Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las personas bilingües tardan más en desarrollar demencia

Un equipo de investigadores indios y británicos ha llevado a cabo un estudio con 648 pacientes de India que demuestra que las personas que hablan dos idiomas tardan unos cuatro años y medio más en desarrollar demencia que los monolingües. Además, el trabajo es el primero en mostrar estos beneficios en personas analfabetas.

El bilingüismo no solo siginifica una gran riqueza cultural, sino que también representa un beneficio para la salud pública. / Tobias Mikkelsen

Investigadores de varias instituciones de India y Reino Unido han descubierto que saber dos idiomas tiene efectos positivos directos en la salud mental. Los resultados del estudio, que ha incluido a 648 pacientes indios, han revelado que en promedio los individuos bilingües desarrollaban demencia cuatro años y medio más tarde que los monolingües.

El trabajo, publicado esta semana en la revista Neurology, es el primero, además, en demostrar en personas analfabetas –148 de los pacientes– los beneficios en el cerebro de hablar dos lenguas, lo que, según los expertos, permite descartar la influencia del nivel educativo del individuo. El trabajo no encontró ningún efecto extra al incrementar el número de idiomas.

Del conjunto de pacientes estudiados, con una edad media de 66 años, “la mitad era monolingüe y la otra mitad bilingüe”, indica a SINC Thomas H. Bak, uno de los autores e investigador de la Universidad de Edimburgo.

“El bilingüismo no solo siginifica una gran riqueza cultural, sino que también representa un beneficio para la salud pública”

Entre ellos, 240 tenían alzhéimer, 189 demencia vascular, 116 demencia frontotemporal y el resto diferentes formas mixtas de la enfermedad. “Todos fueron evaluados en un centro especializado para determinar la edad a la que presentaron los primeros síntomas”, señala Bak, “los pacientes bilingües habían desarrollado la dolencia entre cuatro y cinco años más tarde”.

Los científicos han descartado que otros factores como el género, la edad, la profesión y la procedencia interfieran en el momento de aparición de las primeras manifestaciones.

Entrenamiento cerebral

“Creemos que hablar más de un idioma produce un desarrollo más intenso de las áreas del cerebro encargadas de las funciones de ejecución y atención, lo que ayudaría a prevenir estas enfermedades”, explica Suvarna Alladi, otro de los autores y miembro del Instituto Nizam de Ciencias Médicas de Hyderabad (India).

El entrenamiento mental que requiere esta habilidad supone un ejercicio intenso para el cerebro. “La persona tiene que activar constantemente de manera selectiva sonidos, palabras, conceptos y normas sociales de las diferentes lenguas”, recalca Bak.

“La persona que habla dos idiomas tiene que activar constantemente de manera selectiva sonidos, palabras y conceptos de las diferentes lenguas”

“Nuestros resultados ponen de manifiesto la protección que ejerce el bilingüismo frente a la demencia en una población muy variada y diferente de la que se ha estudiado hasta ahora, tanto en términos culturales y étnicos, como en patrones de uso del lenguaje”, expone el investigador indio.

El científico de la Universidad de Edimburgo coincide con Alladi, “el bilingüismo no solo significa una gran riqueza cultural, sino también una ventaja para la salud pública”. Además, destaca la importancia de llevar a cabo este tipo de estudios en España ya que “es el país multilingüe más importante de Europa y tiene centros importantes destinados a la investigación en este ámbito”, destaca.

Desde la infancia

“Entre los especialistas hay pocas dudas de que los niños pueden aprender dos o tres lenguas con facilidad y que eso es bueno para su desarrollo cognitivo”, subraya Bak.

Por esta razón, Thomas H. Bak, de nacionalidad polaca, cree que si existe la posibilidad de enseñar dos idiomas en la infancia “vale la pena hacerlo”. “Yo intento enseñar a mi hija de 11 meses hasta tres: español, polaco e inglés”, comenta.

Lo que los expertos aún no tienen claro es si aprender varias lenguas después de la adolescencia tiene el mismo efecto. “Hay algunos trabajos que sugieren que sí, pero necesitamos investigar más”, concluye Bak.

Referencia bibliográfica:

Suvarna Alladi, Thomas H. Bak, Vasanta Duggirala, Bapiraju Surampudi, Mekala Shailaja, Anuj Kumar Shukla, Jaydip Ray Chaudhuri, Subhash Kaul. “Bilingualism delays age at onset of dementia, independent of education and immigration status”. Neurology, 6 de noviembre de 2013.

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Más casos y muertes por malaria en 2020 como consecuencia de la covid-19

Un nuevo informe de la Organización Mundial de la Salud revela que las interrupciones en la provisión de prevención, diagnóstico y tratamiento del paludismo durante la pandemia ha hecho mella en la lucha mundial contra esta enfermedad. De los 11 países con mayor incidencia del mundo, solo India registró avances contra la malaria. El resto, todos ellos en África, comunicó un aumento de casos y fallecimientos. 

Por qué la vacunación no está llegando a África y qué se puede hacer para cambiarlo

“La equidad en la distribución de las vacunas no es cuestión de caridad; beneficia a todos los países”, dijo Tedros Adhanom, director de la Organización Mundial de la Salud. Sin embargo, sus datos hablan de un reparto muy desigual: más del 80 % de las vacunas han ido a países del G20, mientras que los países pobres, africanos en su mayoría, han recibido solo el 0,6 %. Tres expertos españoles analizan qué ha fallado.