Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La hierba del suelo del olivar aumenta la capacidad del ecosistema como sumidero de CO2

El cultivo de olivar se enfrenta actualmente a numerosos problemas ambientales, debido a la aplicación de prácticas agrícolas convencionales como la eliminación de la cubierta vegetal, el arado intensivo o la utilización de plaguicidas y fertilizantes químicos. Una investigación de la Universidad de Granada pretende revertir el papel de la agricultura como fuente de CO2 y contribuir a su papel mitigador frente a los impactos del cambio climático.

En el experimento se utiliza instrumentación que mide a una alta frecuencia variables como la concentración de CO2 en el aire, la velocidad y la dirección del viento / UGR

Científicos de la Universidad de Granada (UGR) han estudiado los efectos y beneficios de mantener la cubierta herbácea en el suelo de los olivares. En un artículo publicado recientemente por los autores en la revista Agriculture, Ecosystems and Environment, los científicos han mostrado los resultados obtenidos tras un año de medición en un olivar en Úbeda (Jaén), que demuestran que la cubierta herbácea aumenta notablemente la captación de carbono, actuando como sumidero de CO2, uno de los principales gases de efecto invernadero.

El olivar es uno de los cultivos más representativos en la región mediterránea y en concreto en España, donde ocupa una extensión de 2.6 Mha. En Andalucía, este cultivo es especialmente relevante, no sólo por su extensión, pues representa el 60% del cultivo español de olivar (1.5 Mha), sino también por su importancia económica, social y medioambiental.

El olivar es uno de los cultivos más representativos en la región mediterránea y en concreto en España, donde ocupa una extensión de 2.6 Mha

Actualmente, el cultivo del olivar se enfrenta a numerosos problemas ambientales debido, entre otros, a la aplicación de prácticas agrícolas convencionales como el arado intensivo, la eliminación de la cubierta herbácea y la utilización de plaguicidas y fertilizantes químicos. Estas prácticas han ocasionado grandes pérdidas de carbono orgánico del suelo y reducido la capacidad del ecosistema para actuar como sumidero de CO2, con el consiguiente daño medioambiental y alto coste económico.

En el olivar, el mantenimiento de la cubierta herbácea entre las calles tiene numerosos beneficios como el control de la erosión y el aumento de los niveles de carbono orgánico del suelo. Sin embargo, su efecto sobre la captación/emisión de CO2 a nivel de ecosistema ha sido poco estudiado.

Resultados tras un año de medición

En el artículo, publicado recientemente en la revista Agriculture, Ecosystems and Environment, se muestran los resultados obtenidos tras un año de medición en un olivar en Úbeda (Jaén) donde se aplicaron dos manejos diferentes: mantenimiento de la cubierta herbácea entre las calles del olivar y eliminación de la cubierta con un herbicida.

La cubierta herbácea aumenta notablemente la fijación de CO2, especialmente durante la época de crecimiento

Los resultados demuestran que la cubierta herbácea aumenta notablemente la fijación de CO2, especialmente durante la época de crecimiento. En marzo, cuando la hierba alcanza su máximo crecimiento, la fijación neta mensual de CO2 llega a ser tres veces superior con cubierta herbácea que sin ella. Cuando la hierba se corta en abril, dejando los restos vegetales en el suelo, las emisiones de CO2 crecen debido al aumento de la respiración del suelo. A pesar de estas mayores emisiones de CO2 en primavera, en el balance anual la fijación neta de CO2 es dos veces superior en el manejo con cubierta herbácea (1.40 ton C/ha/año) que en el manejo sin cubierta herbácea (0.7 ton C/ha/año).

A largo plazo, esta mayor fijación de CO2 se traduce en un aumento de los niveles de carbono orgánico del suelo y una reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera. De esta forma, la aplicación de estas prácticas sostenibles en olivar, así como en otros cultivos, contribuye a mitigar los efectos del cambio climático, a la vez que reduce los costes derivados de la aplicación de medidas correctoras para evitar la degradación del suelo, mejorando la competitividad del producto.

Referencia bibliográfica:

Sonia Chamizo, Penélope Serrano-Ortiz, Ana López-Ballesteros, Enrique P. Sánchez-Cañete, José Luis Vicente-Vicente, Andrew S. Kowalski. “Net ecosystem CO2 exchange in anirrigated olive orchard of SE Spain: influence of weedcover”. Agriculture, Ecosystems and Environment 239, 51–64 (2017).

Fuente: Universidad de Granada
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La capacidad de los suelos forestales para almacenar carbono está sobreestimada

Los modelos climáticos actuales incluían una hipótesis que indicaba que la biomasa de las plantas y el carbono del suelo aumentarían de forma conjunta a lo largo de este siglo. Ahora, un estudio publicado en Nature asegura que no es así, por lo que plantas y suelo no podrán absorber a la vez más CO2, con consecuencias climáticas.

El exceso de nitrógeno en los cultivos de trigo explicaría la alta prevalencia de la celiaquía

Los campos de trigo cada vez se fertilizan con más cantidad de nitrógeno y esta práctica puede estar directamente vinculada con el incremento de la alta prevalencia de la celiaquía, una afección humana autoinmune. Según un nuevo estudio, que no descarta otros factores, el exceso de nitrógeno para fertilizar transfiere al grano y a la harina del trigo más gliadina, una proteína que interviene en la formación del gluten.