Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las primeras poblaciones europeas eran reducidas pero no infrecuentes

Un equipo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) de Burgos ha llevado a cabo un estudio que cuestiona que la presencia humana en el paisaje europeo fuera escasa y marginal durante el Pleistoceno Inferior. Según los investigadores, aunque los humanos no estaban entre las especies de mamíferos más comunes en Europa, tampoco pueden considerarse una especie poco frecuente en aquella época.

Llegada de los primeros homínidos al Valle del Arlanzón. / Eduardo Sáiz

Jesús Rodríguez investigador que lidera el Grupo de Paleoecología del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH), acaba de publicar en la revista Quaternary International un artículo en el que se pone de manifiesto que, si bien durante el Pleistoceno inferior los humanos no estaban entre las especies de mamíferos más comunes en el conteniente europeo, tampoco pueden considerarse una especie poco frecuente.

Europa ha estado habitada por poblaciones humanas desde hace 1,4 millones de años, pero tanto los fósiles humanos de más de 800.000 años como otras evidencias de poblamiento en esa época son muy escasos. Existe por ello la percepción, bastante difundida entre la propia comunidad científica, de que en ese periodo remoto el poblamiento fue limitado, casi marginal, y que la presencia humana en el paisaje europeo era escasa y poco frecuente.

Aunque los humanos no estaban entre las especies de mamíferos más comunes en Europa, tampoco eran una especie poco frecuente

Sin embargo, este estudio, en el que también ha colaborado el Grupo de Paleofisiología del CENIEH, liderado por Ana Mateos, ha venido a desafiar esa imagen. En el citado trabajo se comparan las evidencias de presencia humana antigua con las evidencias paleontológicas de presencia de otras especies de grandes mamíferos para, de esta forma, contrastar la abundancia de los homínidos en los ecosistemas con la de las otras especies de la época.

Poblaciones pequeñas

Los autores indican que probablemente los humanos eran en ese periodo un elemento común del paisaje, ampliamente distribuidos, aunque con poblaciones relativamente pequeñas.

El estudio señala que, aunque los humanos no estaban entre las especies de mamíferos más comunes en Europa, tampoco pueden considerarse una especie poco frecuente en aquella época. “Esta interpretación implica cambiar nuestra forma de ver el primer poblamiento humano del continente”, concluye Rodríguez.

Referencia bibliográfica:

Jesús Rodríguez et al. "How rare was human presence in Europe during the Early Pleistocene?". Quaternary International (2014) doi:10.1016/j.quaint.2014.12.016

Fuente: CENIEH
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Así se transformó el óxido de hierro en ocre durante el Paleolítico final y el Neolítico

Hace entre 15.000 y 6.000 años, se utilizaban ocres y otros colorantes para el arte prehistórico, pero también para la protección de la piel y como pintura corporal, entre otros usos. Un equipo, liderado por la Universidad de Valencia, que muestra por primera vez cómo se obtuvo y se aprovisionó el óxido de hierro para transformarlo en los ocres de uso doméstico.

Alt de la imagen
Los humanos usaban camas de hierba hace 200.000 años

Estos lechos servían como zona de descanso y como espacio para el trabajo cotidiano, al tiempo que permitían repeler insectos gracias al uso de cenizas. El descubrimiento, publicado en Science y que cuenta con colaboración española, supone el uso humano más antiguo registrado de camas de hierba, superando las evidencias anteriores en más de 100.000 años.