Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La sabiduría de las orcas menopáusicas ayuda a sobrevivir a las más jóvenes

Por qué algunas mamíferas siguen viviendo muchos años después de dejar de ser fértiles es uno de los grandes misterios de la evolución. Un equipo de investigadores británicos afirma que las orcas menopáusicas ayudan a sus parientes jóvenes transmitiéndoles información para encontrar alimento. La experiencia de estas veteranas asegura la transmisión de sus genes.

Las ballenas ayudan a sus parientes jóvenes a encontrar alimento durante los períodos de escasez. / Emma Foster / CWR

En la evolución, la menopausia es un misterio. Solo las humanas y dos tipos de cetáceas –las orcas y el calderón de aleta corta– sobreviven un largo tiempo tras dejar de ser reproductivas. Hasta ahora, la literatura científica explicaba este fenómeno gracias a la mejora de las condiciones de vida; sin embargo, un estudio con orcas (Orcinus orca), publicado en Current Biology, indica que las hembras más viejas proporcionan al grupo valiosa información para la supervivencia.

Según los autores del trabajo, de las universidades de Exeter y York (Inglaterra) y el Centro de Investigación de Ballenas (CWR, por sus siglas en inglés), las hembras de orca, que son madres entre los 12 y los 40 años, pueden llegar a cumplir 90. Pero, ¿qué sentido evolutivo tiene vivir tanto tiempo sin poder reproducirse? Hasta ahora se sabía que la longevidad de las madres aumenta las posibilidades de supervivencia de sus hijos varones, pero se desconocía la razón.

El mecanismo con el que las ballenas veteranas ayudan a su prole es una posesión que solo da la experiencia: la información

Este nuevo estudio da un paso más allá y afirma que el mecanismo con el que las ballenas ayudan a su prole es la información. “Las hembras de orca que ya han pasado la edad de la menopausia consiguen una mayor supervivencia de sus genes liderando a su grupo, principalmente a sus familiares, hacia zonas de abundancia de salmón en épocas difíciles”, explica a Sinc Laurent Brent, psicóloga en el Centro de Investigaciones de Comportamiento Animal de la Universidad de Exeter.

Para llegar a estos resultados, los investigadores utilizaron datos de estas ballenas, recogidos por el Consejo de Investigación del Entorno Natural­ durante los últimos 35 años, que incluyen fechas de nacimiento y muerte, y las relaciones genéticas y sociales entre ellas. Además, observaron 102 orcas en libertad, residentes en el extremo meridional del Océano Pacífico del Norte, frente a las costas de EE UU y Canadá.

Según los autores, las hembras lideraron a sus grupos sobre todo en períodos de escasez de salmón. La información sobre cómo y dónde encontrarlo puede resultar vital para que las orcas sobrevivan.

La sabiduría que aportan las hembras de más edad “puede ayudar a explicar por qué las hembras de orca y las mujeres continúan viviendo mucho después de que han dejado de reproducirse", señala Brent.

“En los cazadores-recolectores, las mujeres mayores ayudaban a sus familiares compartiendo la comida. Esto indica que, durante la menopausia, las mujeres podrían haber compartido una mercancía más fundamental: la información", añade.

Las hembras llegan hasta los 90 años, mientras que los machos raramente superan los 50

La psicóloga recuerda que, hasta la invención de la escritura, la información se almacenaba en la mente de los individuos "así que los más viejos y con más experiencia sabían con más probabilidad dónde y cuándo encontrar comida, particularmente durante condiciones duras y peligrosas como las sequías".

Los machos viven menos

La tarea de almacenar información recae en las hembras puesto que los machos raramente superan los 50 años. "Por ello, tienen menos oportunidad de adquirir conocimiento sobre su entorno”, apunta Brent. "También hemos encontrado que, comparados con las hijas, los hijos son más propensos a seguir a sus madres”, añade.

Este fenómeno lo explica Daniel Franks de la Universidad de York y coautor del artículo: "Las orcas ayudan más a sus hijos varones porque tienen mayor potencial reproductivo y se aparean fuera del grupo, lo que provoca que, además, su descendencia no tenga que competir con su grupo por los recursos".

Los autores reconocen que la teoría de que las mujeres almacenan conocimiento ecológico es difícil de probar en las poblaciones humanas modernas, pero como animales sociales, “las orcas pueden proporcionarnos una visión de cómo la menopausia evolucionó en los seres humanos”.

Referencia bibliográfica:

Lauren Brent et al. "Ecological Knowledge, Leadership, and the Evolution of Menopause in Killer Whales". Current Biology, 5 de marzo de 2015

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La capacidad de los suelos forestales para almacenar carbono está sobreestimada

Los modelos climáticos actuales incluían una hipótesis que indicaba que la biomasa de las plantas y el carbono del suelo aumentarían de forma conjunta a lo largo de este siglo. Ahora, un estudio publicado en Nature asegura que no es así, por lo que plantas y suelo no podrán absorber a la vez más CO2, con consecuencias climáticas.

El exceso de nitrógeno en los cultivos de trigo explicaría la alta prevalencia de la celiaquía

Los campos de trigo cada vez se fertilizan con más cantidad de nitrógeno y esta práctica puede estar directamente vinculada con el incremento de la alta prevalencia de la celiaquía, una afección humana autoinmune. Según un nuevo estudio, que no descarta otros factores, el exceso de nitrógeno para fertilizar transfiere al grano y a la harina del trigo más gliadina, una proteína que interviene en la formación del gluten.