Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Vida
La investigación se publica en la revista ‘Nature’

La genética determina una cuarta parte de los cambios en la inteligencia a lo largo de la vida

Un equipo de científicos ha comparado los resultados de pruebas de inteligencia de casi 2.000 ancianos con las puntuaciones que obtuvieron cuando eran niños. Su conclusión es que los genes influyen en el 24% de las variaciones que sufre la inteligencia con la edad, aunque probablemente el factor más determinante sea el medio ambiente.

Los niños cuya inteligencia estaba por encima de la media cuando tenían 11 años, lo siguen estando en la vejez. Imagen: Matt Lowden

Un estudio realizado en Escocia ha estimado por primera vez la medida en que los genes influyen en la evolución de las capacidades cognitivas. Para ello, los investigadores combinaron análisis de ADN con los resultados de casi 2.000 personas que habían hecho una prueba de inteligencia a los 11 años y que la han repetido siendo ya ancianos.

El trabajo ha concluido que los factores genéticos son responsables de aproximadamente el 24% de los cambios en la inteligencia entre la niñez y la vejez.

Los investigadores, de las Universidades de Edimburgo y Aberdeen (Reino Unido) y de Queensland (Australia) publican su artículo en el último número de la revista Nature, en el que sugieren que muchos de los genes que afectan a la inteligencia en la infancia también lo hacen en la tercera edad.

“Los niños cuya inteligencia estaba por encima de la media cuando tenían 11 años, lo siguen estando en la vejez”, informa a SINC Ian Deary, investigador de la Universidad de Edimburgo y uno de los autores del trabajo. Deary espera que los avances conseguidos sirvan para “entender por qué algunas personas tienen un mejor envejecimiento cognitivo que otras”.

El ambiente es el factor principal

No obstante, el trabajo muestra que el factor con mayor influencia en los cambios en la inteligencia es probablemente el medio ambiente. Peter Visscher, coautor del trabajo e investigador de la Universidad de Queenslad, opina que “vale la pena buscar pistas tanto genéticas como ambientales para comprender el envejecimiento saludable del cerebro”.

Los nuevos hallazgos han sido posibles gracias a que Escocia cuenta con una fuente de datos de pruebas cognitivas. En junio de 1932 y de 1947 casi todos los niños escoceses nacidos en 1921 y 1936 llevaron a cabo test de inteligencia.

Con motivo de este estudio se localizó a 1.940 personas que habían participado en aquellas pruebas cognitivas y les hicieron repetir los tests.

Referencia Bibliográfica
Ian J. Deary, Jian Yang, Gail Davies, Sarah E. Harris, Albert Tenesa, David Liewald, Michelle Luciano, Lorna M. Lopez, Alan J. Gow, Janie Corley, Paul Redmond, Helen C. Fox, Suzanne J. Rowe, Paul Haggarty, Geraldine McNeill, Michael E. Goddard, David J. Porteous, Lawrence J. Whalley, JohnM. Starr & Peter M. Visscher. “Genetic contributions to stability and change in intelligence from childhood to old age”. Nature. 2012. doi:10.1038/nature10781

Fuente: Nature
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Cuatro dientes reescriben la historia evolutiva de los primates en Sudamérica

En la selva tropical en la frontera entre Perú y Brasil, un grupo internacional de científicos halló cuatro molares fosilizados pertenecientes a monos que hace 35 millones de años habrían viajado por mar de África a América del Sur para luego comenzar a colonizar este subcontinente.

Alt de la imagen
Elías Fernando Rodríguez Ferri, catedrático emérito en Sanidad Animal de la Universidad de León
“No hay evidencias suficientes para pensar que los animales que se infectan contagien al humano”

Solo una tigresa, dos perros y un gato han dado positivo en COVID-19, pero aún es pronto para saber la importancia de estos contagios, dice Rodríguez Ferri. Para una mejor prevención de este tipo de enfermedades, el científico recomienda que los veterinarios se incluyan en los comités de expertos de la COVID-19.