Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La anestesia disminuye el índice de mortalidad fetal

Investigadores andaluces aconsejan el uso de anestesia en fetos a partir de las 21 semanas de gestación, dado que estos ya podrían ser capaces de presentar sensación de dolor. Los expertos defienden que esta medida disminuye el índice de mortalidad fetal en operaciones intrauterinas.

María J. Mayorga Buiza, Javier Márquez Rivas, Marisol Bueno y Emilio Gómez González, investigadores de la Universidad de Sevilla. / Mª Carmen Escámez (US)

Aunque el problema de si los fetos son capaces de sentir dolor o no todavía es controvertido, expertos del Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla y de la Universidad de Sevilla han publicado recientemente un estudio en el que confirman que a partir del segundo trimestre de embarazo el futuro bebé ya manifiesta actitud de dolor ante un estímulo nocivo o respuesta al estrés.

Ante esta confirmación, los investigadores señalan la necesidad de anestesiar al feto en intervenciones de cirugía fetal abierta (open fetal surgery, OFS). Existe una corriente de opinión que defiende que, en este tipo de intervenciones fetales, es suficiente con administrar anestesia a la madre ya que esta pasa al feto a través del cordón umbilical. Ahora, los expertos andaluces demuestran que esto puede no ser suficiente y que a partir de las 21 semanas el feto ya presenta sensación de dolor, por lo que necesita ser también anestesiado.

“En el Hospital Virgen del Rocío llevamos una década realizando intervenciones de cirugía fetal abierta. En 2007 realizamos la primera de espina bífida intrauterina en Europa, y en tan solo un caso el feto no pudo recibir anestesia parenteral desde el comienzo de la operación. Fue en ese momento cuando nuestros equipos de monitorización detectaron anomalías en el comportamiento del feto que nos indujeron a pensar que efectivamente era una respuesta al estrés producido por el dolor. Rápidamente se puso en marcha el protocolo de anestesia y la reconstrucción espinal fue posible y el postoperatorio transcurrió sin incidentes”, explica Javier Márquez Rivas, jefe de la Unidad de Neurocirugía Infantil y del Servicio de Neurocirugía de este centro.

Si bien hay poca evidencia de la efectividad de la analgesia fetal, la mortalidad y la pérdida fetal es superior al 20% en fetos no anestesiados

Por su parte, María J. Mayorga Buiza, anestesióloga infantil y primera firmante del artículo, añade que uno de los aspectos clave de la anestesia en las intervenciones de cirugía fetal abierta es promover la relajación uterina, manteniendo la circulación fetal estable y, una vez que se completa la cirugía, ofrecer un manejo adecuado de la paciente para evitar las contracciones, entre otras complicaciones, lo que finalmente reduce el parto prematuro.

Disminuir el estrés del feto

La cirugía fetal abierta (OFS) sigue siendo un procedimiento importante para la madre y el feto. En tales casos, la anestesia del feto puede ser provista por diferentes rutas pero, en opinión de estos expertos, la administración directa es “obligatoria” para disminuir el estrés del feto y reducir asimismo la tasa de mortalidad fetal.

Si bien las referencias actuales no prueban la percepción fetal del dolor antes del tercer trimestre y existen pocas evidencias de la efectividad de las técnicas de analgesia o anestesia fetales directas, es un hecho contrastado que la mortalidad y la pérdida fetal es superior al 20% en fetos no anestesiados. Esta tasa desciende al 0% en las intervenciones realizadas hasta este momento en el Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla.

“La respuesta del estrés fetal a la estimulación nociva que observamos a través de nuestros equipos de monitorización no prueba completamente que el feto tenga una percepción consciente del dolor. Sin embargo, es muy poco probable que pueda haber percepción del dolor sin una respuesta al estrés, ya que estas señales se utilizan a menudo como un indicador sustituto para el dolor”, explica Emilio Gómez González, investigador de la Universidad de Sevilla y coautor de este trabajo.

El equipo de investigación que dirige Emilio Gómez trabaja en el desarrollo de técnicas ópticas y neurofotónicas capaces de evaluar el estado y características de las zonas intervenidas durante estos complejos procedimientos quirúrgicos. “Avanzar en anestesia es avanzar en cirugía. Antiguamente había pacientes que morían de dolor, por ello cuanto mayor sea nuestro conocimiento y formación en anestesia y mayor sea el desarrollo de los equipos de monitorización, más compleja podrá ser también la cirugía”, defiende Mayorga Buiza.

Referencia bibliográfica:

Can fetus feel pain in the second trimester? Lessons learned from a sentinel event. Mayorga-Buiza MJ, Marquez-Rivas J, Gomez-Gonzalez E. Publicado en Childs Nerv Syst. 2017 Dec 16. doi: 10.1007/s00381-017-3677-6.

Fuente: UCC+i US
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los bulos de Whatsapp sobre la covid-19 promovieron remedios caseros apelando a la autoridad médica

Un estudio publicado por el grupo de investigación ScienceFlows, de la Universitat de València, analiza las desinformaciones compartidas en España durante el primer mes del estado de alarma. Los mensajes promovían el consumo de alimentos cotidianos para evitar y curar la infección por el nuevo coronavirus, y en muchos se hacía gala de títulos sanitarios o científicos para dar veracidad al mensaje.

Alt de la imagen
La Universidad de Oxford reanuda los ensayos de su vacuna contra la covid-19
SINC

Las pruebas de fase III que desarrolla la Universidad de Oxford y la farmacéutica AstraZeneca se interrumpieron el pasado 6 de septiembre por la reacción adversa en uno de los voluntarios. Ahora, el Organismo Regulador de los Medicamentos y Productos Sanitarios de Reino Unido ha confirmado que es seguro continuar con el ensayo clínico.