Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las estrellas se distribuyen en los cúmulos antes de brillar

El análisis de la nebulosa de la Pipa, una región de formación estelar muy temprana, ha permitido confirmar que la densidad de los núcleos preestelares determina la geometría que tendrán luego los cúmulos de estrellas, que se segregan en el espacio según su masa. Investigadores del Instituto de Astrofísica de Andalucía lideran este estudio internacional.

Nebulosa de la Pipa. / Yuri Beletsky (Las Campanas Observatory, Carnegie Institution for Science)

Las estrellas y las agrupaciones que forman, como los cúmulos y galaxias, son el principal motor de casi todos los procesos que estudia la astrofísica. Sin embargo, la formación de las estrellas aún se considera un problema abierto, especialmente en lo que se refiere a las condiciones iniciales que llevan a una gran nube de gas a desgajarse en los fragmentos o núcleos preestelares que formarán estrellas.

Ahora un trabajo encabezado por el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC), en colaboración con el Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México, ha contribuido a reducir el problema, al hallar que la distribución de las estrellas en un cúmulo viene dictada por la densidad de esos núcleos primigenios.

Se ha comprobado que la distribución de las estrellas en un cúmulo viene dictada por la densidad de los núcleos estelares primigenios

"Los astrónomos manejamos ciertas constantes que predominan en la formación de estrellas –señala Emilio J. Alfaro, investigador del IAA que encabeza el estudio–. Por ejemplo, el número de estrellas por intervalo de masa en un cúmulo sigue una función muy bien definida, que no parece variar incluso entre galaxias cercanas; también vemos que las estrellas más masivas están concentradas en el centro de los cúmulos muy jóvenes, y más cerca unas de otras que las estrellas de menor masa, lo que llamamos segregación espacial por masa".

Pero, ¿cómo y cuándo se genera esta geometría de la formación estelar? El proceso de formación de las estrellas comienza con el colapso gravitatorio de una nube de gas fría y masiva. La materia en el interior de la nube no se distribuye uniformemente, sino que forma estructuras similares y transitorias (algo parecido a las nubes de vapor de agua de nuestra atmósfera), representativas de un equilibrio de fuerzas en el gas.

Cuando se rompe el equilibrio, las zonas más densas y masivas de la nube comienzan a contraerse, acumulando materia de los alrededores y dando lugar a los núcleos preestelares. Si en estos núcleos la gravedad vence a la presión del gas, pronto estaremos observando protoestrellas, que comenzarán a generar reacciones nucleares en su interior y a evolucionar hacia la fase de estrella adulta. Una vez que las estrellas han nacido, la gravedad gobierna la evolución dinámica y la distribución espacial de las estrellas.

La nebulosa de la Pipa responde

"Conocido el escenario general, surgen varias preguntas: ¿cuándo tiene lugar la segregación espacial? ¿está asociada a la evolución dinámica de las estrellas recién formadas o, por el contrario, tiene un carácter primigenio asociado a la distribución inicial de los núcleos densos?", apunta Alfaro.

Para abordar estas cuestiones, los investigadores analizaron la distribución en el espacio de los picos de densidad de la Pipa, una nube de gas que presenta varios núcleos preestelares y que constituye un laboratorio cósmico ideal para estudiar las condiciones iniciales de la formación estelar.

Los resultados, que se publican en Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, demuestran que los núcleos de la Pipa están segregados no solo por masa sino, de forma más concluyente, por su densidad interna. "Este resultado pone de manifiesto el carácter primordial de la segregación espacial y apunta por primera vez a la densidad de los núcleos como la principal variable física que dibuja el mapa inicial de la formación estelar", concluye Alfaro.

Referencia bibliográfica:

E. J. Alfaro, C. G. Román-Zúñiga. "Primordial mass and density segregation in a young molecular cloud". Monthly Notices of the Royal Astronomical Society, 2018. DOI: https://doi.org/10.1093/mnras/sly075

Fuente: Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC)
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
La migración de un exoplaneta deja una huella química en su atmósfera

Observaciones del planeta HD 209458b realizadas desde el Telescopio Nazionale Galileo en Canarias han permitido descubrir agua, monóxido de carbono, cianuro de hidrógeno, metano, amoniaco y acetileno en su atmósfera, por lo que es más rica en carbono que en oxígeno. Según los modelos, esto indica que ese lejano mundo se ha ido acercando a su estrella.

Descubierta una nueva estructura en la Vía Láctea: el espolón de Cefeo

Investigadores del Centro de Astrobiología han trazado el mapa más detallado hasta la fecha de estrellas masivas azules de nuestra vecindad solar y el de los brazos espirales de nuestra galaxia. Al hacerlo han encontrado algo inesperado: una estructura desconocida que conecta el brazo espiral de Orión, donde nos encontramos, con el de Perseo.