededor del objetivo de diseñar y fabricar nuevos sistemas biológicos de interés industrial. En la biología sintética convergen los estudios tradicionales de química prebiótica y origen de la vida o los de la ingeniería genética y metabólica. En la actualidad, el ritmo de secuenciación de genomas es exponencial y eso está suministrando una información muy valiosa para enfocar todos los esfuerzos precedentes de una manera completamente nueva. Se abre así la posibilidad de una mejor comprensión de los sistemas vivos y del diseño y fabricación de formas de vida artificiales.

En Europa hay suficiente masa crítica en sus instituciones académicas y de investigación, así como el adecuado entorno industrial, como para emprender una tarea de coordinación y concienciación en el ámbito de la biología sintética que nos permita competir con otros países para una aproximación con éxito a la biotecnología ambiental. Es decir, en el descubrimiento y explotación de nuevos catalizadores biológicos capaces de impulsar reacciones de interés industrial con un coste energético mínimo y de una manera mucho más respetuosa con el entorno.

El objetivo final es mejorar la biotecnología ambiental que permite detectar, monitorizar, prevenir, tratar y eliminar los contaminantes. A lo largo de los próximos dos años, el proyecto TARPOL reunirá a los diferentes grupos europeos de investigación en biología sintética, convocará discusiones y debates sobre conceptos y terminología, creará bases de datos comunes, impulsará un programa de formación avanzada en biología sintética a escala europea y preparará un programa de actuaciones para la Unión Europea en este ámbito científico y tecnológico. De esta manera, se podrán identificar las necesidades y prioridades de la biología sintética en Europa. Otro objetivo destacable del proyecto TARPOL es reflexionar sobre los aspectos sociales, ambientales y éticos, así como el impacto económico potencial de estas nuevas tecnologías. Todo ello servirá para diseñar y optimizar un sistema de toma de decisiones y de recomendaciones para las futuras investigaciones. En conjunto, proporcionará una base sólida para impulsar una innovación y una bioeconomía basada en el conocimiento que contribuirán a conseguir los objetivos trazados por el programa Lisboa 2010.

El coordinador del proyecto TARPOL es el profesor Andrés Moya, director del Instituto Cavanilles de Biodiversidad y Biología Evolutiva de la Universitat de València.

Fuente: UV
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los perros que se pasean por la playa afectan mucho más a las aves que la presencia humana

Un investigador de la Universidad de Valencia ha estudiado cómo la presencia de personas y perros paseando en las playas afecta a la reproducción del chorlitejo patinegro. Esta ave huye de su lugar de anidación sobre todo cuando se acercan los canes, al considerarlos como depredadores. El científico destaca la necesidad de regular la entrada de mascotas a las playas para asegurar la conservación de estos pájaros.  

Alt de la imagen
Cerca de 850.000 virus desconocidos en la naturaleza podrían infectar a las personas

Prevenir pandemias a través de la lucha contra la crisis climática y la pérdida de biodiversidad es cien veces más barato que enfrentar brotes como el de covid-19, advierten desde la ONU tras la publicación del último informe de la Plataforma Intergubernamental de Ciencia y Política sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas.