Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La supervivencia migratoria de las aves depende de su capacidad para adaptarse a las condiciones adversas

Un estudio internacional con participación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas ha observado las migraciones del milano negro y ha comprobado que la supervivencia migratoria se basa en la capacidad de mejorar las habilidades para hacer frente a condiciones ambientales adversas.

Ejemplar de milano negro (Milvus migrans) / F. Sergio.

Una investigación, en la que participa el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y que publica la revista Nature, contribuye a profundizar en el conocimiento de la biología migratoria de las aves, muchos de cuyos aspectos son todavía desconocidos.

“La mejora de las capacidades migratorias de las aves a lo largo de su vida es resultado de la muerte de los individuos con menores habilidades migratorias, que acaban desapareciendo de la población”, explica el investigador del CSIC Fabrizio Sergio, de la Estación Biológica de Doñana. “También es resultado de la mejora en las habilidades de cada uno de los individuos que lograron sobrevivir como resultado de la experiencia acumulada”.

En el estudio se han aplicado transmisores vía satélite miniaturizados a 92 ejemplares de milano negro

“En este estudio, se han aplicado transmisores vía satélite miniaturizados a 92 ejemplares de milano negro (Milvus migrans), un ave rapaz que alcanza los 27 años de edad”, explica el investigador. El seguimiento se ha efectuado durante 364 viajes migratorios. “Esto ha permitido comprobar cómo la habilidad para viajar entre Europa (donde esta rapaz cría) y África (donde pasa los inviernos) mejora progresivamente con la edad, especialmente durante los primeros siete años de vida”.

“Las aves que fueron capaces de mejorar sus habilidades para hacer frente a las condiciones ambientales adversas de estos largos periplos (los vientos en contra y laterales), fueron capaces de sobrevivir y reproducirse. Por el contrario, las aves que fueron incapaces de mejorar con la edad acabaron muriendo”.

Entre las conclusiones del estudio destaca que los milanos más jóvenes, de entre 1 y 6 años, "mostraron ser menos capaces de hacer frente a las condiciones ambientales adversas que los individuos de más edad”. Por ello añade el estudio–, comprender cómo el cambio climático y la acción humana pueden afectar la migración de los ejemplares más jóvenes podría ser la clave para pronosticar futuros impactos sobre muchas especies migratorias amenazadas.

Referencia bibliográfica:

Fabrizio Sergio et al. "Individual improvements and selective mortality shape lifelong migratory performance". Nature. doi:10.1038/nature13696

Fuente: Consejo Superior de Investigaciones Científicas
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La falta de viento por el cambio climático puede retrasar la caída de las hojas en latitudes altas

El cambio climático ha calmado los vientos de los bosques boreales de las latitudes más altas. Un estudio, con participación española, ha permitido analizar las consecuencias de esta dinámica en los ritmos de la naturaleza y concluye que la tranquilidad de los vientos está favoreciendo la productividad de la vegetación. 

El plástico dentro de las medusas refleja el impacto de la contaminación de los océanos

Un grupo de científicos de Gran Canaria ha fotografiado por primera vez medusas ingiriendo plásticos en el Atlántico Norte. El 97 % de los organismos analizados, que constituyen sobre todo presas para otros animales, confirmó la presencia de microplásticos, lo que demuestra la entrada de estos contaminantes en la cadena trófica marina.