Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La primera secuencia de un SARS-CoV-2 ‘español’ corrobora que muta menos que la gripe

El análisis de la primera secuencia del genoma del nuevo coronavirus aislado de un paciente español revela que muta menos que el de la gripe común, pero aún no da información sobre si están cambiando la agresividad, la virulencia o los patrones de transmisión.

COVID-19 / Wikipedia

El coronavirus está mutando en España, pero ni más ni menos que en otros países. El análisis de la primera secuencia del genoma de un coronavirus aislado de un paciente español aún no revela información sobre si están cambiando la agresividad, la virulencia o los patrones de transmisión del virus.

Grupos de investigación en todo el mundo han colgado en la base más de 430 secuencias, de unos 40 países

Los autores del trabajo, realizado por el Servicio de Secuenciación y Bioinformática y el grupo de investigación en Epidemiología Molecular de FISABIO y liderados por Fernando González Candelas, de la Universidad de Valencia, colgaron los datos ayer por la tarde en una base de datos científica, y ya están disponibles para toda la comunidad científica.

Un aspecto clave para combatir el coronavirus es conocer su evolución según va saltando de una persona a otra. Para eso, los bioinformáticos comparan las secuencias que se obtienen en cada país buscando mutaciones. Por ahora, grupos de investigación en todo el mundo han colgado en la base más de 430 secuencias, de unos 40 países.

Con estas secuencias se sabe ya, explica González Candelas, que el virus muta menos que el de la gripe, por ejemplo. Pero hacen falta todavía muchas más muestras y datos epidemiológicos para sacar conclusiones respecto a cambios en comportamiento del virus.

Mutaciones identificadas

“Hemos identificado las mutaciones, y como ha pasado bastante tiempo desde el principio de la epidemia vemos que son bastantes, pero no más que en otros países”, dice a SINC González Candelas, que ha insistido en que aún no se puede saber nada sobre cambios en la transmisión o agresividad del virus.

La experiencia del grupo en epidemiología molecular con virus es lo que les ha permitido obtener este resultado con rapidez, así como el disponer de las técnicas adecuadas para hacer “secuenciación de tercera generación”.

González Candelas asegura que “se está trabajando mucho y se comparte mucho, aunque no sabemos si todo, porque no conocemos lo que no se comparte”

González Candelas dirige la unidad de “Evolución y Salud” en el Instituto de Biología Integrativa de Sistemas (I2SysBio) de la Universidad de Valencia y el CSIC. Los investigadores trabajaron con el virus ya desactivado.

El grupo seguirá ahora secuenciando más muestras. González Candelas asegura que “se está trabajando mucho y se comparte mucho, aunque no sabemos si todo, porque no conocemos lo que no se comparte”.

Voces en la comunidad científica han apelado a la apertura de todos los datos sobre el Covid-19.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Desarrollan un clon infectivo del SARS-CoV-2 para estudiar su biología molecular

Investigadores españoles han participado en la creación de una nueva herramienta biológica que permite generar variantes genéticas del coronavirus para estudiarlo, analizar fármacos antivirales y poder desarrollar candidatos vacunales.

Alt de la imagen
Hacia una terapia eficaz y menos tóxica contra la leishmaniasis

El parásito de la leishmaniasis, transmitido por la mosca de la arena, afecta a personas y animales, pero los fármacos actuales provocan cierta toxicidad. Una nueva investigación, coordinada por investigadoras de la Universidad Autónoma de Barcelona, abre las puertas a una nueva terapia más efectiva, y que reduce los efectos secundarios, contra la enfermedad.