Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La exposición al plomo afecta al sistema inmune de las aves silvestres

El plumbismo o intoxicación por plomo reduce los niveles de anticuerpos y desequilibra la microbiota intestinal de las aves. Así lo señala un estudio liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas, que han analizado la respuesta de las perdices a la ingesta de dosis no letales de perdigones.

Ejemplar de perdiz. / CSIC

Un estudio liderado por investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y publicado en la revista Environmental Science and Technology señala que la ingesta de una dosis no letal de plomo afecta al sistema inmune de las aves silvestres.

Según los resultados de este trabajo, el plumbismo o intoxicación por plomo, en las perdices rojas, animal modelo de este trabajo, desequilibró la microbiota intestinal, aumentó la capacidad fagocítica de la sangre y redujo los niveles de anticuerpos circulantes, así como de lisozima, una proteína que forma parte de la defensa frente a patógenos, entre otros trastornos.

El plumbismo es una de las principales intoxicaciones en aves silvestres y la munición de plomo su principal causa. La intoxicación por plomo en aves se produce cuando ingieren perdigones usados en caza menor y restos de balas usados en caza mayor.

La intoxicación por plomo en aves se produce cuando ingieren perdigones o restos de balas de caza

Entre las especies con mayor riesgo de intoxicación por plomo se encuentran las aves acuáticas, pero también las rapaces, en especial las que tienen hábitos más carroñeros, porque pueden alimentarse de presas tiroteadas”, explica el investigador Rafael Mateo, del Instituto de Investigación en Recursos Cinegéticos, centro mixto del CSIC y la Universidad de Castilla-La Mancha y la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha.

Además del desequilibrio en la respuesta inmune, los investigadores observaron cambios en los niveles de antioxidantes y en la coloración roja del anillo ocular de la perdiz. Ese proceso, apunta el estudio, depende de la época del año, ya que podría estar causado por la necesidad aumentar la coloración en primavera con fines reproductivos.

“Los resultados de este estudio nos ofrecen una visión más completa de la respuesta inmune. Estos efectos sobre la defensas pueden afectar a la capacidad de reaccionar ante patógenos y deben ser tenidos muy en cuenta ante el riesgo de aparición de enfermedades emergentes, sobre todo en el caso de especies amenazadas, como son algunas aves migratorias y las aves rapaces, que presentan exposiciones elevadas a la munición de plomo en determinadas zonas de España” añade Mateo.

Para evitar el plumbismo, los autores del estudio recomiendan eliminar progresivamente el uso de munición de plomo en todos los hábitats y que los cazadores opten por alternativas menos tóxicas, como el acero en el caso de los perdigones y el cobre para las balas.

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales pudieron oír y hablar como nosotros

Durante décadas la comunidad científica ha tratado de establecer si hubo alguna otra especie humana, diferente a la nuestra, que también dispusiera de lenguaje. Ahora un equipo de investigadores españoles ha reconstruido por primera vez la audición de los neandertales y ha encontrado la prueba de que hablaban.

Hallada una esquiva nueva especie de dinosaurio carnívoro en los Pirineos

Un equipo de paleontólogos ha descrito una nueva especie de dinosaurio carnívoro, a la que han denominado Tamarro insperatus, a partir de unos restos fósiles excavados en 2003 en la Conca Dellà, en Cataluña. Gracias a un hueso del pie han podido determinar que se trata de un troodóntido, un grupo de pequeños dinosaurios emplumados muy extendido por Norteamérica y Asia, pero desconocido hasta ahora en Europa.