Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Ciencias de la Tierra y del Espacio
Los resultados se publican en la revista ‘Nature’

Las plantas que habitan a poca altitud no aguantan el ritmo del calentamiento global

El aumento de la temperatura del planeta ha puesto el listón demasiado alto a las plantas que habitan a altitudes más bajas. Para alcanzar hábitats donde el clima les favorezca necesitarían desplazarse más de 35 kilómetros, algo casi imposible de conseguir por migración natural.

Las plantas que habitan a poca altitud no aguantan el ritmo del calentamiento global
Las plantas que habitan a poca altitud no aguantan el ritmo del calentamiento global. Foto: J.C. Gegout

El aumento de la temperatura del planeta ha puesto el listón demasiado alto a las plantas que habitan a altitudes más bajas. Para alcanzar hábitats donde el clima les favorezca necesitarían desplazarse más de 35 kilómetros, algo casi imposible de conseguir por migración natural.

Aunque siempre se pensó que las especies vegetales que ocupan zonas de montaña eran las más perjudicadas por el calentamiento global, un estudio francés ha comprobado que es justo al revés. Son las comunidades herbáceas situadas a menos altitud las que se quedan atrás en la adaptación al cambio climático y son, por ello, más vulnerables, tal y como demuestra una investigación publicada esta semana en Nature.

Para alcanzar hábitats con clima favorable necesitarían recorrer más de 35 kilómetros

Las plantas, de una generación a otra, migran de forma natural en busca de climas que favorezcan su desarrollo. Las que ocupan zonas de montaña compensan el aumento de temperaturas desplazándose hacia lugares más cercanos a las cumbres, donde las temperaturas son similares a las de su anterior hábitat. Consiguen alcanzarlos trasladándose hacia las cimas poco más de un kilómetro.

Las especies que habitan en zonas de menor altitud lo tienen casi imposible ya que para encontrar lugares donde se contrarreste la subida de temperaturas necesitarían trasladarse hacia el norte más de 35 kilómetros de media. Con la migración natural no pueden cubrir esas distancias a tiempo porque estas poantas solo consiguen desplazamientos de unos cien metros cada año.

Además, las especies herbáceas de tierras bajas, que originalmente están mejor adaptadas a temperaturas calurosas, son menos reactivas y su respuesta al aumento de temperaturas es más lenta, lo que las convierte en más vulnerables que las especies de montaña.

En el estudio han intervenido científicos del AgroParisTech (Francia), del Instituto Nacional de Investigación Agraria de Francia (INRA) y del Centro Nacional de Investigación Científica francés (CNRS), con la colaboración de varias universidades europeas.

Durante el trabajo, los investigadores evaluaron los cambios que han experimentado cerca de 760 especies (trabajando con 80.000 mediciones florísticas) en bosques de Francia a lo largo de 43 años (1965-2008) y los compararon con la evolución de la temperatura a lo largo de ese periodo.

El estudio analizó las especies herbáceas, ya que reaccionan más que los árboles a los cambios medioambientales y muestran mejor el impacto del calentamiento global en los bosques.

Referencia Bibliográfica:

Romain Bertrand, Jonathan Lenoir, Christian Piedallu, Gabriela Riofrı´o-Dillon, Patrice de Ruffray, Claude Vidal, Jean-Claude Pierrat, Jean-Claude Gégout, “Changes in plant community composition lag behind climate warming in lowland forests”, Nature, 478, 7369 (2011), DOI 10.1038/nature10548

Fuente: Nature
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Hallan nuevas pruebas de la inundación del Mediterráneo hace millones de años
SINC

Un nuevo estudio ha identificado en el fondo del mar de Alborán un cuerpo de sedimentos, protegido por un volcán submarino, que podría haberse originado durante la gran inundación que rellenó la cuenca mediterránea a través del estrecho de Gibraltar hace 5,3 millones de años. Este hallazgo apoya la hipótesis de la megainundación, pero las evidencias siguen sin ser concluyentes, advierten los científicos.

Alt de la imagen
El yodo contribuye a la destrucción de la capa de ozono
SINC

Hasta ahora se conocían los efectos negativos de las sustancias con cloro o bromo sobre la capa de ozono, pero un nuevo estudio internacional, en el que han participado investigadores del CSIC, apunta un tercer elemento: el yodo, cuyas emisiones desde el mar están aumentando. Las medidas se han tomado en la estratosfera con un avión del National Center for Atmospheric Research de EE UU.