Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La diabetes se asocia a alteraciones de la función respiratoria en las mujeres obesas

Investigadores de la Unidad de Investigación en Diabetes y Metabolismo del Institut de Recerca del Hospital del Vall d’Hebron han descubierto, junto con el Servicio de Neumología de este hospital, que en mujeres obesas el hecho de tener diabetes puede ser la causa de alteraciones de la función respiratoria. Este hallazgo permite conocer mejor qué efectos tiene la diabetes sobre el organismo, así como alertar a médicos y pacientes sobre la posibilidad de que la diabetes afecte a más órganos de los que eran considerados hasta ese momento.

Foto: Marcelo Gregorin Coelho.

A pesar de que hasta ahora no se tenía en cuenta los pulmones o la musculatura respiratoria entre los órganos afectados por la diabetes de tipo II, debido a la hiperglucèmia, recientemente se están encontrando evidencias de la afectación de estos órganos. La pregunta de la cual partían los investigadores de la Unidad de Obesidad del Hospital del Vall d’Hebron era la siguiente: ¿Puede la presencia de diabetes, en personas obesas, afectar la función respiratoria?

El estudio, publicado en Diabetología, revista oficial de la EASD (European Association for the Study of Diabetes), postula que la obesidad y la diabetes son dos factores ligados a una reducción de la función de los pulmones. Se ha observado que las mujeres diabéticas de este estudio tenían más dificultades para expirar el aire y presentaban, más a menudo, obstrucción ventilatoria. “Hemos concluido que había una fuerte relación entre el control de la glucemia y la función respiratoria” explica el doctor Rafael Simó, responsable del estudio y de la Unidad de Investigación en Diabetes y Metabolismo. Por lo tanto, todo ello apunta a que el aumento de los niveles de glucosa en sangre podrían ser la causa de que pacientes obesos desarrollen problemas respiratorios.

El estudio analiza un grupo de mujeres con obesidad mórbida y diabetes de tipo II, en las cuales se han descartado problemas respiratorios previos. También se analizan mujeres obesas sin diabetes como grupo de control, con características de edad y peso parecidas. En este grupo se ha tenido en cuenta la condición física (edad, índice de de masa corporal, presión sanguínea) el metabolismo de la glucosa y seis parámetros diferentes de medida de la función respiratoria como, por ejemplo, la capacidad expiratoria o el volumen residual de aire en los pulmones después de expirar.

Los resultados han mostrado que, en pacientes diabéticos, la capacitad de expirar se reduce de forma significativa. “Se ha visto la relación inversa entre varios parámetros metabólicos, como los niveles de glucosa en sangre, la cantidad de hemoglobina glicosilada (que valora el control de los niveles de glucosa de los últimos meses) o el nivel de resistencia a la insulina, y la capacitad de expulsar aire, hecho que apunta a un vínculo a nivel molecular entre la diabetes y la función respiratoria”, explica el doctor Simó. “Esta relación entre metabolismo y respiración es un punto de partida muy prometedor que se tendrá en cuenta en la investigación del papel de la diabetes en la afectación respiratoria de personas obesas”, remarca el doctor Simó.

Obesidad y diabetes: un tándem peligroso

El incremento de incidencia de la obesidad en los últimos años (en España es cercana al 25% de la población adulta) es un problema muy importante de salud pública en el mundo occidental. La obesidad es responsable de múltiples problemas cardiovasculares, metabólicos y musculares, así como también es un factor de riesgo muy importante en la aparición de diabetes tipo II. La diabetes tipo II es un trastorno metabólico en el cual encontramos niveles de glucosa en sangre elevados debido a que las celulas del organismo se vuelven resistentes a la acción de la insulina, la hormona que controla estos niveles de glucosa. El tipo II es el más prevalente que aparece en la edad adulta debido a varios factores, tanto ambientales como genéticos. La obesidad es un factor de riesgo muy importante en esta diabetes de tipo II, de tal forma que, a menudo, obesidad y diabetes van asociadas.

Fuente: IR-HUVH
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
La acumulación elevada de porfirinas es un marcador de COVID-19

Científicos del centro CIC bioGUNE en el País Vasco han comprobado que pacientes graves con coronavirus presentan en su suero una concentración anormal de porfirinas, un tipo de componente proteico sanguíneo. El ajuste de sus valores podría aliviar algunos de los síntomas que padecen.

Alt de la imagen
Un análisis de sangre podría detectar el cáncer en las etapas tempranas

La revista Nature Communications publica el desarrollo de un test sanguíneo no invasivo que podría utilizarse para la detección en fase inicial de cinco tipos comunes de cáncer –estómago, esófago, colorrectal, pulmón o hígado y hasta cuatro años antes del diagnóstico convencional.