Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las langostas modifican dos tercios de sus genes cuando forman plagas

Investigadores de la Universidad de Granada han descubierto que las langostas del desierto, que provocan plagas devastadoras en África y parte de Asia, modifican la expresión de casi dos tercios de sus genes cuando pasan de su estado normal al de plaga. El hallazgo supone un primer paso hacia un posible futuro desarrollo de tratamientos menos dañinos al medio ambiente y a la salud humana que los pesticidas.

Langosta del desierto. / Pixabay

La amenaza de las plagas de langostas es omnipresente en grandes regiones del mundo. El impacto es especialmente fuerte en África y Asia, pero otras regiones de Europa, América o Australia también sufren las consecuencias de las plagas de distintas especies de ortópteros.

Científicos de la Universidad de Granada (UGR) han descubierto ahora que las langostas del desierto (Schistocerca gregaria), ortópteros causantes de devastadoras plagas en África y parte de Asia, modifican la expresión de casi dos tercios de sus genes cuando pasan de su estado normal al estado plaga.

Los investigadores, pertenecientes al departamento de Genética de la UGR, compararon todos los genes que se expresan en el sistema nervioso de las langostas en su estado plaga con los que se expresan en el estado no plaga.

Así, han revelado que este fenómeno, altamente relacionado con el estrés, afecta a casi 20.000 genes (casi dos tercios del total de genes de las células del organismo). Asimismo, los investigadores infirieron y reconstruyeron la cascada de interacciones entre esos genes y la asociaron a la cascada de eventos fisiológicos, de comportamiento y poblacionales que experimentan esos insectos al pasar a formar plagas.

Este trabajo, publicado en la revista Scientific Reports por el profesor Mohammed Bakkali y su estudiante de Doctorado Rubén Martín Blázquez, supone un primer paso en los esfuerzos encaminados hacia un posible futuro desarrollo de tratamientos menos dañinos al medio ambiente y a la salud humana que los pesticidas gracias a la identificación de una lista de genes con clara asociación con el fenómeno de las plagas.

Los resultados permitirán determinar cuáles de esos genes podrían servir para luchar contra la langosta del desierto y cuáles contra plagas de ortópteros en general

Con los resultados obtenidos, “el objetivo y trabajos a seguir deberían determinar cuáles de esos genes podrían servir para luchar contra la especie objeto de su estudio y cuáles podrían servir para luchar contra plagas de ortópteros en general”, explica Bakkali.

Una amenaza global

“El fenómeno de las plagas de langostas no solo causa pérdidas multimillonarias, sino que genera hambrunas, acaba con rebaños, desequilibra ecosistemas, y su tratamiento con pesticidas afecta al medio ambiente y a la salud humana”, destaca el investigador de la UGR, quien recuerda que estos ortópteros fueron los responsables de la octava plaga bíblica.

El trabajo es, por lo tanto, un gran avance en la correspondiente línea de investigación. Bakkali explica que, tras haber obtenido estos resultados, su línea de investigación debería pasar ahora a la fase de la comprobación funcional de genes individuales antes de culminar en la exploración del potencial aplicable de sus descubrimientos.

El investigador de la UGR resalta el paralelismo observado en langostas entre el aumento del tamaño de la población, el aumento de la actividad y del estrés y el aumento de la expresión de genes, y se pregunta si, por curiosidad, “el estrés y la vida en altas densidades (grandes urbes) podría tener efectos de similar magnitud sobre la expresión de genes en humanos”.

Referencia bibliográfica:

M. Bakkali & R. Martín-Blázquez. "RNA-Seq reveals large quantitative differences between the transcriptomes of outbreak and non-outbreak locusts" Scientific Reports 8(9207) 2018

Fuente: Universidad de Granada
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La mutación genética que hace pequeños a los perros ya existía en los lobos

Las razas como los chihuahuas o los pomerania tienen un tamaño reducido que hasta ahora se pensaba que era resultado de su domesticación humana. Sin embargo, un nuevo estudio revela que cánidos de hace más de 50.000 años ya tenían en su ADN esta regulación de talla.

La contaminación oceánica por microplásticos podría ser superior a la estimada

Las aguas superficiales del mar Mediterráneo contienen decenas de miles de microplásticos por km2. La cantidad aumenta en realidad a medida que disminuye su tamaño. Un nuevo trabajo alerta de que los métodos científicos empleados hasta ahora en el estudio de la contaminación por estos compuestos no muestran la imagen completa, por lo que este problema ambiental podría ser más grave de lo que se pensaba.