Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Publicado en 'Nature Reviews Genetics'

La epigenética emerge con fuerza como herramienta clínica

El equipo dirigido por Manel Esteller, director del Programa de Epigenética y Biología del Cáncer del Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge, ha puesto al día los hallazgos más recientes en epigenética aplicada en un trabajo de revisión publicado por la revista científica Nature Reviews Genetics. Para el experto, lo más excitante en la actualidad es que están siendo identificados nuevos biomarcadores epigenéticos para predecir los puntos débiles de los tumores.

Representación gráfica de los dos mejores marcadores epigenéticos en cáncer: MGMT en tumores cerebrales y GSTP1 en cáncer de próstata. Imagen: Nature Reviews Genetics

Cada vez existe una mayor necesidad de disponer de mejores marcadores biológicos que permitan detectar de forma precoz las enfermedades humanas, especialmente el cáncer.

Los marcadores permiten mejorar la prevención primaria, el diagnóstico y el pronóstico de las enfermedades. Además, hace posible predecir qué tratamientos pueden ser más eficaces según las características del paciente, lo que se conoce con el nombre de medicina personalizada.

Las pruebas genéticas complementarias a los métodos tradicionales han sido útiles para mejorar el abordaje de diversas enfermedades, pero según destaca el artículo, en los últimos diez años la epigenética, la disciplina que estudia las modificaciones químicas en nuestro material genético y en las proteínas reguladoras del mismo, ha emergido con fuerza para ayudar a solucionar estas situaciones clínicas.

Nuevos marcadores epignéticos

El estudio destaca que en esta última década se ha visto cómo dos pruebas basadas en la metilación de dos genes, MGMT y GSTP1, han resultado de vital importancia en la predicción de tumores de cerebro sensibles al fármaco temozolamida y en la distinción de cáncer de próstata frente al crecimiento benigno, respectivamente.

Esteller puntualiza que “lo más excitante actualmente es que se están siendo identificados nuevos biomarcadores epigenéticos para predecir el comportamiento y los puntos débiles de los tumores a un ritmo trepidante”.

En este sentido, el investigador cita la reciente identificación de alteraciones en genes epigenéticos predictoras de respuesta a fármacos de nueva generación en leucemias y el hecho de que la obtención de una “foto” del patrón de metilación de ADN pueda desenmascarar a tumores de origen desconocido que hasta ahora tenían muy mal pronóstico.

Referencia bibliográfica:

Heyn H, Esteller M. "DNA methylation profiling in the clinic: applications and challenges". Nature Reviews Genetics, September 4, 2012.

Fuente: Instituto de Investigación Biomédica de Bellvitge (IDIBELL)
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Así ha ayudado la hematología al tratamiento de la covid-19
Cristina Pascual Izquierdo

Las trombosis, especialmente las venosas, son una de las complicaciones graves que pueden aparecer en los pacientes infectados con el nuevo coronavirus. Para acabar con ellas se requiere un tratamiento específico. Los hematólogos trabajan para confirmar la dosis óptima de las terapias y prevenir riesgos.

El ADN antiguo revela cómo la tuberculosis dio forma al sistema inmunitario humano

Un nuevo estudio ha analizado más de 1.000 genomas humanos antiguos europeos para reconstruir cómo la genética puede afectar al sistema inmunitario. Los autores han descubierto que la tuberculosis ha sido un importante factor de mortalidad en los últimos 2.000 años de historia del continente.