Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las especies marinas podrían migrar al fondo para mantener la temperatura actual

Un equipo con participación del CSIC ha calculado que los organismos marinos deberían migrar hasta 18,7 metros hacia el fondo en un escenario de emisiones moderadas y 32,3 en uno de altas para mantener la temperatura actual.

Especies poco profundas experimentarán una compresión vertical de su hábitat a medida que aumenten las temperaturas. / Teresa Alcoverro

Los organismos marinos podrían migrar a mayores profundidades, en busca de ambientes más fríos, así como hacia los polos en respuesta al cambio climático. Esta es una de las principales conclusiones de un estudio liderado por científicos del Instituto Español de Oceanografía, con participación de investigadores del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y de la Universidad KAUST (Arabia Saudí), que aparece publicado en la revista Nature Ecology & Evolution.

“Es probable que las especies marinas opten por una solución combinada entre la adaptación térmica, la migración horizontal y la vertical”

Los científicos han calculado la migración vertical que requerirían desplazarse las especies marinas a través de los océanos globales hasta el año 2100 para vivir a la misma temperatura que actualmente. Gabriel Jordà, primer autor del trabajo e investigador del Instituto Español de Oceanografía, destaca que “encontramos variaciones considerables a lo largo del planeta pero, en promedio, las especies deberían migrar hacia el fondo 18,7 metros bajo un escenario de emisiones moderadas y 32,3 bajo uno de altas emisiones”.

Efectos sobre las especies poco profundas

Sin embargo, la temperatura no es el único determinante del hábitat de los organismos marinos. “A las aguas más profundas no llega suficiente luz para algunas especies y la presencia del fondo establece una frontera última en algunos lugares. Teniendo esto en cuenta, en este estudio mostramos que, tanto el fitoplancton como las especies poco profundas que habitan en el fondo que necesitan luz para vivir, como los corales, kelps (un tipo de alga) y las praderas marinas, experimentarán una compresión vertical de su hábitat a medida que aumenten las temperaturas”, explica la investigadora del CSIC Núria Marbà, del Instituto Mediterráneo de Estudios Avanzados.

“El estudio señala que es probable que las distintas especies marinas opten por una solución combinada entre la adaptación térmica, la migración horizontal y la vertical, lo que además variaría entre especies y dependiendo de dónde estuviesen ubicadas”, concluye Carlos M. Duarte, profesor de la Universidad KAUST.

Referencia bibliográfica:

Gabriel Jorda et al. “Ocean warming compresses the 3D habitat of marine life”. Nature Ecology & Evolution. DOI: 10.1038/s41559-019-1058-0

Fuente:
CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Por qué unos peces se levantan más temprano que otros

El proyecto CLOCKS, iniciado el pasado 1 de junio, estudiará, por primera vez, el comportamiento circadiano a lo largo de la vida de los peces marinos, desde larvas hasta adultos, y su aplicación para las personas. La información pionera recogida en este trabajo permitirá entender sus ritmos biológicos y sus consecuencias a la hora de responder a presiones antrópicas como la pesca, el cambio climático o la contaminación.

Alt de la imagen
La edad y el sexo influyen en los patrones migratorios del colibrí rufo

Esta pequeña ave, protagonista del #Cienciaalobestia, recorre cada año 80 millones de veces su propio cuerpo para atravesar América del Norte. Ahora, un equipo de científicos ha descubierto diferencias para cubrir esta ruta entre machos y hembras, y adultos y juveniles de esta especie, cuyos ejemplares sufren cada año un declive del 2 %.