Suscríbete al boletín semanal

Recibe cada semana los contenidos más relevantes de la actualidad científica.

Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones
Si estás registrado

No podrás conectarte si excedes diez intentos fallidos.

Si todavía no estás registrado

La Agencia SINC ofrece servicios diferentes dependiendo de tu perfil.

Selecciona el tuyo:

Periodistas Instituciones

Los abejorros polinizadores de invernadero ocupan el hábitat de los locales

Investigadores de la Estación Biológica de Doñana han determinado que los insectos comerciales se ven favorecidos respecto a los locales, ya que se desplazan a las zonas donde habitan los autóctonos. El uso de colonias promueve la dispersión de estas especies en espacios naturales, lo que podría provocar un desequilibrio en el ecosistema.

El uso de colonias promueve la dispersión de estas especies en espacios naturales adyacentes / Fundación Descubre

Investigadores de la Estación Biológica de Doñana-CSIC y la Universidad de Almería han confirmado que los insectos comerciales se desplazan hacia los espacios naturales, en el primer estudio sobre el comportamiento de estas especies en los campos de fresa de Huelva. Sus conclusiones verifican que los foráneos incrementan su área de acción y comparten con los autóctonos el hábitat adyacente.

En el trabajo, los científicos comprobaron diferentes patrones en su conducta y en la manera en que se relacionan con el entorno y con los abejorros locales. En el estudio, publicado en la revista Agriculture, Ecosystems & Environment, los expertos establecen esta lista de modelos observados, con los que pretenden sentar las bases para estudios posteriores que determinen el peligro de competencia entre las distintas subespecies.

En lugares con muchos invernaderos, los insectos comerciales están más presentes. En cambio, la presencia de los nativos desciende

Uno de los datos confirmados es que parte de los abejorros usados para polinizar cultivos de frutos rojos se mueven hacia los pinares para alimentarse del néctar y polen de las plantas silvestres, base de la alimentación de las especies autóctonas.

“Hemos confirmado que en lugares con muchos invernaderos, los insectos comerciales están más presentes. En cambio, la presencia de los nativos desciende. Debemos seguir estudiando qué implicaciones ecológicas pueden tener estos patrones para la fauna y flora local”, indica el investigador de la Estación Biológica Doñana Alejandro Trillo, autor del artículo.

El estudio ha incluido también la observación en las dos estaciones principales en las que se cultivan los frutos rojos. En invierno, cuando las fresas comienzan a florecer y se empiezan a emplear colonias, la densidad de los comerciales en los pinares es mayor que la de los nativos. En primavera, a pesar de que el uso de abejorros introducidos desciende, estos siguen estando presentes en las áreas adyacentes, probablemente atraídos por una mayor disponibilidad floral. Tanto foráneos como autóctonos se alimentaron de plantas similares.

Polinización humana

A finales de los ochenta se empezó a criar abejorros para su uso en la polinización de cultivos de tomate. Su éxito en estos cultivos, su fácil manejo y su capacidad de trabajar cuando las condiciones climáticas eran adversas promovieron la producción masiva de estos insectos y su comercialización y uso en más de 20 tipos de plantaciones a nivel mundial. A pesar de su utilización en plantaciones acotadas, con frecuencia escapan y se extienden a hábitats naturales cercanos, ya que estas áreas suelen proporcionar flores más diversas. Este hecho conlleva que aumente la probabilidad de interacciones competitivas con especies locales.

Los investigadores observaron durante dos años en espacios naturales adyacentes a invernaderos semiabiertos de frutos rojos en Huelva el comportamiento de los abejorros empleados por los agricultores para la polinización con el fin de determinar si pueden suponer un peligro para los nativos.

El uso de polinizadores comerciales se ha vuelto cada vez más común en la mayoría de cultivos que producen frutos y semillas

Según indica el experto, el uso de polinizadores comerciales se ha vuelto cada vez más común en la mayoría de cultivos que producen frutos y semillas. Resulta fundamental desarrollar nuevos estudios para optimizar su uso con el fin de reducir su traspaso a los hábitats naturales.

En esta línea el equipo pretende continuar sus trabajos para determinar si estos abejorros comerciales llegan a competir por los recursos del hábitat natural con los autóctonos, además de conocer si son capaces de nidificar y establecerse en la zona o de reproducirse entre ellos.

Los trabajos se han financiado a través de los proyectos ‘Influencia de cultivos de floración masiva sobre la biodiversidad de los polinizadores’ y ‘Mejora de los servicios para el ecosistema basados ​​en la biodiversidad para los cultivos a través de densidades optimizadas de infraestructura verde en paisajes agrícolas’ del Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

Referencia bibliográfica:

Alejandro Trillo, Ana Montero Castaño, Juan P. González Varo, Pablo González Moreno, F. Javier Ortiz Sánchez y Montserrat Vilà. ‘Contrasting occurrence patterns of managed and native bumblebees in natural habitats across a greenhouse landscape gradient’. Agriculture, Ecosystems & Environment. 2019

Fuente: Fundación Descubre
Derechos: Creative Commons
Artículos relacionados
Los ratopines rasurados esconden el secreto de la supervivencia sin oxígeno

Las habilidades de estos pequeños roedores, protagonistas del #Cienciaalobestia, abruman hasta a los científicos. Además de ser tolerantes al dolor, resistentes al cáncer y longevas, estas ratas topo desnudas son capaces de sobrevivir unos minutos sin oxígeno activando un novedoso mecanismo para termorregularse rápidamente en caso de hipoxia, según un nuevo estudio.  

Un colgante de marfil de mamut es la joya decorada por humanos más antigua de Eurasia

Hace 41.500 años los Homo sapiens ya utilizaban joyería ornamentada, según recoge un estudio sobre los restos de un colmillo de mamut hallados en una cueva en Polonia. La pieza cuenta con 50 perforaciones y dos agujeros completos.