Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Las universidades públicas generan el 15% del PIB, según una nueva metodología

El sistema universitario público español aporta un 15% al PIB español, según indica una nueva metodología desarrollada por la Universidad de Valencia, cuyas conclusiones se publican en Papers in Regional Science. Además, el trabajo señala que las universidades generan casi un tercio del capital tecnológico.

La aportación del 0,62% de las universidades públicas representa el 15,04% del total de todas las contribuciones a la economía española durante el periodo 1989-2010. / Fotolia

Investigadores de la Facultad de Economía de la Universidad de Valencia han creado una metodología con el fin de evaluar el impacto económico a largo plazo del sistema público universitario español en el PIB estatal. Las conclusiones de este trabajo se publican en Papers in Regional Science.

El estudio, liderado por el profesor de Análisis Económico e investigador del Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) José Manuel Pastor demuestra después de hacer una aplicación práctica del nuevo método que la aportación del 0,62% de las universidades públicas representa el 15,04% del total de todas las contribuciones a la economía española durante el periodo 1989-2010.

De este 0,62%, el 0,44% fue mediante los incrementos en cantidad y calidad del trabajo, mientras que el 0,18%, por el aumento en capital tecnológico, según el trabajo en el que también han participado los profesores Carlos Peraita y Francisco Pérez.

Sin la contribución de las universidades públicas españolas, “la tasa de actividad del Estado sería 1,33 puntos inferior a la actual y la tasa de paro, 0,7 puntos superior", apunta Pastor

José Manuel Pastor argumenta que cuando las personas estudian en la universidad aumenta su predisposición para participar en el mercado del trabajo, a la vez que incrementan sus posibilitados de empleo. En este sentido, esta investigación revela que sin la contribución de las universidades públicas españolas, “la tasa de actividad del Estado sería 1,33 puntos inferior a la actual y la tasa de paro, 0,7 puntos superior. En valores absolutos, estas cifras se traducirían en la existencia de 386.400 personas empleados menos”, indica el profesor.

Generan el 28% del capital tecnológico

Además, las universidades públicas españolas realizan más de una cuarta parte del gasto en I+D en el Estado, lo cual significa, según Pastor, que estas instituciones académicas “han generado el 28,1% de todo el capital tecnológico estatal”.

Este estudio aporta, en opinión de sus autores, “dos importantes lecciones a la hora de diseñar políticas de crecimiento en general y directrices universitarias en particular”. En primer lugar, estos resultados confirman que la búsqueda de una estrategia de crecimiento basada en el conocimiento generado por las universidades es “apropiada” y, de hecho, “se apoya en el hecho de que el capital humano y tecnológico generado por estas instituciones representan una parte del valor añadido generado”, aseguran.

Los estándares para medir las contribuciones de las entidades académicas tienen que considerar el valor de mercado de los recursos que generan

Por otra parte, la metodología creada por la Universidad de Valencia muestra que los estándares para medir las contribuciones de las entidades académicas tienen que considerar el valor de mercado de los recursos que generan. Por este motivo, las políticas universitarias tendrían que ser evaluadas por sus resultados directos docencia e investigación e indirectas, donde habría que incluir los niveles de empleo y la transferencia empresarial de graduados y tecnología.

“Cuanto más elevado es el capital humano y tecnológico producido por las universidades, más grande es el impacto socioeconómico de las universidades”, apunta Pastor.

La metodología creada por la Universidad de Valencia para evaluar el impacto económico del sistema universitario español se basa en la construcción de un escenario contrafactual, es decir, de una hipotética situación en la que no hubiera universidades públicas en España. En este caso, no habría titulados en el Estado ni se habrían hecho sus gestos en I+D.

“La elaboración de este escenario hipotético y su comparación con la situación real nos da la contribución de las universidades”, subrayan los autores del trabajo, los cuales también han obtenido resultados relativos a la contribución fiscal de las universidades.

Referencia bibliográfica:

Pastor, J.M., C. Peraita i F. Pérez (2015): “Estimating the Long-Term Economic Impacts of Spanish Universities on the National Economy". Papers in Regional Science. doi: 10.1111/pirs.12157.

Fuente: Universidad de Valencia
Derechos: Creative Commons

Solo para medios:

Si eres periodista y quieres el contacto con los investigadores, regístrate en SINC como periodista.

Artículos relacionados
La ciencia constata que la felicidad no tiene precio

El crecimiento económico suele considerarse una forma segura de aumentar el bienestar de las personas en los países menos desarrollados. Sin embargo, un estudio dirigido por la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad McGill de Canadá sugiere que existen buenas razones para cuestionar esta suposición.

La pandemia amenaza a millones de hogares de países en desarrollo con caer en la pobreza

Una encuesta en 30.000 hogares de nueve países de África, Asia y América Latina pone de manifiesto la caída de ingresos y las dificultades para acceder a los alimentos que la crisis derivada de la covid-19 ha generado en las zonas más empobrecidas.