Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanza un nuevo récord

La cantidad de dióxido de carbono se incrementó en 2,2 partes por millón entre 2011 y 2012, continuando con una tendencia ascendente y acelerada provocada por el cambio climático, según informa Organización Meteorológica Mundial.

Récord de concentración de C02

La cantidad de gases de efecto invernadero en la atmósfera alcanzó un nuevo máximo sin precedentes en 2012, continuando una "tendencia ascendente y acelerada que determina el cambio climático y el futuro del planeta", advirtió hoy la Organización Mundial de la Meteorología (OMM).

Entre 1990 y 2012 se ha registrado un incremento del 32 % del forzamiento radiactivo –un baremo que mide el calentamiento global- debido a las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de larga duración que atrapan el calor– según el boletín anual de esta organización sobre gases de efecto invernadero, presentado hoy en Ginebra.

El dióxido de carbono procedente de emisiones relacionadas con la quema de combustibles fósiles supone el 80 % de ese aumento. Según la OMM, el aumento del CO2 presente en la atmósfera entre 2011 y 2012 fue superior a la tasa media de aumento anual durante los últimos diez años.

"Desde el comienzo de la era industrial en 1750, la concentración atmosférica media mundial de CO2 ha aumentado en un 41 %, la de metano en un 160 % y la del óxido nitroso en un 20 %", señala el informe.

La Organización Meteorológica Mundial (OMM) ha publicado esta semana su Boletín anual de Gases de Efecto Invernadero donde muestra que entre 1990 y 2012 hubo un aumento del 32% en el forzamiento radiativo –el efecto de calentamiento en el clima– a causa del dióxido de carbono (CO2) y otros gases que capturan el calor, como el metano y el óxido nitroso.

Según el Secretario General de la OMM, Michel Jarraud, "las observaciones de la extensa red de Vigilancia de la Atmósfera Global de la OMM constatan una vez más cómo los gases que atrapan el calor de las actividades humanas han alterado el equilibrio natural de nuestra atmósfera y son una importante contribución al cambio climático”.

El dióxido de carbono, que proviene principalmente de las emisiones relacionadas con el combustible fósil, es el responsable del 80% de este incremento. El aumento del CO2 atmosférico de 2011 a 2012 fue superior a la tasa media de crecimiento de los últimos diez años.

"Nuestro clima está cambiando y nuestra meteorología es más extrema, las capas de hielo y los glaciares se están derritiendo y el nivel del mar está subiendo"

Desde el comienzo de la era industrial, en 1750, la concentración promedio global de CO2 en la atmósfera ha aumentado en un 41%, el metano en un 160% y óxido nitroso en un 20%.

“Lo que está ocurriendo en la atmósfera es parte de un panorama mucho más amplio. Tan solo alrededor de la mitad del CO2 emitido por las actividades humanas permanece en la atmósfera, el resto se absorbe en la biosfera y en los océanos”, apunta el trabajo.

El Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC), en su quinto informe de evaluación publicado recientemente, hizo hincapié en que las concentraciones atmosféricas de dióxido de carbono, metano y óxido nitroso han aumentado hasta niveles sin precedentes en, al menos, los últimos 800.000 años.

"Como resultado de esto, nuestro clima está cambiando y nuestra meteorología es más extrema, las capas de hielo y los glaciares se están derritiendo y el nivel del mar está subiendo", declara Jarraud.

De acuerdo con el IPCC, si se continúa con el “negocio como ahora” las temperaturas medias globales pueden llegar a aumentar 4,6 grados centígrados a finales de siglo, respecto a los niveles preindustriales –e incluso más en algunas partes del mundo–. “Esto tendría consecuencias devastadoras", añade el experto.

El Boletín de Gases de Efecto Invernadero de la OMM informa sobre las concentraciones atmosféricas –y no las emisiones– de estos gases. Las emisiones representan el total de lo que entra en la atmósfera, mientras que las concentraciones representan lo que queda en la atmósfera después del complejo sistema de interacciones entre la atmósfera, la biosfera y los océanos.

Fuente: Organización Meteorológica Mundial
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
El iceberg más grande del mundo, mayor que la isla de Mallorca, se desprende de la Antártida

Un gigantesco bloque de hielo con una superficie de 4.320 km2 se ha separado de la plataforma antártica de Ronne, en el mar de Weddell. El colosal iceberg, bautizado como A-76, ha sido detectado por satélites de la Agencia Espacial Europea.

Incendios ‘zombis’ despiertan en los bosques boreales

Los fuegos forestales suelen desaparecer con las lluvias y la nieve durante el invierno, pero algunos permanecen agazapados bajo los suelos turbosos de Alaska y Canadá, resurgiendo de nuevo en la primavera siguiente para prender más árboles. El cambio climático parece aumentar la frecuencia de este raro fenómeno, según los científicos que lo han analizado.