Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

¿La contaminación del aire en escuelas afecta al riesgo de sobrepeso?

Un investigación realizada en 2.660 alumnos y alumnas de 39 colegios de la ciudad de Barcelona revela una relación entre la contaminación del aire en la escuela con un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad en la infancia. Al tratarse de un estudio transversal, para extraer conclusiones más sólidas sería necesario hacer seguimiento a lo largo del tiempo.

Distrito de Ciudad Vella, Ayuntamiento de Barcelona. / ISGlobal

La exposición a la contaminación del aire, especialmente en la escuela, podría asociarse con un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad en la infancia. Así lo sugiere un estudio del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), centro impulsado por ”la Caixa”, que se ha realizado con 2.660 niños y niñas de entre 7 y 10 años de 39 escuelas de primaria de la ciudad de Barcelona.

Anteriormente, algunas investigaciones ya habían relacionado la exposición a la contaminación del aire con un mayor riesgo de sobrepeso y obesidad infantil. Sin embargo, estos trabajos son escasos y se han centrado principalmente en la exposición a la contaminación del aire alrededor de la vivienda, sin tener en cuenta el entorno escolar.

Las niñas y los niños expuestos a niveles medios o altos de contaminación del aire en las escuelas eran más propensos a tener sobrepeso u obesidad

El estudio, publicado en Environment International y realizado en el marco del proyecto BREATHE, se planteó por primera vez estudiar el riesgo de obesidad y sobrepeso en relación a la exposición a la contaminación del aire, tanto en la escuela como en la vivienda, los dos microambientes donde los escolares pasan más tiempo.

Por un lado, el equipo recogió los datos de peso y altura del alumnado, calculó su índice de masa corporal y el nivel de sobrepeso u obesidad. Por otro lado, midió la contaminación del aire exterior en las escuelas –se recogieron los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), partículas finas (PM2.5) y ultrafinas, y carbono elemental (EC) con sensores ubicados en el patio durante una semana en verano y otra en invierno–. También se estimaron los niveles de exposición a NO2, NOx, partículas PM2.5, PM10 y gruesas (PMcoarse) en las viviendas.

“Observamos que las niñas y los niños expuestos a niveles medios o altos de contaminación del aire –partículas ultrafinas, NO2, PM2.5 y EC– en las escuelas eran más propensos a tener sobrepeso u obesidad, en comparación a aquellos expuestos a niveles bajos”, concluye Jeroen de Bont, primer autor del estudio e investigador de ISGlobal y IDIAP Jordi Gol. En la vivienda, la exposición a niveles más altos de PM10 también se asoció con más probabilidades de tener sobrepeso u obesidad en la infancia, aunque en este caso el análisis se realizó a partir de estimaciones de los niveles de exposición.

Estudio con limitaciones

“Conviene precisar que es un estudio con limitaciones, por lo que hay que tomar los resultados con cautela”, explica Martine Vrijheid, investigadora de ISGlobal y coordinadora del mismo.

“Conviene precisar que es un estudio con limitaciones; hay que tomar los resultados con cautela”, explica Martine Vrijheid, investigadora de ISGlobal

“Al tratarse de una investigación con diseño transversal, únicamente muestra datos de un momento concreto en el tiempo, por lo que no contamos con datos suficientes para evaluar la naturaleza de la asociación que hemos hallado. Para poder extraer conclusiones más sólidas, sería necesario realizar un nuevo estudio con un enfoque longitudinal para hacer seguimiento de los y las participantes a lo largo del tiempo”, añade.

En cuanto al mecanismo que explica la relación entre la contaminación del aire y el sobrepeso, algunos estudios previos en animales apuntan que “la exposición a la contaminación puede inducir estrés oxidativo, resistencia a la insulina y inflamación sistémica, factores que se sabe que contribuye al desarrollo de obesidad”, explica de Bont.

La mayoría de niños y niñas estaban expuestos a niveles de contaminación del aire por encima de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud (OMS), tanto en la vivienda como en la escuela. En concreto, más del 75% estaban expuestos a niveles de PM2.5 superiores a los recomendados (10 µg/m3) y más del 50% respiraban niveles de NO2 superiores a los considerados seguros (40µg/m3).

Referencia bibliográfica:

Ambient air pollution and overweight and obesity in school-aged children in Barcelona, Spain. Jeroen de Bont, Maribel Casas, Jose Barrera-Gómeza, Marta Cirach, Ioar Rivas, Damaskini Valvi, Mar Álvarez, Payam Dadvand, Jordi Sunyer, Martine Vrijheid. Environment International.https://doi.org/10.1016/j.envint.2019.01.048. January 2019.

Fuente: ISGlobal
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los casos de la ola de ómicron en Sudáfrica registran un rápido descenso
EFE

La media semanal de positividad en el país africano ha decrecido casi un 1 % en un día, confirmando la tendencia al descenso de los indicadores de la pandemia. A pesar de ser aparentemente más contagiosa que delta, requiere de menos hospitalizaciones.

Fin de año con ómicron: incógnitas y certezas sobre la nueva variante al cierre de 2021

Los primeros trabajos sólidos sobre la capacidad de las vacunas para frenar la infección por la variante ómicron, que acaban de publicarse, refuerzan la necesidad de una tercera dosis. Los expertos recuerdan, no obstante, que el objetivo de las vacunas nunca fue frenar la infección, sino evitar la enfermedad grave. Resumimos lo que se sabe por ahora sobre ella.