Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Astronomía y Astrofísica

La nave Messenger revela la antigüedad del campo magnético de Mercurio

Antes de que la sonda Messenger se estrellara la semana pasada en Mercurio, detectó que su campo magnético tiene una antigüedad de casi 4.000 millones de años. El descubrimiento ayudará a los científicos a reconstruir la historia de este misterioso planeta, el más cercano al Sol.

La sonda Messenger ha detectado señales magnéticas en la corteza de Mercurio. / NASA et al.

La nave Messenger de la NASA se estrelló de forma programada el pasado 30 de abril sobre Mercurio, pero meses antes estuvo recogiendo datos muy valiosos sobre el campo magnético de este planeta. Esta semana se publican parte de los resultados en la revista Science Express.

El campo magnético de Mercurio tiene una antigüedad de unos 3.800 millones de años

Los científicos conocían que Mercurio presenta un campo magnético similar al de la Tierra, aunque mucho más débil. El movimiento de hierro fundido en el interior del núcleo del planeta es el que genera este campo.

Ahora, el magnetómetro de Messenger ha registrado información sobre el magnetismo de las rocas en la superficie de Mercurio, directamente sobre su corteza, y esas tenues señales revelan que su campo magnético es muy antiguo, entre 3.700 y 3.900 millones de años.

Como la dinamo de Mercurio sigue funcionando actualmente, las nuevas evidencias de un campo magnético antiguo sugieren que la dicha dínamo lleva operando desde hace miles de millones de años.

El magnetómetro de la sonda ha medido las pequeñas variaciones en el campo magnético de Mercurio / NASA, University of British Columbia

Para su investigación, los científicos han utilizado registros obtenidos por la sonda entre el otoño de 2014 y 2015, cuando se acercó a la superficie del planeta a altitudes tan bajas como 15 kilómetros. La nave se lanzó en 2004, pero ha estado orbitando y analizando su objetivo desde 2011.

"La misión se planeó originalmente para que durara un año, nadie esperaba que llegara a cuatro", explica Catherine Johnson, investigadora planetaria de la Universidad de British Columbia (Canadá) y autora principal del estudio. "La ciencia de estas observaciones recientes es realmente interesante y lo que hemos aprendido sobre el campo magnético es solo la primera parte".

En cualquier caso, la información conseguida hasta ahora ya proporciona información detallada sobre la evolución del magetismo y de la propia historia del planeta, el más próximo al Sol.

A parte de la Tierra, Mercurio es el único planeta del sistema solar interior con este tipo de campo magnético. Hay pruebas de que Marte tuvo en el pasado un campo magnético, pero desapareció en algún momento hace más de 3 mil millones de años.

Referencia bibliográfica:

Catherine L. Johnson et al. "Low-altitude Magnetic Field Measurements by MESSENGER Reveal Mercury’s Ancient Crustal Field”. Science Express, 7 de mayo de 2015.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una estrella binaria en la ‘pupila’ de Sauron

Con la ayuda del telescopio espacial TESS, un equipo científico liderado desde el Centro de Astrobiología ha observado el núcleo de ocho nebulosas planetarias. En siete de ellas, incluida la famosa nebulosa de la Hélice, han detectado signos claros de variabilidad en la curva de luz de su estrella central, lo que sugiere que la acompaña otra estrella compañera.

Alt de la imagen
Un juego de palabras astrofísico
Descubierta la primera enana blanca pulsante en un sistema binario eclipsante

Astrofísicos europeos han descubierto una antigua enana de luminosidad variable orbitando mutuamente con otra estrella en un sistema doble. El hallazgo proporciona información importante sobre cómo evolucionan y finalmente mueren estrellas como nuestro Sol.