Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

La zarigüeya aletargada puede detectar el humo de los incendios y salvarse

Los incendios forestales arrasan con todo a su paso. Los animales huyen como pueden cuando les sorprenden las llamas, pero ¿qué ocurre con los que hibernan o los que están aletargados? Según un estudio, la zarigüeya pigmea oriental, protagonista de #Cienciaalobestia, es capaz de oler el humo incluso durante su estado de inactividad, y en función de su temperatura corporal reacciona para ponerse a salvo.

La zarigüeya pigmea oriental es un pequeño y ágil marsupial nocturno que utiliza su cola para trepar a los árboles y que a lo largo de todo el año puede pasar por periodos de inactividad que pueden durar hasta 30 días. / Gerhard Koertner

Cuando se producen incendios forestales los animales que habitan los bosques intentan sobrevivir alejándose de las llamas, pero no todos tienen esa capacidad de reacción, algunos animales hibernan o tienen periodos de aletargamiento en cualquier momento del año. Hasta ahora los científicos no sabían si percibirían el peligro y si serían capaces de despertarse a tiempo y ponerse a salvo.

Los animales pueden sufrir quemaduras durante los incendios controlados que se realizan en invierno o en los incendios forestales del verano

Un equipo de investigadores, liderado por la Universidad de Nueva Inglaterra en Australia, ha estudiado por primera vez la respuesta física al humo y al fuego de los animales que hibernan, y se ha centrado en la zarigüeya pigmea oriental (Cercartetus nanus), que vive en los árboles de la costa sudeste de Australia y Tasmania.

Según el estudio, publicado en la revista The Science of Nature, este pequeño y ágil marsupial nocturno que utiliza su cola para trepar a los árboles puede detectar el humo de los incendios mientras está en un estado de aletargamiento.

Para llegar a esta conclusión, los científicos realizaron varios experimentos en laboratorio con cinco zarigüeyas aletargadas. Durante este periodo de inactividad y de descanso metabólico, los animales no se alimentan y su temperatura corporal desciende. En el caso de las zarigüeyas este tipo de ahorro energético pude ocurrir en cualquier época del año y se puede alargar hasta un mes.

“En estado salvaje, permanecen en nidos de corteza y hojas en los huecos de los árboles, bajo tierra o en nidos de aves. Pero los animales pueden sufrir quemaduras durante los incendios controlados que se realizan en invierno o en los incendios forestales del verano que cada vez son más frecuentes en Australia a causa del cambio climático”, señalan los autores.

Una respuesta que depende de la temperatura corporal

A pesar de que las zarigüeyas pigmeas orientales son capaces de oler el humo durante su estado de aletargamiento, sus reacciones dependen de la temperatura. En los experimentos, los científicos no observaron respuestas por parte de los animales cuando la temperatura exterior se mantenía a 10 ºC y las zarigüeyas tenían una temperatura corporal baja. Con 15 ºC, los tres machos del estudio se desperezaron lo suficiente como para empezar a moverse, mientras que las dos hembras solo levantaron la cabeza.

“Un descenso de su temperatura corporal por debajo de los 13 ºC provoca que sus reacciones y movimientos sean extremadamente lentos y muy básicos”, recalca el trabajo

En ese sentido, la temperatura corporal del animal desempeña un papel importante en su habilidad para desplazarse. Cuando esta ronda los 24 ºC, las zarigüeyas pigmeas son capaces de realizar movimientos avanzados como levantar sus colas. “Un descenso de su temperatura corporal por debajo de los 13 ºC provoca que sus reacciones y movimientos sean extremadamente lentos y muy básicos”, recalca el trabajo.

Para los investigadores, estos resultados son particularmente importantes si se tienen en cuenta las previsiones climáticas para los próximos años y el aumento de la frecuencia de los incendios debido al cambio climático.

Pero los investigadores destacan la importancia del estudio en cuanto a los incendios controlados que se realizan en invierno para reducir la cantidad de material vegetal inflamable en las zonas donde son frecuentes los incendios en verano. “Estos incendios controlados deberían evitarse durante los días muy fríos para permitir a los animales en estado de aletargamiento tener suficiente tiempo para reaccionar”, declara julia Nowack, autora principal del estudio e investigadora en la universidad australiana.

Referencia bibliográfica:

Nowack, J. et al (2016). “Can hibernators sense and evade fires? Olfactory acuity and locomotor performance during deep torpor” The Science of Nature. DOI 10.1007/s00114-016-1396-6

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los microplásticos llegan a la dieta de los pingüinos antárticos

Un estudio con participación española ha permitido encontrar trazas de materiales plásticos en las heces de pingüinos antárticos de tres diferentes especies: Adelia, barbijo y papúa. El equipo ha hallado en las muestras poliéster y polietileno, entre otras partículas de origen humano, como las fibras de celulosa.

Las cacatúas aprenden unas de otras para abrir los cubos de basura

En entornos cada vez más urbanizados, las cacatúas australianas han desarrollado un comportamiento único para buscar comida: levantar las tapas de los contenedores. Un equipo de científicos demuestra por primera vez que esta compleja habilidad la han copiado observándose las unas a las otras.