Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las ‘cañerías’ de los árboles influyen en su resistencia al cambio climático

Un trabajo internacional con participación del IPE-CSIC concluye que los árboles más grandes y altos son más vulnerables a la sequía porque forman conductos más anchos. Hasta ahora, esta mortalidad selectiva, que se produce a nivel global, se asociaba a adaptaciones al clima.

Vaso de un roble. / IPE-CSIC

En bosques de todo el mundo, los árboles más grandes y de mayor altura están muriendo como consecuencia del cambio climático, pero hasta ahora se desconocía por qué son más vulnerables a la sequía y las altas temperaturas.

Un equipo internacional con participación de investigadores del Instituto Pirenaico de Ecología, centro perteneciente al Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), ha descubierto que una de las claves está relacionada con el diámetro de los conductos que forman. Los detalles del trabajo aparecen publicados en el último número de la revista PNAS.

“Nuestra investigación demuestra que este fenómeno es común a todas las regiones y en todos los bosques”, explica Antonio Gazol

Los árboles transportan agua y nutrientes desde las raíces hasta las hojas a través de un complejo sistema de conductos, las cañerías del árbol, en el que destacan los vasos del xilema. En el caso de las plantas más grandes y de mayor altura, estos vasos tienen el diámetro más ancho para mantener la eficiencia en el transporte del agua y los nutrientes.

“Hemos descubierto que plantas más grandes producen vasos o conductos de diámetro más ancho que permiten mantener la eficiencia en el transporte de agua y nutrientes. Sin embargo, los conductos más anchos son más vulnerables a la formación de embolias como consecuencia de la sequía y, si son intensas, pueden secar hojas y ramas matando a todo el árbol”, explica el investigador del CSIC Jesús Julio Camarero, del Instituto Pirenaico de Ecología.

Hasta ahora, tanto el tamaño de los vasos como la mortalidad se relacionaban principalmente con adaptaciones al clima. “Nuestra investigación demuestra que este fenómeno es común a todas las regiones y en todos los bosques puede haber mortalidad por la sequía en árboles altos que formen vasos grandes”, sostiene el investigador del CSIC Antonio Gazol, otro de los autores del trabajo.

Mortalidad “preocupante”

El estudio -liderado por el Instituto de Biología de la Universidad Autónoma de México (Ciudad de México) y en el que han participado científicos de 14 instituciones de Australia, Brasil, Chile, Ecuador, España, Estados Unidos, Italia, México y Nueva Caledonia- se ha llevado a cabo con 537 especies de árboles y arbustos de distintas zonas climáticas.

La pérdida de los árboles más altos afecta desproporcionadamente al funcionamiento de los bosques en relación al cambio climático

Los científicos del Instituto Pirenaico de Ecología del CSIC, el único grupo español que ha participado, han aportado muestras y datos de árboles y arbustos procedentes de zonas templadas (Bertiz, en Navarra) y de alta montaña (Panticosa, en Huesca).

Según los investigadores, la mortalidad de los árboles más altos es “especialmente preocupante” porque son ejemplares monumentales y emblemáticos que acumulan y retienen mucha cantidad de carbono procedente de la atmósfera. Por lo tanto, la pérdida de los árboles más altos “afecta desproporcionadamente al funcionamiento de los bosques en relación al cambio climático”.

Los hallazgos publicados en PNAS ofrecen una base necesaria para predecir y prevenir daños a los bosques ante los climas cada vez más cálidos y secos, que supondrán un nuevo reto para muchos árboles y bosques.

Referencia bibliográfica:

Olson, Mark E. et al.: “Plant height and hydraulic vulnerability to drought and cold”. PNAS, julio de 2018. DOI: 10.1073/pnas.1721728115

Fuente: IPE-CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una ballena puede consumir más de tres millones de microplásticos cada día

Aunque se ha detectado la presencia de microplásticos en todos los ecosistemas marinos, calcular la cantidad a la que se exponen grandes mamíferos como las ballenas, protagonistas del #Cienciaalobestia, no es tarea fácil. Un nuevo estudio ha estimado a través de sus heces el número de compuestos de los que se alimentan: 21 microfragmentos de plástico por cada seis gramos de excremento.

La tranquila vida del elefante enano de Sicilia, secreto de su longevidad

Un estudio con participación española ha concluido que este animal prehistórico, al vivir en un ecosistema insular, poseía unas características muy distintas a las de sus parientes continentales: crecía a un ritmo muy lento, alcanzaba la madurez sexual alrededor de los 15 años y tenía una esperanza de vida larga, de al menos 68 años.