Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La regulación de una proteína frena la obesidad y la diabetes en ratones

Un grupo de investigación español ha estudiado la respuesta frente a dietas altas en grasa con ratones deficientes en la proteína PASK. La regulación de esta proteína podría ser clave en el control del desarrollo de la obesidad y las alteraciones metabólicas asociadas, según los autores.

El estudio se ha realizado en ratones. / Pixabay

Un estudio del Centro de Investigación Biomédica en Red de Diabetes y Enfermedades Metabólicas Asociadas (CIBERDEM) y la Universidad Complutense de Madrid, liderado por Elvira Álvarez y Carmen Sanz, ha descrito un nuevo mecanismo por el cual se puede bloquear el desarrollo de la obesidad.

Según los resultados, publicados en la revista Journal of Nutritional Biochemistry, las dietas altas en grasa alteran la regulación de la proteína PASK y el bloqueo de esta proteína quinasa podría frenar la obesidad, una enfermedad cuya prevalencia está aumentando y que trae consigo numerosas complicaciones asociadas.

“Mediante estudios realizados en ratones deficientes en la proteína PASK, hemos evidenciado que estos no solo no desarrollan obesidad, sino que tienen mejorada la respuesta a la insulina, cuando se les somete a dietas altas en grasas”, apunta Elvira Álvarez.

El estudio de ratones deficientes en la proteína PASK muestra que no solo no desarrollan obesidad, sino que mejoran la respuesta a la insulina

Estados de ayuno y alimentación

Según los resultados, esta proteína podría ser clave en la adaptación a los estados de ayuno y alimentación.

La regulación de las vías metabólicas (gluconeogénesis, lipogénesis, etc.) que responden al ayuno y alimentación de una forma normal y que son necesarias para mantener la homeostasis de glucosa y lípidos, se ven alterados con la dieta alta en grasa y ello puede contribuir al desarrollo de la obesidad y patologías asociadas como la diabetes, entre otras.

Sin embargo, el bloqueo de la proteína PASK hace que se restablezca la respuesta normal de estas vías metabólicas en condiciones de ayuno y alimentación y no se desarrolle hiperglucemia ni resistencia a la insulina. Además, disminuye la acumulación de lípidos en el hígado.

Las autoras concluyen que “el bloqueo de esta proteína es de alto interés en el control del desarrollo de la obesidad y de las alteraciones metabólicas asociadas producidas por dietas de alto contenido graso”.

Referencia bibliográfica:

Pérez-García, A., P. Dongil, V. Hurtado-Carneiro, E. Blázquez, C. Sanz, and E. Álvarez. High-Fat Diet alters PAS kinase regulation by fasting and feeding in liver. The Journal of Nutritional Biochemistry (2018) doi.org/10.1016/j.jnutbio.2018.03.003

Fuente: CIBER
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Desarrollado un organoide que reproduce el corazón embrionario

Científicos de Suiza han utilizado organoides –órganos en miniatura cultivados en el laboratorio– para reproducir las primeras etapas del desarrollo del corazón. Este modelo pionero, publicado en Cell Stem Cell, podría usarse en el futuro para detectar los factores que intervienen en las enfermedades cardíacas congénitas.

Cómo se produce el síndrome congénito de microcefalia que genera el zika

Un enzima del virus del Zika interacciona con varias proteínas localizadas en la base del cilio primario –presente en la membrana plasmática de la mayoría de las células de mamífero–, lo que causa la generación prematura de neuronas. Según un nuevo estudio publicado en Cell Stem Cell por investigadores españoles, esto provoca la parada del crecimiento del cerebro durante el desarrollo fetal.