Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
El 83% de los ancianos no usa los zapatos correctos

Las personas mayores que eligen mal el calzado empeoran su calidad de vida

Con la edad, las personas experimentan cambios en la morfología del pie. Si el número del calzado no se adapta a estas trasformaciones, los mayores –que eligen con frecuencia los zapatos de forma incorrecta– sufren, entre otros síntomas, angustia, apatía, pérdida de equilibrio y caídas, según un estudio de la Universidad de A Coruña.

La mayoría de los ancianos no escoge bien el calzado y esto repercute en su salud general. / Derek Mindler

Un equipo de investigación liderado por la Universidad de A Coruña realizó en 2015 un estudio con personas de la tercera edad, con una media de 80 años. En él analizaban si los cambios que se producen en la morfología del pie en esta población y su tolerancia al dolor provocaban que usaran un calzado inadecuado. Los expertos confirmaron que la mayoría (83%) no utilizaba el número correcto y que, en ocasiones, requerían utilizar uno diferente para cada pie.

En esta etapa de la vida se producen cambios en la morfología del pie relacionados con el incremento de su anchura y longitud

“En esta etapa de la vida se producen cambios en la morfología del pie relacionados con el incremento de su anchura y longitud, y también con la tolerancia al dolor, la pérdida de masa muscular y tejido adiposo en los pies”, explica a Sinc Daniel López López, científico de la Universidad de A Coruña.

Ahora, un nuevo trabajo, capitaneado por López y publicado en la Revista da Associação Médica Brasileira, analiza por primera vez las consecuencias de esta mala elección del calzado en la salud de los mayores.

“El estilo de vida a estas edades provoca que se utilice un calzado nocivo. Este hecho, unido a la aparición de enfermedades crónicas –como obesidad, alteraciones vasculares, diabetes o artritis reumatoide–, produce un incremento preocupante (entre un 71 y un 87%) de problemas en los pies de las personas mayores. Esto supone solicitar con más frecuencia atención médica y podológica, ya que afecta a su capacidad funcional y calidad de vida”, asegura el científico.

Menos independencia y bienestar

Los participantes en esta investigación fueron voluntarios de la Clínica Universitaria de Podología de la Universidad de A Coruña, con una media de 75 años. Los resultados demuestran que las personas mayores que se calzan de manera incorrecta poseen peor calidad de vida en todas las dimensiones relacionadas con el dolor, función del pie, calzado, salud del pie, salud general, actividad física, capacidad social y vitalidad.

Los trastornos más habituales son la aparición de deformidades en los huesos del pie, juanetes, alteraciones en la uñas y pies planos

Los trastornos más habituales son la aparición de deformidades en los huesos del pie, juanetes, alteraciones en la uñas, queratosis plantares y pies planos.

“Esto conduce a la cronicidad del dolor, infecciones, limitación de la movilidad al caminar, angustia, apatía, perturbación social, cambios en la distribución de las presiones en los pies –relacionadas con pérdida de equilibrio y caídas–. Todo ello perjudica la salud, la independencia y el bienestar”, asegura López.

El experto aconseja que este estrato de población utilice zapatos de horma ancha, con un sistema de ajustes con correas o velcros, suelas de goma para evitar resbalones y caídas y, que a su vez, pueda reducirse el impacto en las articulaciones y la presión al caminar.

“La visita regular y el control periódico por parte del podólogo ayuda a prevenir, controlar y atenuar la aparición de alteraciones y deformidades de los pies, mejora la autonomía y, en definitiva, la calidad de vida de las personas”, concluye López.

Referencia bibliográfica:

Daniel López-López, Yésica Expósito-Casabella, Marta Losa-Iglesias, Ricardo Becerro de Bengoa-Vallejo, Jesús Luis Saleta-Canosa, Francisco Alonso-Tajes. “Impact of shoe size in a sample of elderly individuals” Revista da Associação Médica Brasileira 2016; 62(8):788-793

López López D, Losa Iglesias ME, Becerro de Bengoa Vallejo R, Palomo López P, Morales Ponce Á, Soriano Medrano A, Alonso Tajes F. "Optimal choice of footwear in the elderly population" Geriatr Nurs. 36(6):458-61. doi: 10.1016/j.gerinurse.2015.07.003

Fuente: SINC
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
Así afecta el consumo infantil de alimentos ultraprocesados a su salud a largo plazo

Un nuevo estudio, que analiza la evolución entre los 7 y los 24 años de más de 9.000 niñas y niños británicos, muestra una relación entre la ingesta de alimentos industriales en los primeros años de vida y la obesidad en la juventud.

La vida tras la vacunación contra la covid-19
Antoni Trilla

Si todo va bien, este verano nos podríamos quitar la mascarilla en exteriores bajo determinadas circunstancias. Pero, para ello, es importante alcanzar cifras de vacunación del 70% de la población e incidencias bajas del virus, inferiores a los 50 casos por 100.000 habitantes.