Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La colaboración internacional de las universidades españolas pasó del 35% al 42% en una década

El Observatorio IUNE para el seguimiento de la actividad investigadora de las universidades españolas ha lanzado su tercera edición. Esta herramienta permite analizar casi medio centenar de indicadores de la I+D+i de 74 universidades en la última década. Según sus datos, laS áreas más productivas en los últimos 10 años han sido ciencias experimentales (41%), ingeniería, arquitectura y computación (25,5%), y medicina y farmacia (24,5%). La colaboración internacional ha pasado del 35% al 42%.

UC3M / SINC
22/7/2014 11:10 CEST

Gráfica del Observatorio IUNE. / UC3M

La Universidad Carlos III de Madrid (UC3M) ha lanzado la tercera actualización del Observatorio IUNE para el seguimiento de la actividad investigadora de las universidades españolas. Esta herramienta, que permite analizar casi medio centenar de indicadores de la I+D+i de 74 universidades en la última década, está accesible de forma abierta en su web e incluye nuevos gráficos para una visualización más completa de los datos obtenidos.

En total, esta edición recoge información sobre 48 universidades públicas y 26 privadas durante la década 2003-2012 a través de seis dimensiones y 42 indicadores, algunos de los cuales se organizan en grandes áreas temáticas (ciencias de la vida, medicina, ingeniería, artes y humanidades, ciencias sociales y ciencias experimentales).

Según los datos obtenidos, la producción e internacionalización de las universidades españolas ha crecido en la última década. El Sistema Universitario Español (SUE) ha publicado 332.351 documentos en la Web of Science (WoS), aumentando un 112% en los 10 años que recoge esta edición de IUNE, destacando la producción en ciencias experimentales (41%). Le siguen ingeniería, arquitectura y ciencias de la computación (25,5%) y medicina y farmacia (24,5%).

En relación a la productividad de los investigadores, también se observa un incremento significativo. En concreto, se pasa de 0,39 documentos por profesor en 2003 a 0,73 en 2012. Una de las características más relevantes es el crecimiento de la colaboración internacional, que pasa del 35% al 42%. Esto también redunda en el impacto y visibilidad de las publicaciones, que han obtenido un total de 3.773.938 de citas. Es decir, un promedio de 11 citas por documento.

Aumento de patentes

Respecto a las patentes, en este periodo se han concedido un total de 3.272 a las universidades que forman parten del SUE. Esto representa en torno a un 17% del total concedido a solicitantes de España recogidos en la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM).

“Pese al reducido volumen, se aprecia una evolución cercana al 130% entre 2003 y 2012, lo que lo que resulta interesante considerando que para el mismo período, el incremento de las publicaciones fue del 112%”, señala el coordinador el IUNE, Elías Sanz-Casado, catedrático del departamento de Biblioteconomía y Documentación de la UC3M y director del Research Institue for Higher Education and Science (INAECU).

La áreas más productivas han sido ciencias experimentales, ingeniería, arquitectura, computación, medicina y farmacia

“La información que recoge el Observatorio IUNE ha permitido comprobar que, aunque ha habido un retroceso en los inputs dedicados a la I+D en las universidades (principalmente en cuanto a la financiación), aún la actividad investigadora ha seguido creciendo”, comenta Elías Sanz-Casado.

Sin embargo –señala– esto puede ser debido al desfase temporal que se produce en las publicaciones desde que los investigadores obtienen los resultados de investigación de sus proyectos hasta que aparecen en las revistas científicas. Esto significaría que en estos momentos se están publicando trabajos provenientes de investigaciones que concluyeron hace algunos años”.

En esta última actualización, se ha incorporado la información general del SUE en relación con publicaciones, índice de coautoría, colaboración internacional, citas y visibilidad de las publicaciones (revistas de primer cuartil y revistas top 3 de cada categoría).

Además, se han actualizado las series temporales hasta 2012 recogiendo citas hasta mediados de junio de 2013. También se incluyen gráficos dinámicos sobre producción científica por áreas temáticas y comunidad autónoma.

Fuentes oficiales

Se sigue manteniendo el uso exclusivo de fuentes oficiales como la Comisión Evaluadores de la Actividad Investigadora (CNEAI), la Fundación Española para la Ciencia y la Tecnología (FECYT), el Instituto Nacional de Estadística (INE),el Centro para el Desarrollo Técnico Industrial (CDTI), la Red OTRI, la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEPM) y la plataforma Web of Science (WoS). Además se incorporan algunas como el SIIU (Sistema de información integral universitaria) del Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, que aporta datos sobre profesores y tesis a partir de 2011.

El IUNE se puso en marcha en el año 2012, coordinado por el Laboratorio de Estudios Métricos de la Información (LEMI) de la UC3M en el marco de la Alianza 4 Universidades (A4U) integrada, además, por las universidades Autónoma de Madrid, Autónoma de Barcelona y Pompeu Fabra. Su creación y desarrollo ha sido posible gracias a la financiación recibida por los ministerios de Ciencia e Innovación y de Educación. El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte ha firmado un convenio con la A4U para el apoyo al Observatorio IUNE.

Fuente: UC3M
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Manuel Carro, experto en ‘apps’ de rastreo de la COVID-19
“Las aplicaciones para detectar contagios son un experimento que vale la pena probar”
Mónica G. Salomone

Ni panacea ni amenaza para la privacidad: las aplicaciones de seguimiento de interacciones, bien utilizadas, serán un complemento a los rastreadores humanos, según defiende el director del Instituto IMDEA Software. Este profesor de Informática en la UPM explica por qué están tardando en desarrollarse. “Quizá de haberlo hecho antes tendríamos menos rebrotes ahora”, dice. 

Alt de la imagen
Desarrollan un ecógrafo pulmonar para la detección y seguimiento de la COVID-19

Una nueva herramienta, desarrollada por un equipo del CSIC, toma imágenes de los pulmones y usa la inteligencia artificial para simplificar su interpretación. Incluye además un sistema de desinfección que reduce el riesgo de contagio del personal sanitario. La producción del dispositivo correrá a a cargo de la empresa española DASEL.