Suscríbete al boletín semanal

Suscríbete para recibir cada semana el boletín SINC con los contenidos más relevantes y no te pierdas nada de la actualidad científica.

Suscríbete al boletín semanal
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Líridas 2020 vistas desde la ventana

Durante la segunda quincena de abril se produce la lluvia anual de estrellas de las Líridas, cuando nuestro planeta atraviesa la nube de partículas que dejó hace más de un siglo un cometa. Su máximo será la noche del martes 21 al miércoles 22 y, con paciencia, se podrá ver alguna cruzando el cielo cada 10 o 15 minutos. Eso sí, desde casa y donde las nubes no lo impidan.

Lluvia de estrellas de las Gemínidas observada desde el Observatorio del Teide. / J.C. Casado (starryearth)

La lluvia de estrellas de las Líridas, que parecen proceder de la constelación de la Lira, se puede observar habitualmente cada año entre el 16 y  26 de abril. Cuando más se verán en este 2020 será la noche del 21 de abril, aunque las previsiones meteorológicas no son favorables, con cielos nubosos o cubiertos en gran parte de la Península.

Esta lluvia de estrellas parece provenir de la constelación de la Lira y en 2020 su máximo será la noche del martes 21 al miércoles 22 de abril, con uno de estos meteoroides cruzando el cielo cada 10 o 15 minutos 

En esta ocasión, al igual que los eventos astronómicos que han ocurrido desde que se decretó el estado de alarma por el coronavirus, habrá que ver estas ‘estrellas’ (en realidad no lo son) desde casa, y armados de paciencia, pues se espera que apenas pueda verse una cada 10 o 15 minutos.

Los cometas, en su órbita alrededor del Sol, dejan a su paso una estela de hielo, polvo y rocas. La Tierra, en su recorrido anual alrededor de la estrella, cruza estas nubes de pequeñísimas partículas, llamadas meteoroides. Cuando estos atraviesan la atmósfera terrestre, se produce una intensa fricción que origina los espectaculares trazos luminosos que vemos surcando el cielo. 

El rastro de un cometa que pasó en 1861

Durante estos días, estamos atravesando la nube de partículas que el cometa Thatcher (C/1861 G1) dejó tras de sí en su última visita al perigeo terrestre, en 1861.

Aunque es posible que desde mediados hasta finales de abril veamos alguno de estos meteoros desintegrarse en la atmósfera, el máximo de la lluvia de estrellas tendrá lugar la noche del martes 21 al miércoles 22 de abril, a partir de las 23:00 horas.

A lo largo del año puede haber hasta 50 lluvias de meteoros, pero las más significativas son las Cuadrántidas, las Perseidas y las Gemínidas.

Además, esa noche, la Luna nueva estará de nuestra parte, para facilitarnos la hazaña de ver alguna “estrella fugaz”.

Las lluvias de meteoros reciben sus nombres de la constelación de la que parece que emanan. Las Líridas se llaman así porque su radiante (el punto del que parecen proceder) se encuentra en la constelación de la Lira, que podremos identificar porque contiene a la estrella Vega, una de las más brillantes del cielo nocturno.

Como curiosidad, en la película Contact, la señal extraterrestre que recibe el personaje interpretado por Jodie Foster proviene desde esa brillante estrella. Pero no será necesario que miremos hacia ella para tener la oportunidad de pedir deseos, como a veces se hace al ver estrellas fugaces. Bastará con que fijemos nuestra vista en un punto cualquiera del firmamento y esperemos, pacientemente unos minutos.

A lo largo del año puede haber hasta 50 lluvias de meteoros (destellos de luz que emiten la partículas o meteoroides), pero las más significativas son las Cuadrántidas, las Perseidas y las Gemínidas.

Durante la tarde previa al máximo de las Líridas, a partir de las 20:05 h (hora peninsular) el astrónomo del IAC y administrador del Observatorio del Teide, Miquel Serra-Ricart, hablará sobre ellas en una charla de un ciclo denominado #IACUniversoEnCasa

Fuente:
IAC
Derechos: Creative Commons.
Artículos relacionados
Alt de la imagen
Una explicación a la dificultad de encontrar huellas de vida en las arcillas marcianas

Los minerales arcillosos descubiertos en el cráter Gale de Marte por el rover Curiosity son capaces de preservar compuestos orgánicos durante largos periodos de tiempo. Ahora científicos del Centro de Astrobiología han comprobado en cámaras de simulación que una breve exposición a fluidos ácidos complicaría enormemente la preservación de estos compuestos, algo a tener en cuenta en la búsqueda de vida en el planeta rojo.

Alt de la imagen
¿Biomarcadores en Venus? Cuando el polvo comienza a asentarse
David Barrado

El descubrimiento de fosfano en las nubes de Venus ha disparado las especulaciones sobre su posible origen biológico, pero se necesitan más observaciones para confirmar el hallazgo y conocer su verdadera fuente. Las posibles misiones que se planean al planeta vecino, como EnVision de la Agencia Espacial Europea y DAVINCI+ de la NASA, pueden ayudar a encontrar la respuesta.