Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El estudio se publica hoy en ‘Nature’

Las corrientes marinas del sur de África, claves para estabilizar el clima en Europa

Un equipo internacional de científicos, con participación española, ha estudiado el efecto del aporte de aguas saladas de la corriente de Agulhas (Sudáfrica) al Atlántico en condiciones de calentamiento global. El trabajo analiza de qué forma ese flujo puede compensar el descenso de la salinidad en el Atlántico Norte y estabilizar el clima europeo.

El buque oceanográfico alemán Meteor sale del puerto de Ciudad de Cabo para investigar la Corriente de Agulhas. Imagen: Rainer Zahn.

La corriente del Golfo (situada en el Golfo de México) siempre ha llamado la atención a oceanógrafos y climatólogos. Este flujo transporta enormes cantidades de aguas cálidas tropicales al Atlántico Norte y aporta a Europa su clima habitable.

Sin embargo, también son importantes otras corrientes en relación a los futuros sistemas de corrientes en el Atlántico Norte. Así lo revela una investigación publicada hoy en Nature. Los expertos describen un enfoque alternativo y subrayan la importancia de un flujo de agua del Océano Índico hacia el Atlántico Sur (alrededor del extremo sur de África), la denominada corriente de Agulhas.

Este flujo, localizado en el suroeste del Océano Índico, transporta aguas de elevada salinidad al extremo sur de África, donde parte de ellas escapan al Atlántico Sur, lo que contribuye a la fortaleza de la circulación global en este océano.

El trabajo, en el que ha participado Rainer Zahn, profesor del departamento de Física de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) e investigador del Instituto de Ciencia y Tecnología Ambientales (ICTA), describe cómo ese aporte de aguas saladas procedentes del Océano Índico puede compensar la disminución de salinidad en el Atlántico Norte y, por tanto, estabilizar la corriente del Golfo y el clima en Europa.

Combinación de temperatura y salinidad

Para demostrar la dinámica de la corriente de Agulhas, su sensibilidad al cambio climático y la manera en la que transmite sus señales al Atlántico Norte, los investigadores señalan que se necesita la combinación de estudios a largo plazo de cambios en la temperatura y salinidad de la corriente.

Es también necesario analizar la respuesta del flujo a cambios climáticos en el pasado y crear modelos de simulación por ordenador de mayor detalle. El artículo revisa los conocimientos actuales y enumera los pasos a seguir con el objetivo de evaluar con mayor detalle los procesos involucrados en este sistema de corrientes. Estos se han simulado mediante modelos climáticos computacionales

Los autores del artículo son miembros de un consorcio de científicos marinos procedentes de EE UU, Alemania, Holanda, Reino Unido y España que colaboran para estudiar las implicaciones de la Corriente de Agulhas en el clima regional y mundial.

----------------------------------

Referencia bibliográfica:

Lisa M. Beal, Wilhelmus P. M. De Ruijter, Arne Biastoch, Rainer Zahn and the members of SCOR/WCRP/IAPSO Working Group 136. "On the role of the Agulhas system in ocean circulation and climate". Nature, 28 de abril de 2011. DOI:10.1038/nature09983.

Fuente: UAB // ICTA
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Una roca procedente de un asteroide genera una gran bola de fuego sobre Madrid
SINC

En la madrugada de este jueves ha cruzado a 126.000 km/h un bólido sobre los cielos de la Comunidad de Madrid, aunque el fenómeno ha sido visible desde otros puntos de España. La roca se volvió incandescente por el rozamiento con el aire a unos 84 km de altura y finalmente se extinguió a 21 km encima del distrito de Puente de Vallecas.

El estudio es portada de la revista ‘Nature’
Así nace un rayo azul y asciende por la estratosfera

Astrofísicos de la Universidad de Valencia y otros centros europeos han detectado, por primera vez en la historia, un jet o chorro azul desde el primer microsegundo de su génesis hasta su propagación por encima de las nubes. El descubrimiento, realizado desde la Estación Espacial Internacional, puede ayudar a los estudios sobre el circuito eléctrico global de la atmósfera y el calentamiento de sus capas altas.