Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La temperatura afecta la eficacia de insecticidas contra la malaria

La toxicidad de los insecticidas utilizados para el control de la malaria podría verse comprometida por la temperatura ambiente. Por eso, un nuevo estudio subraya la necesidad de evaluar estos compuestos bajo condiciones reales de terreno. Los autores advierten que los resultados obtenidos en el laboratorio deben interpretarse con precaución ya que las condiciones son limitadas. En el campo, sin embargo, las temperaturas pueden variar significativamente a lo largo de una misma jornada.

Mosquitos Anopheles en laboratorio. / ISGlobal

La temperatura ambiente tiene un efecto considerable sobre la toxicidad de los insecticidas comúnmente utilizados para el control de la malaria, según un estudio liderado por ISGlobal, centro impulsado por la Fundación Bancaria “la Caixa”. Estos resultados, publicados en Malaria Journal, subrayan la necesidad de evaluar la eficacia de dichos químicos en condiciones reales de terreno.

La aparición y propagación de mosquitos resistentes a los insecticidas actualmente utilizados contra la malaria es una amenaza a los esfuerzos para eliminar la enfermedad. En África se han detectado mosquitos resistentes a los piretroides, la única clase de insecticidas aprobada para impregnar mosquiteras y muy usada para fumigar las casas.

Por ello, es esencial monitorear continuamente la susceptibilidad –o resistencia– de las principales especies de mosquitos Anopheles que transmiten la enfermedad. Se sabe que la eficacia de los insecticidas no solo depende del principio activo, sino también de otros factores, incluyendo la temperatura ambiental. Sin embargo, las pruebas de susceptibilidad normalmente se realizan en laboratorios o insectarios, donde las condiciones de temperatura son siempre las mismas.

La propagación de mosquitos resistentes a los insecticidas utilizados contra la malaria es una amenaza a los esfuerzos para eliminar la enfermedad

El equipo investigador exploró el efecto de la temperatura en la prueba estándar de resistencia, usando cepas resistentes o susceptibles de dos vectores importantes de la enfermedad (An arabiensis y An funestus). Se evaluó la toxicidad del piretroide deltametrina y del carbamato bendiocarb a diferentes temperaturas (18, 25 o 30º).

Los resultados muestran que la temperatura afecta la toxicidad de ambos insecticidas, pero de manera diferente: el bendiocarb perdió eficacia a temperaturas más elevadas para ambos tipos de mosquitos, independientemente si eran susceptibles o resistentes al insecticida.

En cambio, las temperaturas altas disminuyeron la toxicidad de la deltametrina para arabiensis susceptibles, pero se observó lo contrario para arabiensis resistentes y funestus susceptibles. El butóxido de piperonilo (PBO), que inhibe los mecanismos de resistencia a piretroides, restauró completamente la susceptibilidad a todas las temperaturas.

Resultados con precaución

Los autores advierten que, a la hora de medir la eficacia de un insecticida, los resultados obtenidos en el laboratorio deben interpretarse con precaución si las pruebas se realizan a una sola temperatura. En el campo, señalan, las temperaturas pueden variar significativamente a lo largo de una misma jornada.

“Realizar las pruebas de eficacia con mosquitos locales y en condiciones reales de terreno (que reflejen la estación del año y el momento del día en que los compuestos deben actuar), proporcionaría una información entomológica más correcta para la toma de decisiones basada en evidencia”, explica Krijn Paaijmans, investigador de ISGlobal y coordinador del estudio. Paaijmans y su equipo también acaban de publicar una revisión sobre la importancia de entender los procesos evolutivos que rigen la aparición de resistencias para mejorar el manejo de estrategias de control vectorial y lograr eliminar la malaria.

Referencia bibliográfica:

Glunt KD, Oliver SV, Hunt RH, Paaijmans KP. The impact of temperature on insecticide toxicity against the malaria vectors Anopheles arabiensis and Anopheles funestus. Malar J. 2018 Apr 2;17(1):131. doi: 10.1186/s1293

Fuente: ISGlobal
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Rusia anuncia que su vacuna tiene una eficacia del 95 % y que costará menos de 20 dólares
SINC

El Fondo de Inversión Directa de Rusia espera que la vacuna Sputnik V llegue a 500 millones de personas, comenzando su distribución en 2021. Esta vacuna candidata levantó dudas en agosto entre los expertos por la velocidad de los ensayos en humanos y la opacidad en los datos.

La vacuna de Oxford-AstraZeneca consigue una eficacia del 70,4 %

Los resultados iniciales de la fase III del ensayo clínico revelan una eficacia media del 70,4 %, que varió según las dosis empleadas, con valores máximos del 90 %. También se observó una reducción en las infecciones asintomáticas. No hubo casos graves ni hospitalizaciones entre los vacunados. El almacenaje a temperaturas de nevera, de entre 2 y 8 ºC, supondría una ventaja.