Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las plumas más claras favorecen a dos especies de aves rapaces

El 3,5% de las especies de aves presenta grandes diferencias de pigmentación entre individuos. Es el fenómeno del “polimorfismo de coloración”. Investigadores españoles han revelado en la revista PLoS ONE que en dos especies de aves rapaces, los individuos con niveles muy altos de melanina presentan niveles bajos de un antioxidante intracelular fundamental para la vida: el glutatión.

Arriba, dos águilas calzadas, en fases clara a la izquierda y ocura a la derecha. Abajo dos halcones también en fases claras a la izquierda y oscuras a la derecha. Foto: CSIC.

Los investigadores analizaron la concentración de este antioxidante en la sangre de 65 pollos de águila calzada (Hieraaetus pennatus) del Parque Nacional de Doñana, y de otros 132 de halcón de Eleonor (Falco eleonorae) del islote canario de Alegranza.

Según los resultados, publicados en la revista PLoS ONE, el nivel de glutatión es más de un 5% superior en águilas de fase clara, cuya concentración media es de 3,2 micromoles por cada gramo de sangre (μmol/g).

En el caso de los halcones, este factor se ve influido por el género. Las hembras de fase clara tienen un 10% más de glutatión. No obstante, son los machos de fase oscura los que superan la concentración de esta molécula en un 9% a los de fase clara, con 2,43 μmol/g.

“Este fenómeno podría explicar por qué en muchas especies polimórficas, los individuos de plumaje oscuro son menos abundantes en la naturaleza”, explica Ismael Galván, autor del artículo, e investigador en el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC).

A pesar de esta “aparente” desventaja, estos individuos no han llegado a desaparecer. La producción del pigmento oscuro ofrece otras “ventajas adaptativas como la protección frente a la radiación ultravioleta y gérmenes, la resistencia mecánica de las plumas y el camuflaje”, explica Galván.

Según el artículo, los individuos de plumaje oscuro también presentan una mayor concentración de otros antioxidantes alternativos en el plasma sanguíneo, lo que compensaría su falta de glutatión. Esta necesidad de compensación supone una desventaja fisiológica en términos de tasas menores de fecundidad y supervivencia respecto a sus congéneres más claros. Por ello, los depredadores de plumaje oscuro suelen “ocupar hábitats donde su éxito cazando es mayor”, concluye el investigador.

Los antioxidantes son sustancias que el organismo genera para combatir el ataque de los radicales libres. En el caso de los humanos, la escasez de antioxidantes como el glutatión provoca un estrés oxidativo que está asociado a enfermedades como el cáncer y el Alzheimer.

-------------------------------------

Referencia bibliográfica:

Ismael Galván, Laura Gangoso, Juan M. Grande, Juan J. Negro, Airam Rodríguez, Jordi Figuerola, Carlos Alonso-Álvarez “Antioxidant machinery differs between melanic and light nestlings of two polymorphic raptors” PLoS ONE. DOI: 10.1371/journal.pone.0013369

Fuente: CSIC
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Los científicos advierten sobre el aumento de las amenazas de las especies invasoras

Un equipo de científicos de 13 países diferentes, incluido España, alerta del impacto creciente de plantas, animales y microbios exóticos introducidos por la acción humana, de forma accidental o intencionada. La pandemia del coronavirus vivida en la actualidad es un caso ilustrativo de la expansión y los efectos de este tipo de organismos.

Alt de la imagen
Un observatorio submarino permitirá estudiar el comportamiento de la cigala

A 20 metros de profundidad en aguas irlandesas, una instalación puntera recopilará datos sobre una especie de gran valor comercial, la cigala, un crustáceo amenazado por la presión pesquera. En el proyecto, que durará un año, participan investigadores españoles.