Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se ha publicado en ‘Aquatic Conservation-Marine and Freshwater Ecosystems’

La vuelta a la libertad de la tortuga boba tiene un precio

Un equipo de científicos catalanes y baleares ha estudiado la readaptación de la tortuga boba al medio. Sus resultados indican que, tras una larga rehabilitación en centros de recuperación, estos animales muestran alteraciones de conducta y puede que no se adapten bien a la libertad.

La vuelta a la libertad de la tortuga boba tiene un precio

Un equipo de científicos catalanes y baleares ha estudiado la readaptación de la tortuga boba al medio. Sus resultados indican que, tras una larga rehabilitación en centros de recuperación, estos animales muestran alteraciones de conducta y puede que no se adapten bien a la libertad.

Fotografía de una tortuga boba (Caretta caretta) con un transmisor en el caparazón. Imagen: UB
La vuelta a la libertad de la tortuga boba tiene un precio . Foto: Universidad de Barcelona

Un equipo de científicos catalanes y baleares ha estudiado la readaptación de la tortuga boba al medio. Sus resultados indican que, tras una larga rehabilitación en centros de recuperación, estos animales muestran alteraciones de conducta y puede que no se adapten bien a la libertad.

La vuelta a la libertad de la tortuga boba tiene un precio

Un equipo de científicos catalanes y baleares ha estudiado la readaptación de la tortuga boba al medio. Sus resultados indican que, tras una larga rehabilitación en centros de recuperación, estos animales muestran alteraciones de conducta y puede que no se adapten bien a la libertad.

Fotografía de una tortuga boba (Caretta caretta) con un transmisor en el caparazón. Imagen: UB
La vuelta a la libertad de la tortuga boba tiene un precio . Foto: Universidad de Barcelona

Un equipo de científicos catalanes y baleares ha estudiado la readaptación de la tortuga boba al medio. Sus resultados indican que, tras una larga rehabilitación en centros de recuperación, estos animales muestran alteraciones de conducta y puede que no se adapten bien a la libertad.

A la captura accidental de tortugas boba debida a actividades humanas le sigue un proceso de recuperación más o menos complicado en función de las lesiones que presenten. Investigadores españoles han analizado el proceso de reinserción al medio de estos animales y han descubierto que hay alteraciones de conducta en los ejemplares que sufren una rehabilitación complicada.

El estudio, publicado en Aquatic Conservation-Marine and Freshwater Ecosystems, ha permitido colocar transmisores vía satélite en los caparazones de 12 tortugas boba (Caretta caretta) sanas y salvajes, y en otras seis que habían permanecido varios meses en un centro de recuperación de las Islas Baleares.

“Los seis animales del centro estaban muy tocados cuando los recogimos y tuvieron una recuperación muy lenta y complicada”, explica a SINC Lluís Cardona, autor principal del trabajo e investigador del departamento de Biología Animal de la Universidad de Barcelona (UB).

Al ser puestas en libertad, tres de las tortugas rehabilitadas presentaron alteraciones de conducta. “Una seguramente se murió y las otras dos no nadaban bien y estaban muy desorientadas”, asegura Cardona, quien ha comparado la adaptación al medio de estos ejemplares con el comportamiento de los doce sanos de control.

Tres de las tortugas rehabilitadas presentaron alteraciones de conducta.

“Recibimos una señal cada vez que salen a respirar y de esta manera podemos saber a qué velocidad nadan y la ruta que siguen”, comenta el investigador. Uno de los parámetros más informativos sobre la salud del animal es el tiempo que pasa en la superficie del agua. “Las tortugas suben para respirar y termorregularse. El rato que están en superficie es un reflejo de su control de la flotabilidad”, subraya el biólogo.

El precio de la reinserción

Aunque el número de animales incluido en este estudio no es muy elevado y se necesitan más investigaciones, los resultados indican que cuando la rehabilitación es complicada hay un porcentaje de animales que no se readapta a la libertad.

“La pregunta de fondo de este trabajo es cuándo vale la pena recuperar y curar a una tortuga”, plantea el experto de la UB. En un momento de recursos limitados y por el bien del propio animal, “los científicos tienen que trabajar con los veterinarios de los centros de recuperación para establecer protocolos capaces de determinar cuándo se tiene que rehabilitar a una tortuga y cuándo no”, señala Cardona.

Capturas accidentales

Las seis tortugas del estudio fueron recuperadas en las Islas Baleares por la Fundación Aspro-Natura entre 2004 y 2007. De ellas, dos habían colisionado contra embarcaciones, otro par tenía heridas en la garganta y el estómago por anzuelos de palangre, y las dos últimas tenían lesiones en las aletas debidas a redes de pesca.

“La mayoría de estos animales quedan capturados de manera accidental en anzuelos de palangre o atrapados en redes de arrastre o trasmallos –detalla el científico–. Un porcentaje menor colisiona con embarcaciones o se enreda en plásticos o redes abandonadas”.

Sin embargo, durante los últimos años el número de tortugas capturadas por anzuelos de palangre se ha reducido. “Este descenso se debe a que los pescadores calan a más profundidad y a que hay seguramente menos tortugas, aunque aún se está investigando este último aspecto”, señala el biólogo.

El 90% de las tortugas de las aguas de las Islas Baleares vienen de EE UU. “En este país ha disminuido mucho el número de hembras nidificantes de esta especie”, alerta Cardona.

Referencia bibliográfica:

Cardona L.; Fernández G.; Revelles M.; Aguilar A. “Readaptation to the wild of rehabilitated loggerhead sea turtles (Caretta caretta) assessed by satellite telemetry”. Aquatic conservation-marine and freshwater ecosystems 22 [1] 104-112, enero de 2012. DOI: 10.1002/aqc.1242

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
El reducido esperma de unos crustáceos revela la alta contaminación en un área costera

Tras monitorizar a un grupo de pequeños crustáceos, protagonistas del #Cienciaalobestia, en un puerto del sureste de Reino Unido, un equipo de científicos descubrió que estos invertebrados tenían hasta el 70 % menos de esperma que en zonas menos contaminadas. El trabajo mostró también que en el área de estudio los individuos eran seis veces menos numerosos por metro cuadrado que los que vivían en aguas limpias.

Humanos y otros animales actuamos de manera similar ante las enfermedades infecciosas

Muchas de las medidas adoptadas para frenar la infección del SARS-CoV-2, como mantener la distancia social, son mecanismos de protección habituales en el reino animal. Insectos, murciélagos, peces, langostas, ratones y monos, entre otros, comparten con nosotros comportamientos que evitan la propagación de patógenos.