Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las arañas sufren el impacto del ser humano

Investigadores de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC) se cuestionan en un estudio publicado en Biological Conservation si las arañas son más tolerantes a los impactos del ser humano. La respuesta es que no: estos arácnidos sufren las consecuencias de la transformación del paisaje como cualquier otro animal.

Tarántula (Lycosa tarantula) de Doñana. Imagen: Samuel Prieto-Benítez.

“La abundancia y el número de especies de arañas se ven negativamente afectados por muchos usos humanos del terreno como la fragmentación del hábitat, los fuegos y los pesticidas”, confirman a SINC Samuel Prieto-Benítez y Marcos Méndez, investigadores en el Área de Biodiversidad y Conservación de la URJC.

Ante la “escasa presencia” de arañas amenazadas en las Listas Rojas –muy en boga en estos momentos–, los investigadores trataron de entender si las arañas están exentas de los riesgos producidos por la acción del hombre a través de un meta-análisis con un total de 173 referencias científicas publicadas desde 1980 y que aportan datos más generalizables.

“La técnica empleada ha permitido combinar de manera rigurosa los resultados de muchos estudios. Es de uso habitual en medicina para llegar a conclusiones generales sobre el efecto de fármacos a partir de numerosos ensayos de cobertura más limitada”, señalan Prieto-Benítez y Méndez quienes han estudiado el impacto humano en tres ecosistemas: sistemas agrícolas, pastizales y bosques.

Distribución de las arañas en peligro según el Atlas Amenazados de Invertebrados de España.

Hasta ahora, menos del 20% de los estudios indicaban efectos negativos del impacto humano en los arácnidos. El estudio, que se ha publicado en Biological Conservation, demuestra ahora efectos dañinos “evidentes” en la riqueza de arañas por los usos del suelo en los sistemas agrícolas y pastizales. “En los bosques no fue tan claro”, apunta el trabajo.

Amenazas in crescendo

En los ecosistemas agrícolas y pastizales de todo el mundo, los incendios, el pastar por ovejas y los cultivos convencionales tienen un efecto perjudicial en la fauna de arácnidos porque provocan cambios extremos en la estructura de la vegetación. La riqueza de las arañas se ve afectada en los bosques por la fragmentación del hábitat.

Los insecticidas también afectan de forma negativa a la diversidad de arañas de los ecosistemas agrícolas y pastizales. Los investigadores confirman en el estudio que la agricultura orgánica beneficia más a la abundancia de los arácnidos que la agricultura convencional, pero sus efectos dependen de la complejidad del paisaje.

La investigación propone algunas soluciones para la conservación de las arañas. La reducción de las alteraciones mecánicas como segar, arar y pastar aumentaría la diversidad de arañas en los ecosistemas agrícolas y los pastizales. Además, el uso de insecticidas debería estar más controlado como en la agricultura ecológica, y la fragmentación del hábitat debería evitarse.

Según los autores, aunque “no gozan de excesiva simpatía popular”, las arañas son un grupo animal importante para los humanos porque les libran de gran cantidad de insectos plaga en los cultivos y son depredadores “muy relevantes” para el funcionamiento de los sistemas naturales.

-----------------------------------

Referencia bibliográfica:

Prieto-Benítez, Samuel; Méndez, Marcos. “Effects of land management on the abundance and richness of spiders (Araneae): A meta-analysis” Biological Conservation 144(2): 683-691, febrero de 2011. DOI:10.1016/j.biocon.2010.11.024

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La contaminación oceánica por microplásticos podría ser superior a la estimada

Las aguas superficiales del mar Mediterráneo contienen decenas de miles de microplásticos por km2. La cantidad aumenta en realidad a medida que disminuye su tamaño. Un nuevo trabajo alerta de que los métodos científicos empleados hasta ahora en el estudio de la contaminación por estos compuestos no muestran la imagen completa, por lo que este problema ambiental podría ser más grave de lo que se pensaba. 

¿El consumo de carne realmente nos hizo humanos?

Las evidencias paleoantropológicas halladas hasta ahora sobre el Homo erectus, que apareció hace unos dos millones de años, sugerían que la dieta carnívora había moldeado nuestra evolución e impulsado cambios en el comportamiento y los rasgos anatómicos humanos, como un mayor cerebro. Un equipo de científicos rebate ahora esta hipótesis, a la que asocian a un muestreo intensivo de fósiles en un periodo y yacimiento determinados.