Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las emisiones de CO2 en España han aumentado más del 39% desde 1990

A pesar de que las emisiones de gases de efecto invernadero de 2008 disminuyeran un 7,7% respecto a las de 2007, con 405.048 kilotoneladas de CO2 equivalentes, las emisiones han crecido un 39,8% desde 1990. Así lo demuestra el Inventario Nacional de Emisiones de Contaminantes Atmosféricos 1990-2008, que la Secretaría de Estado de Cambio Climático del Ministerio de Medio Ambiente, Medio Rural y Marino (MARM) ha remitido a la Comisión Europea.

Emisiones de CO2. Foto: Ian Britton.

Además del inventario de emisiones del periodo de 1990 a 2008, el MARM ha presentado las Proyecciones con horizonte 2020 de los inventarios correspondientes a la serie 1990-2007. Este documento remitido a la Comisión Europea y a las secretarías de los Convenios Internacionales junto al inventario estima que España se situaría en un 34,45% sobre el año base del Protocolo de Kioto en la media del quinquenio 2008-2012.

Las proyecciones nacionales de emisión se elaboraron a partir de la actualización más reciente de las planificaciones sectoriales y el escenario macroeconómico asociado a las mismas. El informe de proyecciones establece tres escenarios distintos: el tendencial (sin medidas), el escenario base (con medidas), y el escenario objetivo (con medidas adicionales). Este último escenario apunta a unas emisiones de gases de efecto invernadero medias en el quinquenio de 390.295 kilotoneladas de CO2 equivalente.

Además de las emisiones de gases de efecto invernadero, el informe recoge también proyecciones de emisión de los gases contaminantes incluidos en la Directiva de Techos Nacionales de Emisión: óxido de nitrógeno (NOx), óxido de azufre (SO2), amoníaco (NH3), y componentes orgánicos volátiles no metano (COVNM).

Descenso del uso de combustibles fósiles

Las emisiones de CO2 en España que han pasado de 438.677 kilotoneladas en 2007 a 405.048 kilotoneladas de CO2 equivalente en 2008 deben su reducción a un crecimiento económico del PIB del 0,9%.

Según explica el MARM, el descenso de las emisiones se debe sobre todo a una mejora de la intensidad energética y a un cambio en el “mix” de producción de energía. El incremento de las renovables y la disminución del uso del carbón debido a los precios relativos de los combustibles fósiles y el precio de la tonelada de CO2 en los mercados internacionales son las causas principales.

El inventario también refleja una disminución de las emisiones por un menor uso de combustibles en el sector transporte y en determinadas actividades industriales como la fabricación de cemento. El MARM señala además mejoras metodológicas en el cálculo de factores de emisión del sector transporte, motores estacionarios y uso de colas en el cálculo de emisiones.

------------------------

Más información:

Sistema Español de Inventario

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los neandertales capturaban aves en las cuevas para su consumo

El uso de antorchas y una buena visión nocturna permitió a los neandertales cazar en cuevas unas aves esquivas durante el día y de plumaje negro, conocidas como chovas. Según un nuevo estudio, el hábito de consumirlas por parte de estos homininos fue extenso y frecuente. 

Los primeros habitantes del continente europeo buscaban zonas con mucha vegetación para sobrevivir

Una investigación internacional, en la que participa la Universidad de Granada, ha obtenido nuevos datos sobre los humanos de la cuenca de Guadix-Baza durante la prehistoria. El trabajo revela que nuestros antepasados solo pudieron habitar en esta zona cuando los ecosistemas mediterráneos proporcionaron un extra de productividad.