Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Nuestra especie provoca cambios más rápidos que la evolución

La trampa mortal para las mariposas cuando el humano se marcha

Los insectos herbívoros suelen tener problemas de adaptación a las plantas invasoras. Sin embargo, investigadores británicos han documentado durante más de 30 años el caso de Euphydryas editha en una zona de Nevada en EE UU. Estas mariposas se adaptaron tan bien a una nueva planta, llegada de la mano de ganaderos, que cuando los humanos abandonaron el lugar y este vegetal dejó de crecer la comunidad de mariposas se extinguió. Se trata del primer estudio sobre este tipo de trampa evolutiva.

Las mariposas Euphydryas editha se hicieron dependientes de una planta que desapareció con la marcha de los humanos. / Michael Singer.

Algunas especies son transportadas por los humanos de un continente o hábitat a otro y se convierten en invasoras en sus nuevos entornos donde pueden perjudicar a la fauna y flora autóctona. Es el caso de los insectos herbívoros que no consiguen adaptarse a las plantas invasoras exóticas.

Ahora, un equipo de científicos ha observado el efecto contrario. El fenómeno, al que han denominado ‘trampa ecoevolutiva’, se produce cuando los insectos se adaptan fácilmente a la planta invasora traída por los humanos, y se extinguen cuando estos se marchan y el vegetal deja de crecer.

La mariposa acabó abandonando la planta que había sido tradicionalmente su alimento y desarrolló completa dependencia por la planta invasora

En el estudio que se publica en la revista Nature, los investigadores Michael Singer y Camille Parmesan de la Universidad de Plymouth (Reino Unido) han documentado por primera vez este tipo de trampa, tras estudiar mariposas Euphydryas editha durante más de 30 años.

Los científicos ya habían documentado en los años 80 cómo una población aislada de este insecto estaba desarrollando una preferencia creciente por la planta no nativa Plantago ianceolata en una pradera de Nevada (Estados Unidos).

Así se formó la trampa ecoevolutiva

P. ianceolata había sido introducida en la región con la llegada del ganado, es decir, por acción del ser humano. La mariposa acabó abandonando la planta Collinsia parviflora, que había sido tradicionalmente su alimento y donde ponía sus huevos, y desarrolló completa dependencia por la planta invasora.

Tras el cese de la ganadería en 2005, la trampa se activó y la plantago desapareció. Esto provocó la extinción de la población de mariposas, que no pudo readaptarse lo suficientemente rápido a la antigua planta Collinsia.

Los investigadores explican que esta trampa podría haberse evitado si la población de mariposas hubiese mantenido un uso parcial de C. parviflora, que ocupaba un microhabitat más seco, que no se vio afectado por la marcha del ganado.

Entre 2008 y 2012 no se observaron mariposas en la pradera, pero en entre los años 2013 y 2014, la zona volvió a ser colonizada de manera natural por las Euphydryas. Esta nueva población se alimenta en exclusiva de Collinsia, por lo que podría repetirse la trampa si el humano vuelve a aparecer.

Haz click en el icono de subtítulos para verlos en español.

Referencia bibliográfica:

Singer, Michael Parmesan, Camille. “Lethal trap created by adaptive evolutionary response to an exotic resource”. Nature Mayo de 2018 http://nature.com/articles/doi:10.1038/s41586-018-0074-6

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.

Un misterioso homínido bípedo dejó sus huellas hace más de 3 millones de años en Tanzania

Estas pisadas fosilizadas halladas en el yacimiento a de Laetoli en Tanzania en la década de 1970 no son de osos, sino de humanos primitivos. Así lo confirma un nuevo estudio que presenta pruebas concluyentes de que múltiples especies de homínidos coexistieron en esa región y que el desconocido dueño de las huellas caminaba erguido.