Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Leer acompañados aumenta la creatividad

El lenguaje ha evolucionado como consecuencia de la interacción social, sin embargo, la mayor parte de las investigaciones se hacen con participantes aislados. ¿Qué pasa en nuestro cerebro cuando leemos en presencia de otros? Investigadores de la Universidad Complutense de Madrid y del Instituto de Salud Carlos III han demostrado que la compañía favorecería una comprensión del lenguaje más creativa e integradora y el aislamiento un procesamiento más sistemático y automático.

Cuando leemos en solitario, el procesamiento del lenguaje es más restringido. / Flickr

El procesamiento del lenguaje es distinto cuando se lee solo que acompañado por otra persona, según un estudio realizado por profesores e investigadores de la Universidad Complutense de Madrid e investigadores del Instituto de Salud Carlos III publicado en la revista Cortex.

Según este trabajo, cuando leemos en compañía, la actividad eléctrica cerebral registrada indica que el procesamiento del lenguaje sería más heurístico, es decir más global, controlado, integrador y posiblemente más creativo.

“Sin embargo, cuando leemos en solitario, el procesamiento del lenguaje sería más algorítmico, es decir más automático, restringido y sujeto a reglas”, explica Laura Jiménez Ortega, investigadora del departamento de Psicobiología de la UCM y del Centro UCM-ISCIII de Evolución y Comportamiento Humanos

Para comprobar el efecto de la compañía y de la soledad en la comprensión del leguaje, se midió la actividad eléctrica cerebral mediante electroencefalograma (EEG).

Cuando leemos en solitario, el procesamiento del lenguaje sería más algorítmico, es decir más automático

Los participantes leían oraciones que contenían errores sintácticos o semánticos, la mitad del tiempo solos y la otra mitad acompañados. Cuando estaban acompañados, se observó actividad en el precúneo, área del cerebro implicada en el procesamiento social y atencional. Además, la comprensión del lenguaje se hizo más global e integradora en comparación con la situación en la que leían las oraciones de forma aislada.

En la situación social, ante errores sintácticos apareció un patrón de actividad eléctrica característico del procesamiento semántico (N400) que se concibe como más heurístico e integrado. Sin embargo, en la situación de aislamiento apareció una LAN, patrón de activad eléctrica cerebral más automático y temprano.

Las circunstancias de aislamiento vividas por la pandemia de coronavirus se han convertido en una gran oportunidad, que nos está ayudando a cambiar la perspectiva e investigar más los aspectos sociales del comportamiento y la comprensión del lenguaje.

“Es necesario empezar a considerar, más si cabe, las claves sociales tanto en la investigación, como en ambientes educativos y profesionales donde la comprensión del lenguaje juega un papel fundamental. Dado que la compañía favorecería una comprensión más creativa e integradora y el aislamiento un procesamiento más detallado y sistemático”, concluye Jiménez Ortega.

Referencia:

Hinchcliffe, C., Jimenez-Ortega, L., Munoz, F., Hernandez-Gutierrez, D., Casado, P., Sanchez-Garcia, J., et al. (2020). "Language comprehension in the social brain: Electrophysiological brain signals of social presence effects during syntactic and semantic sentence processing". Cortex

Fuente:
UCM
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Las científicas pueden sentirse más ‘impostoras’ en disciplinas que premian la brillantez

Las mujeres y los científicos noveles pueden sentir con más frecuencia el ‘síndrome del impostor’ cuanto más perciben que una disciplina académica requiere talento o ser brillante para tener éxito. Así lo revela un nuevo estudio realizado en EE UU que sugiere que estos sentimientos podrían obstaculizar la carrera de los investigadores a largo plazo.

Las personas se fían de la inteligencia artificial en las elecciones de voto y de pareja

Dos investigadoras españolas han realizado varios experimentos para demostrar cómo la IA puede influir en decisiones tan importantes como elegir candidatos políticos o buscar citas románticas. Todo ello, pese a haber usado un algoritmo ficticio.