Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Veredicto sobre la técnica de edición genómica

La batalla por la patente de CRISPR ya tiene un primer ganador

La Oficina de Patentes de Estados Unidos ha otorgado una serie de patentes sobre la técnica de edición del genoma CRISPR-Cas9 al Broad Institute. Este centro mixto del MIT y la Universidad de Harvard mantenía un litigio por la autoría con la Universidad de California desde hace más de un año. La tecnología tiene un potencial lucrativo de unos 45.000 millones de euros.

El bioingeniero Feng Zhang del Broad Institute publicó en 2013 en Science un trabajo sobre el desarrollo de un sistema CRISPR que había editado genomas de células eucariotas. / Broad Institute

Este miércoles se dio a conocer la decisión de la Oficina de Patentes de EE UU (UPSTO, por sus siglas en inglés) de otorgar una serie de patentes de la revolucionaria técnica de corta-pega genético CRISPR-Cas9 a Feng Zhang, investigador del Broad Institute –una institución perteneciente al Massachusetts Institute of Tecnology (MIT) y a la Universidad de Harvard–.

La decisión podría concluir la polémica batalla de patentes entre Zhang y las bioquímicas Doudna y Charpentier

La decisión podría concluir la polémica batalla de patentes entre Zhang y las bioquímicas Jennifer Doudna, de la Universidad de California (UC Berkeley), y Emmanuelle Charpentier, de la Universidad de Viena, sobre los derechos de propiedad intelectual de esta tecnología con un potencial lucrativo de unos 45.000 millones de euros.

Los abogados que representan a la UC Berkeley habían interpuesto hace un año lo que se denomina un procedimiento de interferencia, en un esfuerzo para que las solicitudes de patentes del Broad Institute fueran rechazadas.

Sin embargo, el 15 de febrero los jueces de la UPSTO determinaron que no había interferencia, indicando que la invención del Broad Institute es distinta de la presentada por la UC Berkeley y que la patente se mantiene. Por su parte, la solicitud de la universidad californiana será remitida de nuevo al examinador y el litigio podría continuar, informa Nature.

Doudna y su colaboradora Charpentier, publicaron sus estudios sobre CRISPR-Cas9 en la revista Science en 2012 y recibieron el premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica hace dos años por su trabajo en este campo.

En su estudio, las investigadoras demostraron que la enzima Cas9 de la bacteria Streptococus pyogenes es capaz de realizar cortes en la cadena doble del ADN y en sitios específicos con enorme precisión. Para ello, emplea una secuencia del ARN que contiene una combinación de repetidores y espaciadores y que sirve de guía a la proteína Cas.

La estrategia daría al Broad Institute el control de las aplicaciones más lucrativas de la técnica en plantas, ganado y humanos, destaca Nature

Por su parte, el bioingeniero Feng Zhang y su equipo publicaron en 2013 –también en Science– un trabajo sobre el desarrollo de un sistema CRISPR que había editado genomas de células eucariotas (las células de animales y personas).

La guerra de las aplicaciones

A lo largo del procedimiento, iniciado en enero de 2016, los abogados del Broad Institute argumentaron la solicitud de patente de la Universidad de California no especificaba cómo la herramienta de edición genómica CRISPR-Cas9 se podría adaptar a su uso en células eucariotas.

La estrategia legal seguida por el Broad Institute le daría control de las aplicaciones más lucrativas de la técnica de edición genética en plantas, ganado y humanos, destaca Nature.

Sin embargo, a raíz de la decisión de la USPTO, los representantes de la Universidad de California, destacaron que su solicitud de patente –que además se había presentado antes que la de la institución rival– cubre el uso de CRISPR-Cas9 en todas las células, tanto las eucariotas como de otro tipo.

"Conseguir que CRISPR-Cas9 trabaje con células eucariotas es un avance adicional", dice una abogada de patentes

Catherine Coombes, abogada de patentes de la firma HGF en Reino Unido, ha comentado a Nature que cree que “la decisión es justa”. En su opinión, “la invención de Universidad de California cubrirá el diseño de la molécula de ARN que guía a la herramienta CRISPR-Cas9, dirigiendo la enzima Cas9 a un sitio específico en el genoma. Pero conseguir que este sistema trabaje con células eucariotas es un avance adicional del Broad Institute”.

En una rueda de prensa, celebrada tras conocerse el fallo, los abogados de la Universidad de California declararon que aún no habían decidido si iban a presentar una apelación a la decisión de la UPSTO o no.

Fuente: Nature
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Un robot blando con aspecto de pez consigue nadar en las profundidades de las Marianas

Inspirado en el pez caracol de la fosa de las Marianas, este robot chino ha sido capaz de nadar de forma autónoma y autopropulsada a casi 11.000 metros de profundidad. Aunque de momento sus funciones son muy limitadas, sus creadores creen que el diseño, flexible, blando y ligero, puede sentar las bases de la robótica submarina en condiciones extremas.

Robert Langer, catedrático de ingeniería química en el MIT
“No desarrollen nada por dinero, sino por el impacto que tendrá en la sociedad”
Cristina Sáez

Langer, que cuenta con más de 1.400 patentes, 1.500 artículos científicos y unos 220 premios, entre ellos el Charles Stark Draper –el ‘Nobel’ de los ingenieros–, ayudó a crear la biotecnológica Moderna, que ha desarrollado una vacuna de ARN con la que ya se han comenzado a inmunizar cientos de miles de personas en Occidente. Precisamente, la tecnología que usa Moderna y el suero de Pfizer/BioNTech se basa en las nanopartículas que desarrolló este científico hace 40 años.